domingo, 10 de diciembre de 2017

Filosofía del dolor: Causas y superación



Hoy presento los siguientes artículos:

- Espiritismo sin fronteras
-¿ Cómo funciona la Ley de Afinidad?
-Libre Albedrío2
- Filosofía del dolor: Causas y superación



                                             *******************************************





   Espiritismo Sin Fronteras





     Las voces del infinito vinieron a dar tea a nuestra oscuridad. Con sus voces de fuego, reavivaron la chispa de nuestra eternidad. Como un nuevo Pentecostés, libre de la censura eclesiástica, libre de su intento de dominio, como si sólo fuera cosa de santos o propio del genio maligno. Estas voces amigas, hermanas, queridas, son las de los seres que abandonaron esta vida antes de nosotros. Que nos aguardan.
     Ellos hablaron a los corazones, trajeron luz al siglo de la incertidumbre, de la incredulidad, el de la muerte de Dios, la muerte del dios que ya no servía, pues es el fin de la época de sumisión y vana servidumbre. La humanidad ha crecido y se rige por su propio razocinio. Tiene cultura, cosa que no tenía antes. Tiene posibilidad de verificar lo que les dicen, cosa que antes era imposible; el dogma acampaba por todas partes. 
     Estas voces queridas, libres ya para la comunicación continua, trajeron a la humanidad el clamor de la nueva esperanza. La que tanto había sido sepultada y que sólo unos pocos conocían. Fuera logias, fuera secretismos. ¡A plena luz del día!
     Las religiones que violaron su mensaje de amor fraternal, cerniendo muros insondables, se desquebrajaban ante las verdades que ellas en sí contienen. Recordadas por los seres de ultratumba.
     Nació el espiritualismo moderno, Espiritismo bautizado por Allan Kardec, el codificador de los mensajes que llegaban por doquier. Y las viejas pasiones reprimidas rompieron los yugos que las mantenían subyugadas. Europa se cernía en múltiples revoluciones y guerras. Pues todo era cambio en el siglo XIX, el siglo de su nacimiento.
     Se habló de la religión de los espíritus, craso error, nada nuevo traía el espiritismo, sino desbancar las falsedades añadidas a los credos ya existentes, debidos a la mano humana, interesada en mezclar los intereses políticos con las directrices de sus religiones.
     Los espíritus hablaron del fin de la esclavitud, del fin de la pena de muerte, de verdadera igualdad entre hombres y mujeres, de la necesidad de un mundo más justo a través de la educación universal, la cual había de asentarse más en la comprensión y estimulación emocional, que en la adquisición alocada de conocimientos impersonales.
     No habló de un credo superior a ninguno, ni de la necesidad de ser religión; filosofía espiritualista puso Kardec en el frontispicio del libro clave: Libro de los Espíritus; y dijo que era ciencia, pues los nuevos tiempos ya eran llegados.
     Cualquier persona, sea cual sea su credo o no credo, podía abrazar los postulados base del espiritismo. Pues su voz era clara y contundente, maciza; lejos de la melifluidad de otras doctrinas.
     Hoy día hay corrientes que se engañan y tratan de hacer religión al espiritismo. Cuando éste es de todos y todas, no sólo de un credo, sea el que fuera. Jesús es un modelo a seguir según la respuesta 625 del Libro de los Espíritus, pero ello no indica nada más al respecto. Para el espiritismo no es Dios, sino un enviado. Y se nos presenta su doctrina depurada de los intereses mundanos, como una base racional para guiar nuestra conducta. No como la única posible, sino que en ella, tal cual la explicaban los espíritus, se halla la esencia de todas las demás habidas. Pues se va a la pureza de la enseñanza: la pureza del mensaje de Jesús, la del profeta Mahoma, la de las máximas de Confucio, o de la sabiduría de Buda, etc. Sin ser ninguna tal cual las conocemos lo que el espiritismo nos revela.
    Siendo todas las religiones respetables, pero con la mira puesta en la existencia clara de un mundo extracorpóreo; que el espiritismo demostraba con fehacientes hechos y datos, dado su carácter científico: en los investigadores serios que no se arredraban ante las inconveniencias de un paradigma científico todavía precario, para poder abarcar toda la riqueza que nos proponían los efectos investigados.
     Dados estos hechos, la posibilidad de la comunicación con nuestros seres queridos, éstos se comunicaban según habían sido, pero con su concepción un tanto maravillada ante los nuevos hechos que vivenciaban en el otro plano. Ahí al comunicarse, seguían con sus antiguas creencias, pero con matices diferenciados. Algunos se sentían engañados, por su falso celo en actitudes premiadas por los humanos, pero no acordes con la “justicia divina”; justicia muchas veces de sentido común, que cualquiera lejano del fanatismo sabe aprehender cabalmente. Y muchos sentían liviandad, al ver que era todo mucho más hermoso de lo que pensaban. O sentían pesar si su actitud había sido mezquina para sus allegados.
     He aquí la grandeza de esta gran enseñanza espiritual. El Consolador Prometido, en palabras de Jesús. Pero no únicamente para los cristianos, sino para todos, sean cuales fuera su credo. Pues la hermandad más allá de la muerte, la libertad de elección del libre albedrío, la posibilidad de comprender, conocer y estudiar, hacen esta filosofía espiritualista, todo un compendio que aglutina el buen hacer de todo librepensador/a.
     Corazones listos para el amor, mentes dispuestas para la comprensión. Ser humano en evolución.
Blog “Claro de Luna” de Myriel en Zona Espírita

