viernes, 20 de octubre de 2017

Niños médiums



Hoy abordamos los siguientes temas:

- La Plegaria
- Heridas y cicatrices en la Infancia
- Las dos tristezas
- Niños médiums





                                                 ************************************
                                           
                                               
                           LA PLEGARIA

La plegaria es un acto de adoración. 
Orar a Dios es pensar en él, acercársele, ponerse en comunicación con Él. 

45. Aquel que ora con fervor y confianza es más fuerte contra las tentaciones del mal, y Dios le envía los buenos Espíritus para ayudarlo. Es un socorro que jamás es negado 
cuando ha sido pedido con sinceridad. 

46. Lo esencial no es orar mucho, sino orar bien. Ciertas personas creen que todo el mérito está en el tamaño de la oración, en tanto cierran los ojos ante sus propios defectos. La plegaria es para ellas una ocupación, un empleo del tiempo pero no un estudio de sí mismas. 
47. Aquel que pide a Dios el perdón de sus faltas no lo obtiene sino cambiando de  conducta. Las buenas acciones son la mejor de las plegarias, porque los actos valen más 
que las palabras. 

48. La oración es recomendada por todos los buenos Espíritus, y también es pedida 
por todos los Espíritus imperfectos como un medio de aliviar sus sufrimientos. 

49. La oración no puede cambiar los decretos de la Providencia; pero, viendo los 
Espíritus sufrientes que nos interesamos por ellos, se sienten menos desamparados, no 
son tan infelices; aumenta su coraje, les excita el deseo de elevarse por el arrepentimiento 
y la reparación y puede apartarlos de la idea del mal. En este sentido, puede, no sólo 
aliviar, sino abreviar sus sufrimientos. 

50. Rece cada cual según sus convicciones y de la manera que crea más conveniente, 
porque la forma no significa nada y el pensamiento lo es todo; la sinceridad y pureza de intención son esenciales; un buen pensamiento vale más que numerosas palabras, que se asemejan al ruido de un molino y de las cuales está ausente por completo el corazón. 


EL ESPIRITISMO EN SU MÁS SIMPLE EXPRESIÓN. ALLAN KARDEC.

                                                               **************************




       HERIDAS Y CICATRICES DE LA                                        INFANCIA 

Ha sido establecido a través de la cultura de los tiempos, que la infancia es el periodo más feliz de la existencia humana, exactamente por la falta de discernimiento de los niños, y en razón de sus aspiraciones que no pasan de deseos de lo desconocido, de necesidades inmediatas, de ignorancia de la realidad. Sus diversiones son legítimas, porque a ellos se entrega en totalidad, sin ningún esfuerzo, gracias a la imaginación creadora que lo transporta para ese mundo subyacente de creer en aquello que le parece. No estando la personalidad aun formada, no hay disociación entre lo que es existencia real y aquello que solamente se fundamenta en la experiencia mental. 

El niño atraviesa ese periodo psicológicamente feliz, sin saber, con las excepciones comprensibles de casos especiales, porque tampoco sabe lo que es la felicidad. Solo mas tarde, en la edad adulta es cuando, recordando los años infantiles, constata su valor y puede tener dimensión de los acontecimientos y placeres. Como el niño no sabe lo que es felicidad, fácilmente la identifica en la diversión, aquello que le agrada y le distrae, los juegos que le pueblan la imaginación. Es en la infancia que se fijan en profundidad los acontecimientos, además, incluso desde antes, en la vida intrauterina, cuando el ser se hace participante del futuro grupo familiar en el cual renacerá. 

Las impresiones de aceptación como de rechazo se le grabara en profundidad, bendiciéndolo con el amor y la seguridad o lastimándole el sistema emocional, que pasara a sufrir los efectos inconscientes de la animosidad de que fue objeto. De la misma forma, los acontecimientos a su alrededor, dirigidos o no a su persona, ejercerán preponderante influencia en la formación de su personalidad, tornándolo jovial, extrovertido o con conflictos, depresivo, inseguro, en razón del ambiente que le plasmo el comportamiento. Esas marcas lo acompañaran hasta la edad adulta, definiéndole la manera de vivir. 

Se transforman en heridas, cuando de naturaleza perturbadora, que incluso al ser cicatrizadas, dejan señales que solamente una terapia muy cuidadosa consigue anular. Por su vez, el Espíritu, en proceso de reencarnación, acompaña muy fácilmente los impulsos que preceden a la futura experiencia, y porque pudiendo moverse con relativa libertad antes de sumergirse totalmente en el archipiélago celular, comprende las dificultades que habrá de enfrentar más tarde, al sentirse desde entonces, indeseado, maltratado, combatido. Ciertamente, esa ocurrencia tiene lugar con aquellos que se ven impelidos al renacimiento para reparar pesados compromisos infelices, retornando al seno de sus anteriores victimas que ahora los rechazan, lo que es injustificable. 

La bendición de un hijo constituye significativa conquista del ser humano, que se debe utilizar la oportunidad para crecer y desarrollar los sentimientos superiores de la abnegación y del amor. Las reacciones vibratorias que pueden producir los Espíritus antipáticos en la fase perinatal, producen, no es de extrañar, mal estar. No obstante, la ternura y la cordialidad fraternal substituyen las ondas perturbadoras por otras de naturaleza saludable, preparando los futuros padres para el proceso de perfeccionamiento y de educación del descendiente. 
En la raíz de muchos conflictos y desequilibrios juveniles, adultos, y hasta incluso rezumando en la vejez, las distonías tuvieron origen – efecto de causa en el pasado – en el periodo de la gestación, posteriormente en la infancia, cuando la figura de la madre dominadora y castradora, así como del padre negligente, indiferente o violento, frustro los anhelos de libertad y de felicidad del ser. Todos nacen para ser libres y felices. Sin embargo, personas emocionalmente enfermas, ante el propio fracaso, pasan para los hijos aquello que les gustaría de conseguir, sus culpas e incapacidades, cuando no descargan todo los fracasos o inseguridades en aquellos que viven bajo sus cuidados. Ese infeliz recurso hiere lo más profundo del niño, que se hace pusilánime, a fin de sobrevivir o llevarlo a refugiarse en sí mismo, en la melancolía, sintiéndose vacío de afecto y objetivo de vida. Con el tiempo, esas herida pululan, incitando a actitudes extravagantes, a comportamientos inestables, fugas para el tabaco, la droga, el alcohol o las diversiones violentas, mediante las cuales se desborda el resentimiento acumulado, o sumergido en el anestésico peligroso de la depresión con altos reflejos en la conducta sexual, incompleta, insatisfecha, alienadora… 

La sociedad tendrá que atender a la infancia a través de mecanismos propios, rellenado los espacios dejados por la ausencia del amor en la familia, en la educación escolar, en la convivencia del grupo, en las oportunidades de desarrollo y de auto- afirmación de cada cual. Para tal menester, se torna necesario el equilibrio del adulto, del educador formal, que puede funcionar como psicoterapeuta, orientando mejor al aprendiz y reencaminándolo para la comprensión de los valores existenciales y de las finalidades de la vida. 

