lunes, 22 de mayo de 2017

Vivir y dejar vivir



Presentamos hoy :

- Siempre mejor
- Suicidio; Un doloroso engaño
- Vivir y dejar vivir
-Comunicado de Amalia  D.Soler



                        ********************* 

                        Siempre mejor 

No se crea peor en momento alguno. 
Si usted ya consigue escuchar con paciencia en las horas difíciles… 
Si puede silenciar la propia irritación en las horas amargas… 
Si tiene ánimo para sufrir sin lamentación… 
Si ya soporta los problemas de su propia casa, procurando solucionarlos sin amargor y sin queja… 
Si tiene fuerza para callar ese o aquel asunto infeliz… 
Si respeta la libertad de los demás… 
Si soporta la visita de la enfermedad sin alarmar el ambiente donde se encuentre… 
Si disculpa ofensas reconociendo que también somos capaces de ofender… 
Si procura el trabajo con alegría… 
Si confía en Dios y espera en Dios, sin desesperarse, sean cuales sean las circunstancias de la vida… 
Entonces, usted ya habrá mejorado mucho y proseguirá siempre mejor. 
RESPUESTAS DE LA VIDA 
Andre Luiz 
Chico Xavier

                                        ************************************

                                      
                                                            

                     Suicidio: Un doloroso engaño 

                             Para y reflexiona 

A un paso del acto desesperado, para y reflexiona. 
El suicidio no aportara la solución para el momento aflictivo que atraviesas. 
La precipitación es trampolín que arroja los incautos en el abismo del remordimiento. Dispones de otras opciones para superar la situación problema con la cual te deparaste. Recurre a la oración a fin de elevarte por encima de las nubes que te impiden ver la realidad. 
Busca alguien para aliviar tu corazón a través de una conversación amiga. 
Realiza una lectura edificante. 
Cuenta con el amparo invisible de tus mentores espirituales. 
El conflicto que vivencias ahora, puede ser una invitación de la vida para que despiertes. Apóyate en la fe y sigue adelante. 
Hoy tal vez el desespero te cerque los pensamientos. Mañana sin embargo la paz retornará, como resultado de tu trabajo en el bien. 

Scheila    Mensaje psicografado por el médium Clayton Levy, en reunión del 10/08/2000, en el Centro Espírita “Allan Kardec” de Campinas julio 2012 · Revista Actualidad Espiritista 

                                                                ********************************



                                                                                       


                                 ¡ Vivir y dejar  vivir! 

     Vivir y dejar vivir es un remedio eficaz para poner fin a un sinnúmero de problemas que origina el ser humano en su afán de dominarlo todo, excepto sus propias pasiones. Y donde más comúnmente se manifiesta el instinto dominante es en el hogar, con la familia, cuando el hombre se otorga el título de cabeza de familia, amo y señor de su casa y de cuanto ella contiene, considerándose con derecho de mando sobre su mujer y sus hijos, como si éstos fuesen propiedades. 

      Por lo general se «quiere» pero no se «ama», se desea pero por un interés carnal, o monetario, se necesita pero no se ofrece. Son instintos atávicos, originarios de graves conflictos, que aún hoy en el siglo XXI se manifiestan, con una fuerza tal que se le ha dado un nombre propio: «la violencia de género.» El problema es grave, muchas mujeres perecen víctimas de sus compañeros, muchos gobiernos occidentales empiezan a tomar medidas para solucionar el problema, modificando su legislación; pero, por el momento, el castigo y la represión no solucionan el problema de la violencia, que tan hondas tiene raíces en el ser materializado. En realidad, tan sólo la educación y la moralidad podrán erradicarlo. 

      El Espiritismo nos enseña que la vida en pareja nunca ha de ser un fin, sino tan sólo un medio para progresar, un acompañamiento en la vida de encarnado. 

      También nos demuestra que enemigos del pasado, en la presente existencia pueden nacer como hermanos, padres e hijos, establecer un vínculo matrimonial, o por diversas circunstancias verse obligados a mantener una relación laboral o de convivencia. 

      El odio, como el amor, origina «anillos» por los que los seres se ven ligados sin poder escapar de esa ligazón. Esos «anillos» invisibles, pero reales, tan sólo pueden deshacerse mediante el perfeccionamiento del ser; para escapar a su influjo, hay que mejorar el carácter, adquiriendo bondad, compasión, generosidad y todas las virtudes que nos alejan del materialismo y nos permiten adentrarnos en una esfera de vida mejor. 