**********************************


¿ Cómo funciona la Ley de Afinidad ?

        La ley de Afinidad, llamada también ley de  Sintonía Vibratoria,  básicamente funciona haciendo que cada vibración mental o espiritual  atraiga otras vibraciones  que  les son semejantes o afines.  Cada sintonía vibratoria atrae  vibraciones de sintonía semejante. De este modo esta ley  nos agrupa en diferentes niveles evolutivos, con lo que  también  se  hace posible  la ley de Jerarquía Espiritual,  las cuales  confirman la ley de Evolución del espíritu. Así, vemos en lo cotidiano, como las personas tienden  naturalmente a agruparse según semejanza de pensamientos, gustos o tendencias; los que se encuentran en polos opuestos, o sea con pensamientos y sentimientos diferentes, naturalmente se repelen.
          Mediante  esta ley de Afinidad vibratoria, la energía psíquica  del Ser espiritual ,  ya sea en personas de este mundo , como en los  espíritus desencarnados   existentes en  otra dimensión, pero que nos rodean e intercalan con nosotros,  manifiestan una fuerza  de atracción hacia cualquier otro Ser, siempre  que sus vibraciones mentales o anímicas sean semejantes a las suyas, o sea que  exista una igualdad de frecuencia o de sintonía entre ambas, porque estas vibraciones o frecuencias actúan  a modo semejante de  las ondas electromagnéticas que emiten  las emisoras de radio con  respecto a  los receptores que las sintonizan buscando la misma frecuencia de onda. 
      El funcionamiento de la Ley de Afinidad se podría resumir en que por esta ley espiritual, lo semejante atrae su semejante. Por tanto, si no sintonizamos con esas energías mentales negativas, que pugnan por llegarnos y alterarnos, estaremos libres de su influencia. Es por ello que seguimos teniendo la libertad de escoger nuestro destino de cada día y de cada momento.
           A nivel humano vemos que así sucede también entre las personas, grupos y sociedades  que se relacionan entre sí cuando algo tienen común o en semejanza, que  les atrae o les une, y en caso contrario cuando esa afinidad no existe, sus propias diferencias les alejan y separan .
- Jose Luis Martín-

                                  ******************************
“Emplea diariamente el poder de tu pensamiento en propósitos benéficos;  debes ser  una fuerza a favor de la evolución”
                                                 - Krishnamurti-                  
                         ********************************************