Envidia, resentimiento, celos, inestabilidad, odio, pusilanimidad y otros hediondos sentimientos que afligen a los niños maltratados, carentes, abandonados incluso en la casa donde viven, desde que no son hogares verdaderos, constituyen los mecanismos de reacción de todos cuantos se sienten infelices, incluso inconscientemente. La comprensión de los derechos ajenos y de los propios deberes, la contribución de la fraternidad, la seguridad afectiva, la armonía interior, la compasión, la lealtad se instalaran en el ser, cicatrizando las heridas, a medida que el medio ambiente se transforme para mejor y el afecto de los otros, sincero como desinteresado, substituya la indiferencia habitual. 
Cualquier herida emocional cicatrizada puede reabrirse en cualquier momento, por cuanto no erradicada la causa desencadenante, los tejidos psicológicos estarán muy frágiles, rompiéndose con facilidad, por la falta de resistencia a los impactos enfrentados. La cuestión de la felicidad, por eso mismo, es muy relativa. Si la felicidad son las diversiones, o es el placer, he aquí la fácil adquisición. Sin embargo, si está radicada en la plenitud, muy compleja es el engranaje que la acciona. De cierto modo, ella solamente se expresa en totalidad, cuando el artista concluya la obra a que se entrega, el santo al ministerio de amor a que se devota, el científico realiza la pesquisa exitosa, el pensador alcanza con su mensaje el mundo que lo aguarda, el ciudadano común se siente en paz consigo mismo… El darse, a lo que se refiere el Evangelio, ciertamente es la mejor metodología para alcanzar esa dicha que armoniza y hace sentirse pleno. 

Toda vez, por tanto, que alguien se sienta incompleto, inseguro, sea visitado por sentimientos de inquietud, de inseguridad, de miedo, de rabia y de envidia injustificable, excepción hecha a los estado patológicos profundos, las heridas de la infancia están aún abiertas o reabriéndose, y necesitando con urgencia la cicatrización. 

Espíritu Joanna de Angelis 

Médium Divaldo Pereira Franco 

                                        *********************************




                               

                   LAS DOS TRISTEZAS 

Hay, sí, la tristeza constructiva - aquélla que nos impulsa hacia la Vida Superior, 
encaminándonos para el trabajo de la mejoría íntima, delante de la sed de ascensión espiritual. 
  
  Existe, sin embargo, la otra - la tristeza destructora - que se viste de luto, 
por dentro del corazón, todos los días, esparciendo desánimo y pesimismo donde pasa. 

Observa en ti mismo a fin de que te inmunices contra semejante dolencia del alma. 
Toda vez que comentamos nuestros problemas, exagerándoles de tamaño o dramatizando las dificultades que nos llegan a la existencia; siempre que tomamos el tiempo ajeno a fin de recordar sufrimientos pasados que la Providencia Divina ya mandó borrar, en nuestro beneficio, con la esponja del tiempo; en todas las situaciones en las cuales nos ponemos a exaltar los propios preconceptos, desconsiderando la posición y la experiencia de los 
semejantes; y, en la generalidad de los casos en que nos pongamos a lamentar disidencias y desacuerdos, contiendas y tristezas, estamos apartando de nosotros los mejores amigos, a través de la amargura y del resentimiento que destilamos con nuestras palabras. Naturalmente, cautelosos, esos compañeros prefieren distanciarse a la participación indebida de nuestras adversiones y frustraciones, antagonismos y quejas, aunque, siempre que generosos y leales, estén claramente dispuestos a apoyarnos en la restauración de nuestra armonía. 

   Comprendamos que nadie estima la permanencia en un espinar y no escoge vinagre para brindar los lazos dilectos, y sepamos suministrar la bondad y la paz, entusiasmo y optimismo a los que se aproximen a nosotros, por cuanto no hay quien no necesite de alguien para ejecutar los deberes que la vida le determine. 

Para eso, nosotros que sabemos rogar a Dios protección y bendición, aprendamos igualmente a pedir a la Divina Providencia que nos conceda el necesario coraje para silenciar desilusiones y lágrimas, de manera de dar paz alegría, seguridad y consuelo a los demás, tanto como esperamos esos beneficios de los demás en auxilio de nosotros. 

Emmanuel. 
Francisco Candido Xavier. 