      Responder al odio con despecho es atarse a la cadena del sufrimiento. Responder con paciencia, indulgencia y abnegación, perdonando y alejándose físicamente si es necesario, permite que el «anillo» de odio vaya amortiguando su fuerza y que el ser pueda hacerse acreedor a leyes mejores. 

      Para aflojar estos lazos, hemos de aprender el difícil arte de vivir y dejar vivir, siendo amables pero sin entrometernos en la vida ajena; aconsejando sólo si se nos pide consejo, exponiendo pero no imponiendo. Mandar a quien no quiere obedecer, así como querer cambiar a los demás sin su consentimiento, no son buenas bases de convivencia, en realidad son una mala simiente. Para establecer una buena convivencia se requiere mucho tacto, sutileza, paciencia y gran dosis de buen humor, pero sobre todo de querer uno mismo superarse, dominando la intransigencia, y la cólera, transformándolas en indulgencia y mansedumbre. 

      La base del vivir y dejar vivir es crecer uno mismo, estudiando conocimientos nuevos, haciendo nuevas amistades, mejorando profesionalmente, …, dando un giro a las ideas rutinarias, y todo ello sin exigir nada ni despreciar a nadie, evitando el estar continuamente pensando en lo que hace éste o aquél, pues de la crítica no se saca nada de provecho. 

      Continuamente recibimos amor, el amor de Dios satura el aire que respiramos, la tierra que nos acoge, y las oportunidades que a diario se nos presentan para progresar. Sin embargo sólo nos podemos apercibir de este amor cuando abrimos nuestro corazón a la bondad y silenciamos nuestra mente. 

       El ser amoroso siempre allana las dificulta¬des, es suave, no violenta ninguna voluntad, se aleja de donde no es bien recibido, y procura pasar desapercibido. 

       La verdadera libertad se consigue con el pensamiento, evitando toda influencia perniciosa de las que pululan por la atmósfera terrestre. Los buenos espíritus nos enseñan que «nadie está obligado a acoger los pensamientos que no quiere; cerradles la puerta con vuestra irreprochable conducta, haceos fuertes cuando vengan a sugestionaros en sentido contrario, reclamad las fuerzas divinas inmediatamente que un pensamiento no sea digno y noble, y a fuerza de ampararos en Dios, llegará un día que os crearéis una fuerza, una ley de protección para vosotros mismos.» 

«…Desalojad de vuestra mente las preocupaciones físicas, no os preocupéis de la obra de los demás, no queráis mandar con vuestra voluntad, o sea con vuestro pensamiento, no os creáis dueños de la voluntad de nadie y veréis qué cambio daréis y cómo la felicidad cundirá en vosotros.»(I) 

Joan Nadal 

BIBLIOGRAFÍA.- Extractos de una comunicación mediúmnica  recibida el 18-5-1934 por Margarita Pons. 
REVISTA DE DIVULGACIÓN ESPIRITA. 
EL ESPIRITISMO


                                                                 **********************************

COMUNICADO DEL ESPÍRITU DE AMALIA                   DOMINGO SOLER 


      Queridas Hermanas del alma, Queridos Hermanos del corazón: 

      Que permanezca con nosotros la magnífica Luz de Jesucristo. El venerado apóstol doctor Bezerra de Menezes me confió la tarea de clausurar este encuentro, en nombre de los Espíritus Espíritas de América, homenajeando de esa manera la mujer espiritista. 