                                                                       
                                      LIBRE ALBEDRÍO 2

“Así es como se han producido en vuestro mundo muchos de los hechos que denomináis trágicos, y que fueron protagonizados por figuras preponderantes de la humanidad.
Por su capacidad de acción, por los hechos que realizaron, esos seres humanos representaban la acción de un espíritu más evolucionado que el común de los hombres de su época.
Y la tarea que esos seres debían realizar en la tierra de acuerdo con su propia determinación en el espacio, era de naturaleza positiva; pero, por su voluntad humana, cambiaron su decisión espiritual; transmutando, en consecuencia, su fuerza positiva de acción, en fuerza negativa.
Lógicamente que, en tales casos, el perjuicio real, sólo va
 en detrimento de su espíritu, aun cuando esa decisión, ese cambio, haya perjudicado a algunos o a muchos seres humanos. Porque, esos seres humanos perjudicados, fueron en realidad, beneficiados espiritualmente; pues, sin duda alguna, necesitaban esa purificación dolorosa y la han obtenido.
Las leyes lo han permitido, y por tanto ha habido un beneficio para todos los que debieron sufrir el mal originado por una transmutación negativa efectuada por ese ser, que encarnó para una finalidad positiva.
Esto significa que, por muy poderosos que seáis en el mundo, el poder de vuestra voluntad es limitado, el poder de vuestro libre albedrío es limitado; pues, todo lo vuestro, como todo lo que existe, tiene la limitación que imponen las leyes divinas.
No supongáis que vuestra tarea espiritual está supeditada únicamente a vuestra voluntad.
La Ley, que es siempre amor, la deja, aparentemente, supeditada a vuestra voluntad, a fin de que podáis obtener el máximo beneficio espiritual.
Porque, si realizáis vuestra tarea sólo porque os ha sido impuesta, no obtendréis con ella ningún beneficio espiritual.
En cambio, si esa tarea que, aun cuando lo ignoréis como humanos, ha sido pedida por vosotros cuando estabais en el espacio y la realizáis con amor, obtendréis el máximo beneficio para vuestro espíritu”.
Uno de los aspectos maravillosos de esta Ley, es poder escoger y poder planificar, antes de encarnar, la clase de vida humana a realizar, el ambiente, familia, etc., cuando la ley del karma no lo impide. Y la misma Ley, rige para la vida espiritual.
Y en cuanto al lugar de nacimiento, otra parte del mensaje nos dice:
“Para vosotros los humanos el lugar del nacimiento, es decir, el punto de planeta donde se produce la encarnación del Espíritu, establece diferencias que llegan a conformar verdaderas barreras, muchas veces insalvables, debido vuestros conceptos erróneos y a vuestra falta de amor y de conocimiento verdadero.”
En el espacio no existe diferencia alguna entre los hombres que nacieron en oriente y los que nacieron en occidente o en cualquier otro lugar de la Tierra.
La encarnación de los espíritus en diferentes lugares de vuestro mundo y entre los diferentes grupos de la humanidad, responde a las leyes divinas.
Los seres encarnan en determinados lugares y grupos, de acuerdo con la tarea que deben realizar, tarea que a su vez responde a las propias necesidades del Espíritu, sea como pago de deudas contraídas con la Ley, sea como misión fraterna de ayuda espiritual hacia determinados seres o grupos.
Así, un ser que en determinada encarnación fuera enemigo acérrimo de determinado grupo humano, en una próxima encarnación habrá de nacer como integrante de ese mismo grupo, para aprender a amarlo.
La Ley del Amor, es ley esencial en todo el Universo.
Estéis encarnados o en el espacio, el amor será siempre la ley que regirá vuestra vida, y ante la cual deberéis responder por todos vuestros actos, sentimientos y pensamientos.
Tened seguridad de que no podréis jamás odiar ni despreciar impunemente a un ser o a un grupo de seres, ya sea por conceptos religiosos, por conceptos políticos o sociales, o por propia aversión hacia los seres que constituyen determinados grupos de vuestra humanidad.
Quien como humano desprecie a un determinado grupo racial, religioso, social o de cualquier índole; deberá, indefectiblemente, encarnar en ese grupo antes o después, hasta eliminar completamente ese odio o desprecio, y transmutarlo en amor verdadero.
No supongáis que vuestra tarea espiritual está supeditada a vuestra voluntad humana. La Ley que es Amor, os deja libres, a fin de que podáis así obtener el máximo beneficio espiritual.
Porque, si la tarea que habéis pedido cuando estabais en el espacio, aun cuando la ignoráis como humanos, la realizáis con amor, obtendréis para vuestro espíritu el máximo de beneficio’’.
Por todo lo expuesto, puede apreciarse fácilmente que, las leyes espirituales que rigen la vida, son perfectas.
Pues, aun cuando alguien haga mal a otro, en el sentido humano, sin saberlo le está haciendo un bien, en el sentido espiritual transcendente. Y el mal, se lo hace a sí mismo, ya que recibirá el mismo mal que haya hecho o deseado hacer.
Y conociendo nosotros que el Camino del Amor, que es a la vez el camino de las superaciones y renunciamientos a todo lo que impide el progreso del espíritu, es el camino verdadero a recorrer, para una más rápida evolución; determinémonos a avanzar por ese camino, para alcanzar la felicidad plena, que  deseamos.
    Sebastián de Arauco
*****************************************