                                                 ***********************************





       Mediumnidad en los niños

Divaldo Pereira Franco

1 - Divaldo, películas como "Sexto Sentido" retratan el caso de niños con mediumnidad ostensiva. ¿Cuándo podríamos identificar el caso de un "niño médium"? 
El Espiritismo es una ciencia experimental y todos los casos, a fin de merecer credibilidad, deben pasar por el tamiz de la observación, del estudio y de la confirmación.
Sin duda, en el período lúdico, el niño tiene la imaginación muy rica y crea imágenes, hechos fantasiosos, que tienen que ver con su propio desarrollo psicológico.
De este modo, cuando un niño informa que ve seres espirituales, la mejor metodología es la observación, acompañando sus narrativas con tranquilidad y confiriéndolas con la realidad.
A través de la conversación natural y sin disfraces, se debe explicarle que dicho caso es verdadero y que debe mantenerse perfectamente tranquilo, evitando la generación de miedos injustificables o de deslumbramientos innecesarios.
 2 – ¿Qué deben hacer los padres cuando detectan que su hijo es un "niño médium"? ¿Pueden llevarlo a la evangelizació n, sesión mediúmnica, tomar pase, etc.?
 Los padres que perciban mediumnidad en sus hijos aún niños, deben considerar el fenómeno como natural, conduciéndolos a los estudios de la evangelizació n espírita infanto-juvenil, recurriendo a los pases, cuando hubiera necesidad, manteniendo el estudio del Evangelio en el hogar y orientándolos con naturalidad.
Una buena sugerencia es evitar que los niños participen en reuniones mediúmnicas de cualquier naturaleza, puesto que, encontrándose en fase de desarrollo psicológico y sin discernimiento para las profundas consecuencias de la mediumnidad, la prisa por educar la facultad puede ocasionar graves daños en el comportamiento infantil.
 3 – ¿Cómo deben actuar los dirigentes de los Centros Espíritas cuando reciben niños médiums en su institución? ¿Cómo CONDUCIRLOS correctamente?
 La actitud más compatible con la metodología educacional propuesta por la Doctrina es conducir a actividades de evangelización espírita, a conversación saludable de orientación moral y espiritual.
 4 – Muchos niños afirman que hablan con un "amigo invisible", ¿se trata de mediumnidad?
 Desde que exista comunicación entre un encarnado y otro desencarnado, estamos ante un fenómeno mediúmnico. En este caso, constatamos, cuando es auténtica la información infantil, que se trata de un intercambio de esta naturaleza.
 5 – En Hechos, 2:17 vemos la afirmativa de Jesús: "Y en los últimos días, dice Dios, derramaré algo de mi espíritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas profetizarán, y sus jóvenes verán visiones y sus viejos soñarán sueños;" Observamos, hoy en día, muchos niños con actitudes y sensibilidad espiritual; ¿estamos en estos tiempos mencionados en el evangelio?
 ¿Se trata del surgimiento de una nueva generación de Espíritus reencarnando con mediumnidad elevada?
 Nos encontramos en los denominados días anunciados por las Escrituras. Esta profecía de Joel, repetida por Lucas, en los Hechos de los Apóstoles, es uno de los más bellos argumentos de anuncio de la mediumnidad generalizada, eliminando los viejos conceptos de don, privilegio, concesión especial, y conduciéndola a la realidad de conquista intelecto-moral del Espíritu en su proceso de evolución.
En todas las épocas siempre hubo niños médiums, y ahora, en la gran transición de mundo de pruebas y expiaciones para el mundo de regeneración, Espíritus de otra dimensión reencarnan en la Tierra, a fin de adelantar este proceso iluminativo.
Allan Kardec, en "La Génesis", en el capítulo XIV, se refiere a esta nueva generación.
Psicólogos, psicoterapeutas, educadores modernos se sorprenden con muchos de los niños actualmente reencarnados, lo que viene dando margen a estudios profundos, algunos de los cuales resultaron en las indebidas denominaciones de niños índigo y cristal, así como de otros con diversos trastornos que vienen siendo cuidados de manera especial, en los cuales se ocultan fenómenos espirituales variados.
 6 – ¿Los niños médiums pueden sufrir obsesión?
 Claro que sí, porque infantil es solamente el cuerpo. Los Espíritus que habitan los cuerpos son viajeros del tiempo y del espacio, portadores de títulos de ennoblecimiento y de graves débitos para con las Leyes Divinas. Es natural que estando incursos en delitos, experimenten desde la infancia la presencia de sus cobradores entonces desencarnados.
 7 – En los Estados Unidos, los fenómenos de Hydesville, contaron con la participación de niños médiums: las hermanas Fox y en el trabajo de la Codificación Espírita en Francia, Allan Kardec contó con la colaboración de diversos niñas médiums como las hermanas Baudin. ¿Por qué sucedió?
 Estas jóvenes que participaron en los fenómenos de Hydesville y de la codificación del Espiritismo eran mayores de 13 años, encontrándose en la adolescencia. Pienso que los nobles guías de la humanidad las prefirieron, con el objetivo de demostrar que no eran ellas las responsables por las profundas respuestas que daban a las preguntas que les eran formuladas, en vista de la falta de cultura y de conocimientos generalizados.
Además, estando con el inconciente actual liberado de impresiones perturbadoras, eran más fácilmente conducidas por los desencarnados que utilizaron sus facultades.
 8 – ¿Los niños médiums, cuando se convierten en adultos, continuarán siendo médiums?
 Siendo la mediumnidad una facultad orgánica que el cuerpo reviste de células, prosigue durante el desarrollo infanto-juvenil, edad adulta, provecta hasta la desencarnación, pudiendo sufrir alteraciones, bloqueos e inclusive pérdida, como enseña el noble Codificador. Normalmente, los niños médiums prosiguen en el ejercicio de la facultad cuando alcanzan la edad de la razón, lo que sucedió, por lo menos, con aquellos que quedaron conocidos y prosiguieron en la labor mediúmnica.
 9 – Finalmente, ¿podría contarnos su experiencia como niño médium y cómo fue útil en su vida actual?
 Conviviendo con los Espíritus desde los cuatro años y medio de edad, nunca me perturbé con su asistencia en el período infantil. Solamente, más tarde, cuando comencé a identificar aquellos que eran portadores de sentimientos malos y perversos, fue que experimenté conflictos y aflicciones.
Gracias al conocimiento del Espiritismo y a su estudio sistematizado, he podido mantenerme en equilibrio posible, a través de los tiempos, marchando en dirección del amor inefable del Padre.

                                                         *************************





miércoles, 18 de octubre de 2017

¿ Estamos en un final ?




Hoy presentamos :

- León Denis
-¿ Estamos en un final ?
- ¿ El mundo de los espíritus, es una realidad ?
-  Palingenesia

                                               


                                                 ********************************                               


                                                                           

                                                      LEÓN DENIS

Por Juan Miguel Fernandez

   El tiempo muchas de las veces se detiene y nos sirve entonces para rememorar las experiencias de nuestras vidas, que posiblemente han pasado desapercibidas sin llegar a valorarlas debidamente, a pesar de haber vivido multitud de situaciones con gran intensidad.

    La ocasión en que Léon Denis, ese hombre de baja estatura, de voz grave, ojos azules, de grandes bigotes, con la barba blanca debido ya a su edad, salió de su casa para llevar a la imprenta la última parte de su manuscrito El Genio Céltico y el Mundo Invisible, fue el 31 de marzo de 1927 y no pudo imaginarse que ya no volvería a tener la independencia de movimientos de que había gozado durante 81 años, ya que el 12 de abril de 1927, en París, apenas unos días después, desencarnaría como consecuencia de las complicaciones de una neumonía. Este intervalo sirvió para analizar, evocar, recordar y añorar tantas vivencias que le enriquecieron y que también marcaron su vida. 

     Él, que había nacido en Foug (Francia) el 1 de enero de 1846, rememoró como su infancia había transcurrido en una vivienda modesta, custodiado por sus padres, con todas las dificultades que entonces su familia tenía para subsistir, debido a la inseguridad del trabajo de su progenitor José Denis. 

    Contando 9 años de edad, Léon Denis, que sólo había recibido la educación de su madre Ana Lucía, y tras lograr por muy poco tiempo el amparo y la enseñanza de un Maestro, el Sr. Haas, se vio obligado a dejar sus estudios por el constante traslado laboral del cabeza de familia. 

    Por fin, transcurrido un tiempo, la familia Denis se instala en Tours y Léon, con 16 años de edad, se emplea en una fábrica de loza para ayudar económicamente al mantenimiento del hogar, teniendo la posibilidad de asistir a clases nocturnas. Más tarde, y con un gran esfuerzo, consigue un empleo en las oficinas de una empresa de cueros. Poco a poco, su responsabilidad se incrementa pasando a ser la base de la economía familiar. 

    En estos años, en los que había demostrado su inteligencia y dedicación, estudiando por las noches, se interesó por la geografía, la historia y las ciencias naturales, que le fascinaban, adquiriendo, dentro de sus posibilidades, libros y atlas, que le sirvieron para copiar mapas y planos con una gran destreza. 
   