      Me acuerdo de los días luminosos en Gracia y en Barcelona, de los momentos de júbilo con Colávida y Solanot, con Miguel Vives y Vives cantando el Evangelio de Luz, bajo la sabiduría e interpretación del Espiritismo, desde aquel entonces, desde las cárceles barcelonesas, donde yo iba a llevar la Doctrina libertadora, hasta este momento grandioso de divulgación internacional, hubo un crecimiento ponderable al respecto de la verdad. ¡Espiritistas! Resultad, cantad la gloria de la inmortalidad recordándoos del pensamiento de Jesucristo al respecto del Amor, primero sería necesario que no nos olvidásemos del apoyo que Allan Kardec tuvo de su devota esposa Amelie Gabrielle Boudet, la dulce Gaby. A la mujer espiritista cabe la misión maternal de divulgar la Doctrina como si la humanidad naciera en sus entrañas y ella tuviera que conducir todos los seres humanos al abrigo de Jesucristo, el buen pastor.A la mujer espiritista cabe el honor de dignificar la mujer que se hizo de objeto sexual y se olvida de la maternidad triunfante para dejarse consumirse con el aborto trágico y funesto, con los desvarÍos del sexo desequilibrado buscando negociar la vida por el momento de ilusión, a vosotras como a todos los seres humanos conscientes de la verdad cumple luchar por el establecimiento de la gran transición regenerativa facultando al ser que piensa su encuentro con Dios. No más tinieblas de indolencia, no más persecuciones de la intolerancia religiosa, sino, la música sublime de la fraternidad envolviendo los pueblos en una sola familia bajo la protección paternal del Señor de la Vida. 
      Amados, agradecemos con lágrimas de justa emoción estos dos días de iluminación y de hosannas brindados por los Guías Espirituales en nombre del Maestro Jesús, fortaleciéndonos para la lucha de redención a aquellos nos dedicamos mirando hacia el porvenir. 

      Que Dios nos propicie la paz, la alegría permanente y la labor dignificante, son los votos de vuestra hermanita del ramillo de violetas. 

Amalia Domingo Soler.-

11 de Octubre del 2008 - Mensaje recibido por Divaldo Franco Clausura de la 3ra Reunión CEI Sudamérica Lima-Perú 

                                                 ****************************


domingo, 21 de mayo de 2017

¿ Un mañana oscuro ?


En este día presentamos:

-Hastío de la vida. Suicidio
-Genética humana y genética espiritual
-Juicio a los Espíritus
-¿Un mañana oscuro ?

                                                                      **********************

                                                                  


                          HASTÍO DE LA VIDA. SUICIDIO. 

943 – ¿De dónde procede el hastío de la vida que se apodera de ciertos individuos, sin motivos plausibles? 
– Efecto de la ociosidad, de la falta de fe y con frecuencia, de la saciedad. Para el que ejercita sus facultades con un objetivo útil y según sus aptitudes naturales, el trabajo no tiene nada de árido y la vida corre con mayor rapidez. Soporta las vicisitudes con tanta más paciencia y resignación, en cuanto obra con la mira de la felicidad más sólida y duradera que le espera. 

944 – ¿Tiene el hombre derecho a disponer de su propia vida? 
– No; sólo Dios tiene ese derecho. El suicidio voluntario es una transgresión de la ley. 
– ¿No es siempre voluntario el suicidio? 
– El loco que se mata no sabe lo que hace. 

945 – ¿Qué debe pensarse del suicidio que tiene por causa el 
hastío de la vida? 
– ¡Insensatos! ¿Por qué no trabajan? Así no les hubiera sido un peso la existencia. 

946 – ¿Qué debe pensarse del suicidio que tiene por objetivo librarse de las miserias y desengaños de este mundo? 
– ¡Pobres Espíritus que no tienen el valor para soportar las miserias de la existencia! Dios ayuda a los que sufren, y no a los que no tienen fuerza ni valor. Las tribulaciones de la vida son pruebas o expiaciones; ¡Felices los que las soportan sin murmurar porque serán 
recompensados! ¡Infelices, por el contrario, los que esperan su salvación de lo que, en su impiedad, llaman la casualidad o la fortuna! 
La casualidad o la fortuna, valiéndome de su lenguaje, pueden, en efecto, favorecerles un instante; pero para hacerles sentir más tarde y más cruelmente la vaciedad de esas palabras. 
– Los que indujeron a un infeliz a ese acto de desesperación, ¿sufrirán las consecuencias? 
– ¡Oh! ¡Infelices de ellos! Porque responderán por el homicidio. 