FILOSOFÍA DEL DOLOR: CAUSAS Y SUPERACIÓN

        El simbolismo bíblico del pecado original, tomado al pie de la letra por algunas organizaciones religiosas y divulgado como «castigo de Dios», por el cual condena a la humanidad al dolor, no se adapta ya a la mentalidad del hombre moderno; porque es un concepto humano, no un concepto verdadero. 
       Si admitimos que ALGO organizó esos cuerpos celestes que navegan en el espacio a velocidades supersónicas, tenemos que admitir la grandiosidad de la inteligencia y poder de ese ALGO; llamémosle Dios o como queráis. Y una buena lógica nos lleva a considerar que no ha creado esos mundos con el objeto de poblarlos de criaturas para condenarlas al sufrimiento. Luego, otras deben ser las causas. 
       Necesario es conocer y considerar, que aún pertenecemos a un mundo de fuerzas primitivas, como es el planeta Tierra, cuyas energías primarias están todavía en continua ebullición. La Naturaleza no ha completado aún todos sus experimentos, ni ha consolidado todas las formas biológicas; pues, la figura humana misma deberá alcanzar una configuración más perfecta en el futuro, a medida que su psiquismo evolucione. Hoy mismo, podemos apreciar ya las diferencias morfológicas existentes en el conglomerado humano. 
       En la escala sideral de los mundos, nuestro planeta está considerado como un mundo de aprendizaje espiritual primario, pero ya en los comienzos de su transformación. 
       Al igual que otros de su misma categoría, nuestro mundo es una verdadera escuela de aprendizaje para espíritus nuevos, en la segunda fase de la etapa humana; donde, al lado de otros ya más evolucionados, van dejando lentamente la bestialidad de su fase anterior, puliendo su alma por el dolor y el sufrimiento en la lucha, a la vez que desarrollando sus facultades latentes. Y para que los espíritus más viejos y ya más evolucionados intelectual y volitivamente, pero no moralmente, se reajusten de sus propios equívocos incurridos en pasadas vidas humanas. 
       El dolor, no es un castigo de Dios, Suprema Sabiduría y Amor infinito, sino consecuencia de los propios errores, tanto individuales como colectivos; porque, la Ley de Consecuencias o de causa y efecto, fuerza poderosa emanada de la Suprema Justicia Cósmica, se cumple inexorablemente. EL SER HUMANO JAMAS SUFRIRÁ, SI EN JUSTICIA NO LE CORRESPONDIERE. NADIE RECIBIRÁ UN MINUTO DE DOLOR, SI NO LO TIENE MERECIDO. 
       Dios no castiga. Los dolores humanos son consecuencia de los errores humanos, cometidos en una o en otra de las vidas sucesivas que el Espíritu inmortal vive, hasta alcanzar LA PERFECCIÓN: purificación, sabiduría, fortaleza y amor; que le da derecho a la felicidad plena, el Reino Eterno de dicha y amor, que el Padre Universal tiene preparado para todas sus criaturas. 
       Los males, los dolores las llamadas desgracias ocurridas a los humanos, no son castigos de Dios, como muchos erróneamente suponen, son efectos de causas; son tan sólo consecuencias de sus trasgresiones a las leyes que rigen la Vida, leyes divinas, si no en la vida presente, en una o más vidas anteriores. 
       Por ello, el sufrimiento eterno es inadmisible, y porque no existe ni puede existir; ya que, siendo Dios el Bien Supremo, AMOR INFINITO, es ilógico pensar que puede ser cruel condenando eternamente al sufrimiento. Todos, absolutamente todos, habremos de volver a El, cuando hayamos alcanzado, la perfección, pero conservando la individualidad. 
       El sufrimiento es sólo temporal, hasta tanto el alma que sufre haya comprendido la causa y aceptados los efectos, como medio reparador del mal causado. Una vez reparados los efectos causados por las malas acciones, el alma sigue su camino de eterna ascensión con mayores facilidades y luces, debido a las experiencias adquiridas. 
       Nuestra humanidad, con su acendrado egoísmo, ha venido violando continuamente la Ley Divina del Amor, impregnando el alma con un magnetismo mórbido, consecuencia de las pasiones generadas por el egoísmo y el orgullo, contrariando la voz de la Conciencia (que es la manifestación del Espíritu). O sea, la voz de Dios de que hablan las religiones. 
Cuando seamos menos egoístas, desaparecerán la mayoría de los males que afectan a la humanidad. Y cuando los «felices afortunados» de la vida, amen a los infelices tanto como a sí mismos se aman, se acabarán las enfermedades, y sólo por agotamiento de las fuerzas vitales en la vejez, la muerte alcanzará a los humanos. 
       La salud y la enfermedad son el resultado de la armonía o desarmonía del individuo para con las leyes naturales y espirituales. Las bajas pasiones y la violación a las leyes naturales y morales, van acumulando y formando un «patrimonio» morbo-psíquico, una carga tóxica que altera el equilibrio de la armonía espiritual, co-parte de la armonía cósmica. Y como el Espíritu, chispa divina purísima, no resiste por mucho tiempo esa toxicidad, ese magnetismo deletéreo en su alma (su cuerpo astral), trata de expulsarlo mediante el drenaje en la carne, ante una circunstancia favorable. Dicho de otro modo. Esos cuadros de color, de enfermedades denominadas malignas y aun otras no malignas, son simplemente drenajes del alma enferma, actuando como detersorio; son señales visibles del descenso a la carne del psiquismo enfermizo que llegó a su fase final, al tiempo marcado por la Ley, para su depuración. 