    El año 1864 fue una fecha fundamental para su vida. Desde niño era muy aficionado a contemplar los escaparates de los libreros. Contaba entonces 18 años, cuando despertó su interés una obra cuyo título “inusitado” y “turbador” decía EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS. «Lo compré al instante y apuré su contenido, hallé en él una solución, clara, completa y lógica del problema universal. Mi convicción fue sólida, la teoría Espiritista disipó mi indiferencia y mis dudas», comentó en su día. Su madre, que vigilaba las lecturas que Léon Denis llevaba a cabo a escondidas, también fue partícipe del contenido del libro. 

     A partir de ese momento, cuando ya se realizaban veladas y reuniones sociales alrededor de una mesa para obtener fenómenos, puesto que también estaban de moda en Francia -como en Estados Unidos- las llamadas “mesas danzantes”, comienza su experimentación con algunos jóvenes amigos, buscando una confirmación sobre aquello que los espíritus a través de la Doctrina Espírita transmitían. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados y comprendió que había estado expuesto a los peligros de una mala práctica. 
    A mediados de 1867 Allan Kardec programa una serie de conferencias visitando Bordeaux, Tours, Orleans, que sirvieron para que León Denís participara en el encuentro de Tours. Kardec debía hablar sobre la “obsesión” y para ello se había alquilado una sala con capacidad para 300 personas, pero a última hora la Prefectura no autorizó la reunión y Denís fue designado curiosamente para orientar a los asistentes hacia la dirección del nuevo lugar donde por fin tendría lugar la conferencia. 

     Ese día Tours pasó a la historia por ser la ciudad donde el Maestro Kardec pronunció su única conferencia a la luz de las estrellas, ante más de 300 personas, que la escucharon de pie, en la finca de un amigo espiritista, y que marcó el futuro espiritual de Denis, que tuvo varios encuentros con Kardec en los años siguientes, cuando éste regresó de nuevo a su ciudad. 

    A partir de este momento, Denis crea un grupo mediúmnico del que fue secretario, aunque los resultados tampoco fueron suficientemente gratificantes, quedando interrumpido por la conmoción de la guerra provocada por la invasión alemana en 1870. Denis se alista en el ejército llegando a la categoría de subteniente, sin abandonar su vocación por los estudios y las lecturas. 

    Llegan las negociaciones de paz y Léon Denis se reintegra a su trabajo e ingresa en la Logia masónica de los Demófilos, donde se destaca por los temas presentados en sus conferencias, que en ese tiempo interesaban muchísimo por tratarse de argumentos como la Libertad y el Patriotismo. 

    Al mismo tiempo, continúa con su actividad con el grupo mediúmnico y poco a poco va desarrollando su psicografía y comienza a tener también manifestaciones de videncia. Más tarde y en diferentes sesiones, se expresan las entidades espirituales “Sorella” y “Durand” con el ánimo de apoyarle en sus estudios y consejos morales respectivamente, aunque es el apóstol checo, Jerónimo de Praga, quemado en el Concilio de Constanza en 1416, quien se convertiría en su guía espiritual durante 50 años llamándole “mi hijo” y Denis con sumo respeto “mi padre”. 

    Su trabajo comercial le obliga a partir de 1876 a viajar, realizando así el sueño de su infancia: ver otras tierras, otros hombres, otras costumbres, y aprovecha estas oportunidades para llevar su palabra suave pero severa, sencilla y clara, a muchas ciudades de Francia y el extranjero, iniciando así su apostolado. Se manifiesta como el más firme defensor de la tesis kardeciana en todos los Congresos en los que colabora, ante las principales escuelas: la teosófica, la cabalista y los rosacruces, entre otras, obteniendo un gran prestigio y despertando el aplauso entusiasta de los presentes. 

     En 1880 comienzan sus primeras publicaciones, relatando sus recuerdos de viajes en cuentos y novelas cortas que fueron muy aceptadas. Y seguidamente en 1882 inicia su labor de divulgador espírita participando activamente como orador y escritor que mantuvo de manera intensa durante más de 20 años. En 1889 asistió al Segundo Congreso Espiritista y Espiritualista Internacional. En 1900 estuvo presente en París en el Quinto Congreso, siendo nombrado Presidente y también acudió al celebrado en Lieja (Bélgica) en 1905, donde ya era llamado “El Apóstol del Espiritismo”. 

     En el paréntesis de esos días, desconectado del exterior, evocó también la amistad que mantuvo con sus amigos Charles Richet, Arthur Conan Doyle, Camille Flammarion, Gabriel Delanne, Jean Meyer, etc., y su gran pasión, sobre la que tenía verdadera veneración, Juana de Arco, de ahí su libro al que llamó “mi hija”. 
     El instante de la alegría sabemos que es muy fugaz, pero él supo rodearse de sus gatos que le adoraban; de su música, que era fundamental a la hora de escribir sus conferencias; de su piano, donde él volcaba con mucha corrección viejas arias de ópera. Y añoró también que tuvo que renunciar a constituir su hogar, por asegurar el futuro material de sus padres, a pesar de estar enamorado de una joven dama, que le correspondía. 

    Debido al uso del quinqué de gas, que utilizaba con luz deficiente para sus estudios por la noche, sufrió la pérdida de visión y ceguera desde su juventud, apoyándose en la lectura Braille en sus últimos años, lo que no le privaba de su imaginación, que trasponía los mares, franqueaba los montes, evadiéndose así de los estrechos círculos en que vivía. 

    Su obra permanecerá latente en nosotros y máxime recordando una de las frases pronunciadas ante 5.000 personas, siendo Presidente del Congreso Espírita de París el 10 de septiembre del año 1925: «Fue gracias a nosotros que los sabios entraron en nuestras vías, en el estudio del mundo invisible; fue gracias a nuestros estudios y a nuestras investigaciones. ¿Quién fue, en fin, quien habló en primer lugar, en los tiempos modernos, del fluido, de la mediumnidad, del cuerpo astral? ¡Fueron los espíritas!» 

Obras de Léon Denis:
En lo invisible
El porqué de la vida
El camino recto
Después de la muerte
Cristianismo y Espiritismo
El problema del ser y su destino
Juana de Arco, médium
El Gran Enigma: Dios y el Universo
El Mundo invisible y la guerra
Socialismo y Espiritismo
El Espiritismo y el Arte
El Genio céltico
El Mundo invisible

                                                *********************************





                                                       

¿ESTAMOS EN UN FINAL?

