Loading...

viernes, 28 de enero de 2011

No interesan los comunicados de los espíritus


¿Por qué se han ocultado las evidencias de que los espíritus existen y se manifiestan ?




Tal vez sea porque las religiones dogmáticas han visto en ello un peligro para el sostenimiento de sus dogmas religiosos , o porque la ciencia materialista y atea, ha creído ver en peligro sus postulados científicos y se ha empeñado en cerrar los ojos del conocimiento a otras realidades que existan fuera del ámbito material .

Para las religiones, de las que ya hablaremos mas adelante, existe el alma humana y preconizan la existencia de un dios siempre extraño a la razón que choca muchas veces frontalmente con la fe. Para ellas ninguna evidencia supone el fenómeno que no se produzca en el seno de las mismas o que pueda atentar contra algún concepto dogmático establecido, o que no existe , o si reconoce finalmente su existencia, enseguida las apartan y condenan, tratándolas como alucinaciones o bajo amenazas de condenación eterna o de desgracias con la alegación de que se trata de intervenciones demoniacas .

Para la Ciencia oficialmente agnóstica , en parte gracias a las religiones dogmáticas , las manifestaciones espírituales son ignoradas a propósito , y a veces hasta ridiculizadas, porque para ella todo fenómeno que no se pueda someter a las pruebas físicas o químicas de un laboratorio, una de dos : o no existe o si existe es producido por alguna mente humana anormal, capaz de provocarlo .

También es de señalar, que muchos prestidigitadores y magos han reproducido para sus espectáculos, fenómenos que han hecho aparecer como auténticos, pero siempre bajo el mérito de no engañar a nadie cuando advierten que se trata de trucos ingeniosos que reproducen con éxito,acompañados de una adecuada escenografía, con lo que mucha gente ha creído que los fenómenos espíritas siempre fueron trucos. Este es solamente uno de los muchos “velos de Isis” que han ocultado la realidad.


Por otra parte los científicos, que alguna vez han sido testigos y han investigado después y confirmado seriamente alguna evidencia de estas realidades por el método que haya sido, tienen normalmente mucho cuidado, temiendo sobretodo por su prestigio personal y social, por silenciar este dato poco conveniente para su imagen y manteniendo a la opinión pública dentro de los credos y corrientes materialistas socialmente establecidos porque a ellos les conviene.

No les culpo de su falta de heroicidad, sino de su comodismo al dejarse llevar por la corriente materialista imperante, y por su conformismo en la mayoría de los casos al creer que investigar esas cosas es cosa de otros y que no es un campo muy práctico de trabajar, porque se “puede perder más de lo que se puede ganar”.

En esta sociedad materialista que conforman los pueblos de la Tierra en la actualidad, no caben estos conceptos que entran en el terreno de lo transcendente, y desde hace dos siglos a esta parte, a los poderosos que parecen mover los hilos del funcionamiento del mundo, parece que la idea del alma y de Dios les estorba como si de un rival se tratase, pues en su soberbia solo conciben que a ellos se les pueda servir y adorar finalmente como dioses supremos a los que el resto de la humanidad estará destinada a servir, y mediante su poder económico inmenso, desconocido y generalmente oculto, mueven los hilos necesarios atrincherados en sociedades secretas en las que albergan sus planes de poder supremo, teniendo para ello a su servicio a gobernantes, científicos, magnates, etc. Tal vez estos señores del mundo todopoderosos, son ese Anticristo que se menciona en el Apocalipsis para el llamado final de los tiempos.

- Jose Luis Martín-

“No confundas tu cuerpo, ni el físico, ni el astral, ni el mental, con tu Yo”

- Krisnamurti –