947 – El hombre que lucha con la necesidad y que se deja morir de desesperación, ¿puede ser considerado un suicida? 
– Es un suicida, pero los que causan su necesidad, o habrían podido remediarla, son más culpables que él, y éste encontrará indulgencia. Sin embargo, no creáis que sea completamente absuelto, si le faltó firmeza y perseverancia, si no ha hecho uso de toda su 
inteligencia para salir del atolladero. ¡Ay de él! Sobre todo, si su desesperación nace del orgullo; quiero decir, ¡si es uno de esos hombres en quienes el orgullo paraliza los recursos de la inteligencia, que se avergonzaría de deber la existencia al trabajo de sus manos, y 
que, prefieren morirse de hambre antes que descender de lo que llaman su posición social! ¿No sería cien veces más grande y más digno luchar con la adversidad que desafiar la crítica de un mundo fútil y egoísta, que sólo tiene buena voluntad con aquellos a quienes nada les falta, y que os vuelve la espalda apenas lo necesitáis? Sacrificar su vida por consideración a ese mundo es una cosa estúpida, porque él no la tiene en ninguna cuenta. 

948 – El suicidio que tiene por objeto evitar la vergüenza de una mala acción, ¿es tan reprensible como el causado por la desesperación? 
– El suicidio no borra la culpa, por el contrario, habrá dos faltas en lugar de una. Cuando se tuvo valor para hacer mal, es preciso tenerlo también para sufrir las consecuencias. Dios juzga, y según la causa puede a veces disminuir los rigores. 

949 – ¿Es excusable el suicidio, cuando tiene por objeto impedir que la vergüenza recaiga en los hijos o en la familia? 
– El que actúa así no procede bien, pero lo cree y Dios se lo toma en cuenta, porque es una expiación que el mismo se impone. 
Atenúa su falta con la intención, pero con eso no deja de cometerla. 
Por lo demás, abolid los abusos de vuestra sociedad y vuestros prejuicios y no tendréis más de estos suicidios. 
El que se quita la vida para huir a la vergüenza de una mala acción, prueba que atiende más a la estimación de los hombres que a la de Dios, porque va a entrar en la vida espiritual cargado de sus iniquidades, y se ha privado de los medios de repararlas durante su vida. Con frecuencia, Dios es menos inexorable que los hombres, perdona al que sinceramente se arrepiente, y nos toma en cuenta la reparación; el suicidio no repara nada. 

950 – ¿Qué debemos pensar del que se quita la vida con la esperanza de llegar más pronto a otra vida mejor? 
– ¡Otra locura! Que haga bien y estará más seguro de alcanzarla; porque retarda su entrada en un mundo mejor, y él mismo pedirá volver a concluir esa vida que cortó en virtud de una idea falsa. Una falta, cualquiera que ella sea, no abre nunca el santuario de los elegidos. 

951 – ¿No es meritorio a veces el sacrificio de la vida, cuando tiene por objeto salvar la de otro, o el de ser útil a sus semejantes? 
– Eso es sublime según la intención, y el sacrificio de la vida no es suicidio. Pero Dios se opone a un sacrificio inútil y no puede verlo con placer, si lo mancha el orgullo. El sacrificio sólo es meritorio por su desinterés, y el que lo realiza, tiene algunas veces, una segunda 
intención, que disminuye su valor a los ojos de Dios. 
Todo sacrificio hecho a expensas de su propia felicidad, es un acto soberanamente meritorio a los ojos de Dios, porque es la práctica de la ley de caridad. Siendo, pues, la vida el bien terrestre que más aprecia el hombre, el que a él renuncia en bien de sus semejantes no comete un atentado, sino que hace un sacrificio. Pero antes de llevarlo a cabo, debe reflexionar si no será más útil su vida que su muerte. 

952 – El hombre que perece víctima de las pasiones que sabe que han de apresurar su término, pero a las cuales no le es posible resistir, porque el hábito las ha convertido en verdaderas necesidades físicas, ¿comete un suicidio? 
– Es un suicidio moral. ¿No comprendéis que en semejante caso el hombre es doblemente culpable? Hay en él falta de valor y bestialidad, y además olvido de Dios. 
– ¿Es más o menos culpable, que el que se quita la vida por desesperación? 
– Es más culpable, porque tiene tiempo para razonar sobre su suicidio. En el que lo hace instantáneamente hay a veces una especie de extravío que se relaciona con la locura. El otro será mucho más castigado; porque las penas son siempre proporcionadas a la 
conciencia que se tiene de las faltas cometidas. 
Allan Kardec.