Seguramente observar la cuestión sólo desde un ángulo podría resultar insuficiente y hasta incluso podría rozar lo irreal, pero el cuadro que estamos viviendo actualmente, a diferencia de otras épocas, es muy claro y notorio, bastante patente. Las cosas no cambian por si solas, ni nadie tiene una varita mágica que sea capaz de convertir de la noche a la mañana a las distintas sociedades de hombres y mujeres que pueblan el planeta en seres íntegros y responsables, es decir, en un mundo mejor.
Resulta sano y hasta pedagógico reflexionar sobre la Gran Transición Planetaria en clave de esperanza. Los enfoques alarmistas y catastrofistas no ayudan a su comprensión puesto que la transformación que se opera actualmente va a ser profunda y definitiva. Estamos hablando de un cambio de paradigma hacia la fraternidad y la paz. No obstante, para alcanzar ese objetivo hace falta previamente el que nos sometamos a un proceso de selección en el que vamos a ser separados: “los de la derecha y los de la izquierda”. Este es un proceso tan imprescindible como inevitable.
Hablar de la necesidad de que cambiemos los seres humanos porque de lo contrario nos tendremos que atener a las consecuencias suena a amenaza, y generalmente nadie cambia en base al miedo, y mucho menos cuando estamos hablando de espiritualidad y de amor, salvo cuando es el fanatismo el que nubla nuestra razón, pero en ese caso no podemos ser personas auténticas y libres.
Si repasamos los evangelios podremos comprobar que cuando trata el tema del Final de los Tiempos el Maestro es muy claro, sin adornos ni disfraces. En base a su profunda comprensión de la naturaleza humana y de sus pasiones más arraigadas fue capaz de entrever el devenir, el recorrido de esta humanidad que desembocaría en un momento determinado a una selección, necesaria y hasta urgente para desbloquear el avance del progreso y el cambio de grado espiritual de este planeta. El comprendía que, pese a las oportunidades concedidas, no se podía esperar perpetuamente a aquellos espíritus rebeldes que no desearan cambiar por sí mismos y que pudieran comprometer seriamente el futuro de este mundo, cuyo destino final pasa invariablemente por pasar de ser un mundo de Expiación y Prueba a un mundo de Regeneración.
Basta analizar los mensajes que el plano espiritual nos está transmitiendo a la luz del Espiritismo y observaremos que el tono de la gravedad del momento toma cada vez más relieve, como podremos comprobar más adelante. Cabe preguntarnos: ¿Es posible conjugar claridad y realismo en clave de esperanza sin desembocar en miedo al futuro? ¿Estamos lo suficientemente lúcidos como para elevarnos y ver las cosas desde una perspectiva más amplia, más global?
Si leemos los periódicos podremos comprobar la sucesión de acontecimientos que estamos viviendo actualmente, no ya las guerras que no cesan por todo el mundo mostrándonos unos cuadros de dolor permanente, sino también los estudios que se están realizando a nivel global respecto al cambio climático y sus devastadoras consecuencias. Las conclusiones generales son que el efecto invernadero es imparable, según los expertos ya no hay vuelta atrás, los gobiernos temporales se encuentran con informes que solicitan medidas urgentes para, no ya paliar el cambio climático y geofísico inevitable, sino para atenuar, en la medida de lo posible, sus consecuencias fatales.
Aun así, los mecanismos para que las distintas potencias se pongan de acuerdo son muy lentos y poco fructíferos. Las élites negligentes creen que todavía les queda tiempo para seguir expoliando el planeta y que las consecuencias no las van a pagar ellos. ¡Cuán equivocados están! Inexorablemente hemos llegado tarde, no ha existido voluntad para corregir esta situación a tiempo, sin embargo, esto entraba en las previsiones de lo Alto y es una consecuencia más del momento de transición que estamos viviendo.
Ocultar la verdad sería una irresponsabilidad, pensar en un cambio lento y placentero no parece ajustarse a la realidad. No nos vamos a explayar en este artículo en detalles pero como decíamos la comunidad científica de todo el mundo está poniendo el grito en el cielo, pero el poder político es poco sensible y se aviene primero a sus intereses porque no le interesa egoístamente mirar más allá.
En la obra de Joanna de Ângelis, “Despierte y sea Feliz” psicografiado por Divaldo P. Franco encontramos lo siguiente: “El Evangelio del Señor nos advierte que en los días futuros, previstos por Él, el dolor alcanzaría dimensiones inimaginables, arrastraría a multitudes al abismo, a la desesperación, y lograría que el delirio y el desequilibrio perturbaran a la humanidad…Hoy vivimos esos días anunciados sin ningún retoque ni disfraz… Se anuncian las horas graves de la transformación de los hombres, del cambio vibratorio del planeta…Nadie se engañe ni engañe a otros”.
En la página psicografiada por el médium Divaldo Pereira, el día 30 de julio de 2006, en la ciudad de Rio de Janeiro, el espíritu de Joanna vuelve sobre el tema: “Los combates se presentan individuales y colectivos, amenazando destruir la vida con hecatombes inimaginables….. La locura, proveniente del materialismo de los individuos, nos arroja a los abismos de la violencia y de la insensatez, ampliando el campo de la desesperación que se esparce en todas las direcciones. Se destruyen los hogares, se desorganizan las relaciones afectivas, se desestructuran las instituciones, los centros de trabajo se convierten en áreas de competencia desleal, las calles del mundo se transforman en campos de luchas perversas, llevando cuesta abajo los sentimientos de solidaridad y de respeto, de amor y de caridad. La turbulencia vence a la paz, el conflicto domina al amor, la lucha desigual sustituye la fraternidad… Sin embargo, estos acontecimientos son apenas el comienzo de la gran transición.”
Como podemos comprobar no se trata de un tema menor. A todos, absolutamente a todos nos llegará el momento del testimonio, el momento de la definición, de adoptar una postura clara y concreta que nos empujará en un sentido u otro. Dios es justo y dará a cada cual según merecimientos. Esa es la ley.
Por lo tanto, no nos descuidemos y no nos distraigamos en esta época crucial de la humanidad. Miedo no, responsabilidad sí. Estos momentos no son casuales ni tampoco es casual el que nos haya tocado vivirlos. Estamos de examen y debemos cumplir las expectativas para poder formar parte de una nueva sociedad que se instalará definitivamente en este mundo. No tratemos de justificarnos pues no sabemos el tiempo que nos queda ni los acontecimientos que en esta existencia nos va a deparar, pero en cualquier caso, debemos de estar preparados. Las claves: trabajo interior y confianza.
Jose Manuel Meseguer Clemente
- Amor, paz y caridad
                                                                        **********************






                                                                       

EL MUNDO DE LOS ESPÍRITUS. ¿ES UNA

                        REALIDAD?

Reflexión. 

Una mente abierta a las posibilidades de la vida después de la muerte requiere una confirmación más sólida que la de que el sol saldrá por la mañana y se pondrá por la noche. 
La aceptación de la vida después de la muerte da la impresión de salirse de los límites “normales “ de la razón y exige un gran acto de fé; no obstante, los médiums tienen una base de encuentros personales que sustentan las creencias. 
Durante miles de años en toda la tierra y en todas las culturas, incontables espíritus han sido observados y consultados por grupos y por individuos. 
Muchísimas experiencias paranormales no pueden se descartadas de manera lógica. 
El mundo de los espíritus está lleno de espíritus puros y elevados, antepasados, espíritus impuros, espíritus medios y todo tipo de almas que muchas de ellas en otros tiempos caminaron entre nosotros. 
Todos, los “vivos” encarnados y los “muertos” desencarnados, estamos conectados. 
La muerte no pone fin a este intercambio. 
Mediante la mediumnidad, los sueños y la meditación se puede establecer este contacto. 