                                                          *************************



                                                                             

              GENÉTICA HUMANA Y GENÉTICA                                 ESPIRITUAL 

Una vez efectuada la fecundación, a partir de esa primera y única célula que se forma, siguiendo todo un proceso continuo en el cual se suceden múltiples transformaciones y modificaciones, el espíritu va modelando, a medida que avanza el fenómeno de la gestación, lo que nueve meses después será el nuevo cuerpecito del futuro bebé, valiéndose, según las leyes de la herencia biológica, de las sustancias genéticas que recibe por vía hereditaria de sus padres, hasta finalizar todo su maravilloso desarrollo en la hora culminante del nacimiento, posibilitando, con ello, la reencarnación de un Espíritu. 

Pero durante el proceso de la construcción de su nueva vestimenta física el Espíritu reencarnante estará siempre limitado y sujeto por su propio estado y evolución, lo que le hará personalizar un organismo carnal en perfecta consonancia con su condición mental, de acuerdo con la orientación y los impulsos propios del molde espiritual que, como un ordenador, transmitirá al nuevo cuerpo físico todos los detalles particulares del ser y todos los registros acumulados de su pasado, de modo que el nuevo individuo formado después de los nueve meses de gestación jamás será la consecuencia de un acaso biológico, sino la viva representación de la entidad espiritual. 

Se unen y compaginan, de esta manera, los conceptos de Genética Humana y de Herencia Espiritual: 
Genética humana que viene dada por las informaciones que transmiten el espermatozoide paterno y el óvulo materno; y herencia espiritual, inherente al propio ser, que es el resultado de sus adquisiciones en innumerables etapas reencarnatorias y la que nos enseña que, por encima de todo, el espíritu es heredero de sí mismo, de todo su pasado, de sus propias acciones y de sus valores morales. 

Aclarar, no obstante, que durante esta fase de coexistencia entre los principios genéticos humanos y las leyes extrafísicas, existen también las influencias de fuerzas espirituales de orden superior que, de acuerdo con los méritos del reencarnante, pueden imprimir modificaciones en la materia o bien seleccionar el espermatozoide más adecuado que ha de fecundar al óvulo, con vistas a favorecer el proyecto reencarnatorio y los objetivos concretos que se pretenden.

( Aportación de Ángeles Calatayud)

                                                         *************************



                                     
             JUICIO A LOS ESPÍRITUS

.. Si la identidad absoluta de los Espíritus es, en muchos casos, una cuestión accesoria y sin importancia, no sucede lo mismo con la distinción de los buenos o malos Espíritus; su individualidad puede sernos indiferente, su cualidad no lo es jamás. En todas las comunicaciones instructivas es en donde debe concentrarse más la atención, porque esta sola es la que puede darnos la medida de la confianza que debemos tener con el Espíritu que se manifiesta, cualquiera que sea el nombre que tome. ¿El Espíritu que se manifiesta, es bueno o malo? ¿A qué grado de la escala espiritista pertenece? Aquí está la cuestión principal.* 

    Se juzga a los Espíritus, hemos dicho, como se juzga a los hombres, por su lenguaje. Supongamos que un hombre reciba veinte cartas de personas que le son desconocidas; por el estilo, por los pensamientos, por una multitud de señales conocerá, en fin, las que son instruidas o ignorantes, finas o mal educadas, superficiales,
profundas, frívolas, orgullosas, formales, ligeras, sentimentales, etc. Lo mismo sucede con los Espíritus; debe considerárseles como corresponsales que jamás han visto, y preguntarse qué es lo que se pensaría del saber y del carácter de un hombre que dijera o escribiera semejantes cosas. Se puede poner como regla invariable y sin excepción, "que el lenguaje de los Espíritus está siempre en razón de su grado de elevación". Los Espíritus realmente superiores no sólo dicen grandes cosas, sino que las dicen en término que excluyen, de la manera más absoluta, toda trivialidad; por buenas que sean estas cosas, si están empañadas con una sola expresión que resienta la bajeza, es una señal indudable de su inferioridad y con mucha más razón si el conjunto de las
comunicaciones hiere la decencia por su grosería. El lenguaje descubre siempre su origen, sea por el pensamiento que manifiesta, sea por su forma, y aun cuando un Espíritu quisiera engañarnos sobre su pretendida superioridad, basta conversar algún tiempo con él para conocerle.

EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS.
ALLAN KARDEC

                                                   *************************



                                                                     

                                                                  
                                            EL SUEÑO

Gracias al sueño los Espíritus encarnados están siempre en relación con el mundo de los Espíritus. Por eso es que los Espíritus superiores consienten, sin mucha resistencia, encarnar entre vosotros. Quiso Dios que al tener que estar en contacto con el vicio, pudieran fortalecerse en la fuente del bien con el fin de no decaer cuando se proponen instruir a otros. El sueño es la puerta que Dios les abrió para que tengan la oportunidad de estar con sus amigos del cielo; es el momento de expansión después del trabajo, mientras esperan la gran liberación, la liberación final que los reintegrará a su ambiente propio. 

Allan Kardec. El Libro de los Espíritus. Pregunta 402.


                                                           **************************



                                                        

                      ¿ UN MAÑANA OSCURO ?

Las estadísticas presentan las calamidades resultantes del hambre y los ojos del mundo se vuelven hacia el futuro, recelosos, estudiando apresuradas soluciones...
La expectativa en torno de la super población del Globo en los próximos decenios. engendra desequilibrio, aflicción... Economistas y otros técnicos de varias estructuras del conocimiento, examinan los pronósticos sombríos y se encogen de hombros...
Religiosos y pensadores, lamentando el crecimiento exagerado de la especie humana, se atemorizan y hablan con pesimismo sobre el mañana...
Eugenistas llamados a la lucha y ginecologistas, escuchados, sugieren, indiferentes, a las altas personalidades que administran naciones, el control de la natalidad.
Cabildeos y conclaves, congresos y concilios discuten la cuestión y lentamente diseminan en las mentes y en los corazones la falsa necesidad de la limitación de los hijos, en audaces decretos de muerte del presente para la humanidad que no desea permitir que se nazca... Y pretenden, algunos, de ese modo, convertir el amor, en sus bases sagradas a través del matrimonio, en ingreso grosero en el reino de las emociones bastardas...Mientras tanto, matrimonios imposibilitados de procrear, materialmente abastecidos, se someten a los modernos procesos de inseminación...
*****
Las estadísticas revelan y el mundo se aterra, con los elevados índices de la criminalidad...
Atentados al pudor, irreverencia a los derechos ajenos, agresión a la propiedad, asaltos, crímines a mano armada... La delincuencia juvenil crece a cada minuto.
El desequilibrio moral, por parte de los adultos, aumenta, sin control.
Los crímenes pasionales entre personas mayores se multiplican, voluminosos.
Salvajismo, abastardamiento del carácter y de la inteligencia, neurosis y psicosis atestan, en incontrolable amplitud, la vía calamitosa por donde sigue el hombre...
Educadores, psicólogos, analistas y asistentes sociales llamados a opinar, prescriben, luego de minuciosos exámenes, con frialdad, la necesidad de libertad y educación.
El despoblamiento de los campos, la super población de las capitales y ciudades litorales lleva a los detentores del poder económico a embestidas de altos lucros, creando problemas de hambre.......
*****
Mientras tanto, hace dos mil años que Jesús, el Educador por Excelencia, prescribió, afable: "Amaos los unos a los otros" y como los hombres olvidaron la fórmula eficaz para mantenerse dignos, creando, en consecuencia, los lamentables problemas del presente, el Espiritismo, que hoy revive al Divino Maestro y lo trae al corazón humano, también concita al amor, como única terapéutica para todos los males de la actualidad.
Hay hambre, sí, en la Tierra. Pero las más elevadas expresión de hambre, hoy como ayer, es el hambre de amor. Hay crimen, sí en la Tierra. Pero la causa de la criminalidad exagerada, hoy más que ayer, proviene del hambre del amor.
Hay guerra y dolor, sí, en la Tierra. Pero por hambre de amor.
Es el hambre de amor que ésta llevando al hombre a la desesperación...
El amor y tan solo el amor, propicia construcciones eternas.
Control de natalidad, es, pues, crimen delante de la conciencia divina, considerando que, a través del amor todos los problemas encuentran solución y que, por encima de nuestro amor el Amor de Nuestro Padre distribuido por el Universo, que todo sustentan y vitaliza, vigilante, a la hora determinada interviene, ecuacionando todos los enigmas que nuestro limitado amor no consigue resolver...

Divaldo P. Franco
Dictado por el Espíritu Juana de Angelis. 

                                           ***************************************