Angeles.C.M.
                                                                     ****************************


                                                                         

                          Palingenesia 

Sebastian de Arauco 

Aquellos casos que apreciamos a veces, de personas con tendencias hacia el mal en familias buenas, son generalmente reajustes de vidas pasadas, ya que seres buenos también tienen caídas como humanos, y algunas veces se unen al karma de seres de menor evolución, que a ellos vuelven para el reajuste indispensable. También casos hay, de seres que han pedido unos padres rectos y virtuosos, como ayuda a su determinación de corregirse, y que a menudo esto es concedido para tal fin; pues, ello también constituye una prueba para esos padres, prueba de la que no siempre salen bien librados. 

En nuestra condición humana vemos tan sólo a través del prisma de las conveniencias transcendentales, sin embargo son las necesidades del espíritu, las que deciden la clase de vida más conveniente para el espíritu reencarnante. Por ello, muchos son los espíritus que aceptan una vida privada del uso temporal de la inteligencia conquistada en vidas pasadas, como medio de regeneración por el mal uso que de esta inteligencia hayan hecho. Así mismo, el crimen, el orgullo, el despotismo y aún la vanidad despectiva, se expían con la reencarnación en cuerpos defectuosos, como en los casos de deformaciones físicas, mongolismo, idiotez, parálisis, dolencias y enfermedades congénitas, etc. condiciones esas, aceptadas por esos seres que, en el astral se hallan en condiciones de gran sufrimiento. 

No obstante, hemos de conocer que, en estos casos, los afectados son libres de aceptar o rechazar las condiciones impuestas para las reparaciones imprescindibles. Pero, como fue explicado en otros artículos, ante la situación torturante ante la que se hallan inmersos, aceptan para liberarse de esos tormentos que se les hacen insoportables. Hemos de conocer también que, en su soberbia, algunos rechazan toda ayuda, con lo que se ven compelidos a permanecer en esos ambientes dolorosos, hasta que, el alma cansada de sufrir, se arrepiente y clama por la ayuda liberadora, dispuesta ya a rectificar sus errores. Y aún cuando esto se dice pronto, en los más de los casos suelen pasar muchos años. 

Tan pronto como es percibida esa vibración, esa petición de ayuda con arrepentimiento y deseo de renovación, por los seres espirituales superiores, estos acuden a su llamado iluminando la mente del ser en conflicto, y con amor y razonamiento le dan a conocer el modo de liberarse. Y una vez aceptado, se planifica el rescate y es conducido a sectores de rehabilitación para una nueva encarnación depuradora del magnetismo deletéreo de que esa alma está impregnada. 

En estos centros de rehabilitación, reciben enseñanzas de los espíritus de luz, que les hacen ver entre otras cosas, los compromisos asumidos en su vida anterior e incumplidos, así como los males y sufrimientos causados, de los cuales es responsable. Y a la vez que adquiere mayores conocimientos de la vida para una dignificación de los actos, comienza, generalmente, a tomar parte en tareas de asistencia fraterna en el astral que le servirán de progreso. Y en esos casos de mayor urgencia, pasan a recibir los cuidados preparatorios para una inmediata reencarnación, en la que encontrarán a sus acreedores o las circunstancias imprescindibles para su regeneración. 

Hay, no obstante, casos en los que se efectúa la reencarnación sin consulta previa. Estos son solamente aquellos que, por su incapacidad para razonar, necesitan un cuerpo con determinadas condiciones de invalidez, que les ayude a depurar las emanaciones deletéreas de esas almas, como acontece con ciertos criminales que han llegado a la perturbación de sus facultades mentales o pérdida temporal de la razón. Incapaces de discernir y decidir por sí mismos, debido al estado de desequilibrio en que se hallan, son internados en la carne como enfermos aislados para ser atendidos por aquellos humanos que tuvieron que ver con ellos en el pasado y le deben abnegación y cariño. Los encontramos naciendo como enfermos de idiotez y otros aspectos de completa invalidez, en lugares lujosos y pobres también; pero, unidos a esos familiares por nexos de asociación en acciones delictivas en el pasado. 

Múltiples aspectos hay, como aquellos que vuelven para continuar la obra emprendida y truncada por la muerte física; así como aquellos que, sintiendo ansias de progreso renuncian temporalmente a la felicidad del mundo espiritual para venir como humanos en ayuda de los seres queridos a cooperar en la rehabilitación de sus semejantes en alguna de las diversas tareas de servicio fraterno. Y concluimos con la frase del comienzo: Un cuerpo carnal, es uno de los más valiosos auxilios en el largo camino de la ascensión espiritual. 

Sebastián de Arauco 
Revista “Amor paz y caridad”

                                                              *****************************



martes, 17 de octubre de 2017

La fuerza del pensamiento y las enfermedades






Presento estos nuevos artículos:

- Oteando lo que fuimos
- Psicología, Parapsicología y Espiritismo
- Sucesión y perfeccionamiento de las razas
-La fuerza del pensamiento y las enfermedades

                             *************
                                      

                                 

            OTEANDO LO QUE FUIMOS

        No teniendo ninguna relación necesaria el cuerpo que reviste el alma en una nueva encarnación con el que ha abandonado, puesto que puede haber tenido una procedencia muy diferente, sería absurdo admitir una sucesión de existencias de un parecido que no pasa de ser fortuito. Sin embargo, las cualidades del Espíritu 
modifican, muchas veces, los órganos que sirven a su manifestación e imprimen en el rostro y hasta al conjunto de los gestos, un sello distintivo. Así bajo la más humilde envoltura puede descubrirse la expresión de grandeza y de dignidad, mientras que en el traje de un gran señor se ven, a veces, expresiones de bajeza e ignominia. Ciertas personas procedentes de la más ínfima posición, adquieren sin dificultad las costumbres y modales de la alta sociedad, y parece que en ella vuelven a encontrar su elemento,mientras otras, a pesar de su nacimiento y educación, están siempre en ella como fuera de su centro. ¿Cómo explicar este 
hecho sino como un reflejo de lo que fue el Espíritu? 

Allan Kardec.

                      *****************


(Las "caras de Belmez ")
                               
PSICOLOGÍA, PARAPSICOLOGÍA Y 
                     ESPIRITISMO

“Los fenómenos psíquicos (del griego Psyche: alma, espíritu) son objeto de estudio de la PSICOLOGÍA, de la PARAPSICOLOGÍA y de la CIENCIA ESPÍRITA. Esos fenómenos tienen siempre como agente el Espíritu, sea encarnado (ALMA), sea desencarnado (ESPIRITU). 

La PSICOLOGÍA estudia los fenómenos psíquicos de la consciencia o psicológicos, normales, rutinarios, comunes, generales, observados por los sentidos físicos, teniendo como agente el ALMA y regularmente conocidos de la Ciencia. 

La PARAPSICOLOGÍA
tiene como objeto de estudio los fenómenos metapsíquicos, parapsicológicos – paranormales, inusitados, no comunes, producidos por vías extrasensoriales, no explicables por las leyes científicas conocidas. El agente es también el ALMA. 

El ESPIRITISMO tiene como objeto de estudio los hechos o fenómenos mediúmnicos, regidos por leyes específicas, siendo el agente el Espíritu desencarnado (...). 

Los fenómenos estudiados por la PSICOLOGÍA y por la PARAPSICOLOGÍA son clasificados como Anímicos y tienen como agente el alma. 

Estudio y Educación de la Mediumnidad – Federación Espirita Brasileña


                                
                                                **************************************





          Sucesión y perfeccionamiento de 
                            las razas 



688.* Hay en la actualidad razas humanas que están en evidente declinación: ¿llegará el momento en que hayan desaparecido de la faz de la Tierra? 

- Es verdad, pero se trata de que otras han tomado su lugar, así como otras tomarán el lugar de la vuestra algún día. 

689. Los hombres de hoy ¿constituyen una nueva creación, o son descendientes perfeccionados de los seres primitivos? 

- Son los mismos Espíritus que han regresado para perfeccionarse en nuevos cuerpos, pero que se hallan aún lejos de la perfección. Así, la raza humana actual, que con su aumento tiende a invadir la Tierra entera y a reemplazar a las razas que se encuentran 
en vías de extinción, tendrá también su período de decremento y de desaparición. Otras razas más evolucionadas la sustituirán, cuyos individuos descenderán de los miembros de la actual raza, así como los hombres civilizados de hoy descienden de los seres brutos y salvajes de los tiempos primitivos. 

690. Desde el punto de vista puramente físico, los cuerpos de la raza actual ¿son una creación especial, o proceden de los cuerpos primitivos, por la vía de la reproducción? 

- El origen de las razas se pierde en la noche de los tiempos. Pero, como pertenecen todas a la gran familia humana, sea cual fuere el tronco primitivo de cada una de ellas, han podido mezclarse y producir nuevos tipos. 

691. ¿Cuál es, desde el punto de vista físico, el carácter dominante y distintivo de las razas primitivas? 

- Desarrollo de la fuerza brutal a expensas de la energía del intelecto. Ahora sucede lo contario: el hombre hace más cosas con la inteligencia que con la fuerza de su cuerpo, no obstante lo cual produce cien veces más que antes, porque ha sabido sacar provecho de las energías de la Naturaleza, lo que no hacen los animales. 

692. El mejoramiento de las razas animales y vegetales mediante procedimientos científicos ¿es contrario a la ley natural? ¿Sería más acorde con esa ley dejar que las cosas sigan su curso normal? 

- Se debe hacerlo todo para alcanzar la perfección, y el hombre mismo es un instrumento de que se sirve Dios para llegar a sus fines. Puesto que la perfección es el objetivo al que la Naturaleza tiende, favorecer esa perfección significa corresponder a los designios de ésta. 

692 a. Pero, por regla general, el hombre sólo es movido –en sus esfuerzos para mejorar las razas animales y vegetales- por un interés personal, y únicamente se propone aumentar su bienestar. Esta circunstancia ¿no hace que su mérito disminuya? 
- ¿Qué importa que su mérito sea nulo, con tal que el progreso se cumpla? A él corresponde hacer que su trabajo se torne meritorio por la intención que lo anima. Por otra parte, mediante esa tarea ejerce y desarrolla su inteligencia, y en este aspecto es en lo que se beneficia más. 

EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS 
ALLAN KARDEC 

                                                    ****************************




LA FUERZA DEL PENSAMIENTO Y LAS ENFERMEDADES
Fabienne Ducourneau
A veces la vida en un cuerpo puede desorganizarse, la vida en un cuerpo no siempre se manifiesta a un ritmo equilibrado. Este ritmo puede encontrar a la vez agresiones materiales externas pero también agresiones espirituales internas, agresiones que van a fomentar la enfermedad.
Las diferentes causas
Para tomar el ejemplo de una enfermedad extendida como el cáncer, se presentan oficialmente muchos agentes externos al cuerpo humano como causa de las formaciones cancerosas: agentes industriales en sus desperdicios, agentes alimenticios en los azúcares, en las carnes, en los productos que acompañan a esos mismos alimentos en cuanto a su producción y su conservación, agentes tóxicos como el tabaco. Todos esos elementos, juntos o por separado, serían fuente de creaciones tumorales que conllevan la anarquía


irreversible del desarrollo celular de naturaleza cancerosa. Aunque a veces estos agentes externos pueden participar en el desarrollo de ciertos cánceres, no son su causa principal.
Con gran frecuencia, las enfermedades son definidas como una disfunción del organismo, dependiente de nuestro entorno, de nuestra vida y también de las predisposiciones que son un conjunto de factores que aumentan en una persona el riesgo a desarrollar tal o cual enfermedad.
Ejemplo: el patrimonio genético en materia de cáncer puede aumentar una predisposición al cáncer. Es la teoría de la herencia y si nos detenemos en esta definición, podemos pensar entonces que si nuestros abuelos o nuestros padres, murieron como consecuencia de un cáncer, entonces es muy probable que nosotros desarrollemos un cáncer... Semejante pensamiento no puede ser positivo y esa teoría de la herencia carece de elementos y sobre todo de espiritualidad. En materia de espiritismo, no podemos ocultar las fuentes espirituales que llegan a nuestros cuerpos físicos; por eso decimos que las enfermedades son el resultado de nuestra evolución, de nuestro modo de ser, de nuestra manera de existir, de nuestro comportamiento social y de nuestras vidas anteriores. Aun cuando hoy en día la medicina se abre más a la noción de lo psicosomático, creando el vínculo entre el cuerpo y el espíritu, está lejos de considerarlo todo, y entonces hablamos de una fuente totalmente desconocida por el mundo médico que es la de las vidas anteriores, de la anterioridad que continúa manifestándose a través del doble periespiritual transmitiendo una memoria vivida a nivel de nuestro cuerpo.
Es lo que llamamos la genética periespiritual, la genética del recuerdo, la genética de la transposición de las enfermedades anteriores, de los conflictos anteriores, de los desórdenes anteriores.
A la pregunta: Durante la elaboración de su cuerpo, ¿puede el espíritu imprimir genéticamente ciertas enfermedades?
El espíritu nos responde: “No es el espíritu el que imprime genéticamente las enfermedades. El espíritu recibe los materiales genéticos de sus progenitores y a partir de estos materiales dados, evoluciona como puede, en la construcción de su nuevo cuerpo. La única genética que el espíritu puede aportar en la construcción de su futura envoltura carnal es una genética periespiritual”.
El efecto placebo o nocivo
El pensamiento es creador, influencia la materia y somos, aunque no siempre nos demos cuenta, efecto de nuestros pensamientos. Cuando decimos: “Estoy hasta la coronilla”, es muy probable que nos dé dolor de espalda o bien: “Me tienes harto” y poco después tengamos un dolor de cabeza, (*) etc. Nuestros cuerpos reaccionan a nuestros pensamientos.
Desde hace algún tiempo, los científicos han comprobado que una sustancia totalmente desprovista de principio activo puede tener un efecto muy real, aunque no mágico, pues la convicción de recibir un tratamiento activo desencadena un alivio del dolor y de diversos otros síntomas, es el efecto placebo. Al contrario, si un médico sugiere a su paciente que un medicamento tiene efectos secundarios, este paciente experimentará los efectos desagradables, es el efecto nocebo.
Las enfermedades pueden ser mentales, como por ejemplo las depresiones, vinculadas a un estado de ánimo como consecuencia de acontecimientos dolorosos o difíciles de la vida, como por ejemplo la pérdida de un pariente, un divorcio, una enfermedad, la pérdida de un empleo, etc., se caracterizan por varios síntomas como tristeza, falta de interés, pensamientos mórbidos, ideas suicidas, problemas de sueño, etc.
Las numerosísimas investigaciones realizadas para probar medicamentos contra la depresión, han demostrado que el efecto placebo podía variar del 20% al 49%. Lo cual es superior a lo que se observa con otros tipos de medicamentos.
Las enfermedades pueden ser físicas, como por ejemplo la poli artritis reumatoide, vinculada a una o a varias anterioridades precisas, en las cuales los cuerpos han sido mutilados o torturados. Las personas afectadas por esta enfermedad son absorbidas por el dolor y el tiempo de pensar es muy difícil. El tiempo de pensar corresponde entonces al entorno, a los que no están absorbidos por el dolor, por la enfermedad, por el desequilibrio psíquico.
Todas las fuerzas del espíritu, como las fuerzas de la hipnosis, la telepatía, la clarividencia, el magnetismo, incluso hasta revelaciones de vidas anteriores, deben ser consideradas en tal circunstancia.
La autosugestión
Para hablar de la autosugestión, es necesario saber que en nosotros existen dos individuos absolutamente distintos uno del otro. Ambos son inteligentes, pero mientras que uno es consciente, el otro es inconsciente.
El farmacéutico de Nancy, Émile Coué, fue el precursor de la utilización de la autosugestión consciente con su célebre frase: “Cada día estoy mejor desde todo punto de vista”. La autosugestión, bien utilizada, resulta ser de una ayuda cierta en el dominio de sí mismo y en la resolución de buen número de problemas a los cuales el individuo es confrontado en la vida.
“Poseemos en nosotros una fuerza de un poder incalculable que, cuando la manejamos en forma inconsciente, con frecuencia nos es perjudicial. Si, por el contrario, la dirigimos de manera consciente y sabia, nos da el dominio de nosotros mismos y nos permite, no sólo ayudar a sustraernos a nosotros de la enfermedad física y la enfermedad moral, sino también a sustraer a los demás, y hasta a vivir relativamente feliz, cualquiera que sea la condición en que podamos encontrarnos”. Emile Coué.
En cuanto al inconsciente, es la parte más íntima del espíritu. Para penetrar su misterio, es preciso volver a su fuente. En su primera encarnación, el espíritu va a crear su primera memoria inconsciente, luego, de vida en vida, el espíritu acumulará por medio de la memoria, un número de imágenes, de sentimientos reprimidos, todos los eventos vividos, todos los hechos de sus existencias. Son numerosos los ejemplos donde se manifiesta el inconsciente, uno de ellos es el sonambulismo. El sonámbulo se levanta en la noche, se pasea, realiza ciertos actos y se vuelve a acostar sin tener ningún recuerdo al despertar.
En este ejemplo, el cuerpo obedece al inconsciente. Para ilustrar este papel determinante del pensamiento, he aquí un extracto de mensaje: “Buscáis vuestra salud y en esa salud buscáis vuestra tolerancia, vuestro equilibrio y vuestra quietud. Ya estas tres palabras solas pueden aliviaros de muchos males físicos. En realidad, mis amigos y hermanos del más allá, que con todas sus fuerzas buscan conmigo vuestro mejor ser, para vuestro mejor vivir, tienen una sola palabra que vuelve sin cesar: pensar, pensar, pensar. Hablo del verbo y no sólo de la naturaleza descrita en forma abstracta o relativa, y hablo de la función y del acto. Debéis pensar, y pensar bien. El hombre que piensa bien encontrará en su cuerpo todas las cualidades indispensables a su equilibrio y eso dentro de un vasto movimiento solidario, y eso dentro del compartir. Vuestras sociedades injustas, vuestras sociedades decadentes, vuestras sociedades de jerarquía y de dinero, fomentan la enfermedad pues, en verdad, el hombre trabaja mal, produce mal.
Vivir en el temor, es crear ya su enfermedad del mañana. Vivís en alerta, vivís con envidia y demasiado a menudo quizás hasta con celos. Vivís con odio, vivís en un mal reparto y os desequilibráis sin cesar. Vivís en estrés, vivís dentro de un movimiento que no se corresponde con vuestras verdaderas naturalezas, y por consiguiente, vivís en lo que sufre vuestro inconsciente. No sois vosotros solos, como individuos, los responsables de esta mala realidad, pero como espíritas, podéis volveros más conscientes. De buena gana buscamos para vosotros todo lo que pueda convenir y lo que pueda integrarse por nuestras palabras a vuestras conciencias de hoy. Pero, sin verdad, sin espíritu y sin conciencia de verdad de ese espíritu, nosotros no podemos nada, y vosotros no podéis nada. ¿Me atrevería yo a decir que vosotros sois los autores de vuestras enfermedades? Sí, en la medida en que la sociedad es responsable, en la medida en que vuestras asambleas colectivas son responsables de vuestros desequilibrios individuales, en la medida en que vivís mal. Vosotros fomentáis la enfermedad, mantenéis la enfermedad, sois los autores del desequilibrio con vuestra inferioridad terrestre.
No os juzgo, hago la comprobación de una realidad de desequilibrio entre el alma y el cuerpo. Es pues tiempo de que la medicina se convierta en medicina de la conciencia y del espíritu. La fototerapia es uno de los enfoques. La fototerapia es una cita con la naturaleza y aun cuando no esté contaminada. Pero el camino será diferente cuando hayáis encontrado vuestras verdaderas naturalezas y cuando la hipnosis haya triunfado sobre vuestros cuerpos. Permitidme terminar este mensaje salmodiando tres veces la palabra, pues cuenta: hipnosis, hipnosis, hipnosis, en lo que os invita al encuentro de vosotros mismos. Todo se vuelve posible para un país o para una sociedad que reconoce el valor de la filosofía espiritual”.

LE JOURNAL SPIRITE

**************************