Sebastián de Arauco.
                                            *******************************


miércoles, 6 de diciembre de 2017

Una pequeña historia



Hoy tenemos las siguientes lecturas:

- Punto de Dios en el cerebro
- Una pequeña historia
- Reuniones mediúmnicas serias en el Centro espírita
- El aborto y sus consecuencias



                                   *********************************************


PUNTO DE DIOS



Un frente avanzado de las ciencias, hoy, es constituido por el estudio del cerebro y de sus múltiples inteligencias. Se alcanzaron resultados relevantes, también para la religión y la espiritualidad. Se enfatiza tres tipos de inteligencia. La primera es la inteligencia intelectual. El famoso QI (Coeficiente de Inteligencia) , al cual se dio tanta importancia en todo el siglo XX. Es la inteligencia  analítica por la cual elaboramos conceptos y hacemos ciencia. Con ella organizamos el mundo y solucionamos problemas objetivos.
La segunda es la inteligencia emocional, popularizada especialmente por el psicólogo  y neurocientífico emocional (QE= Consciente   Emocional). Empíricamente mostró lo que era convicción de toda una tradición de pensadores, desde Platón, pasando por San Agustín y culminando en Freud: la estructura de base del ser humano no es razón (lagos) sino emoción (patéticos). Somos, primeramente, seres de pasión, empatía y compasión, y enseguida, de razón. Cuando combinamos QI con QE conseguimos movilizarnos  a nosotros y a otros.
La tercera es la inteligencia espiritual. La prueba empírica de su existencia deriva de las investigaciones muy recientes, en los últimos 10 años, hechas por neurólogos, neuropsicólogos, neurolinguistas y técnicos en magneto encefalografí a (que estudian los campos magnéticos y eléctricos del cerebro). Según esos científicos, existen en nosotros,  científicamente verificable, otro tipo de inteligencia, por la cual no solo captamos actos, ideas y emociones, más percibimos los contextos mayores de nuestra vida, totalidades significativas, y nos hace sentir incluidos en el Todo. Ella nos vuelve  sensibles a valores, a cuestiones ligadas a Dios y a la trascendencia. Es llamada la inteligencia espiritual (QEs = Consciente espiritual), porque es propio de la espiritualidad captar totalidades y orientarse por visiones transcendentales. 
Su base empírica reside en la biología de las neuronas. Se verificó científicamente que la experiencia unificadora se origina de oscilaciones neuronales a 40 herz, especialmente localizada en los lóbulos temporales. Se desencadena, entonces, una experiencia de exaltación y de intensa alegría  como si estuviésemos ante una Presencia viva.
O inversamente, siempre que se abordan temas religiosos, Dios  o valores que conciernen al sentido profundo de las cosas, no superficialmente sino en un envolvimiento sincero, se produce igual excitación de 40 herz.
Por esa razón, neurobiólogos como Persinger, Ramachandran y la física cuántica Danah Zohar bautizaron esa región  de los lóbulos temporales como el “punto de Dios”.
Si es así, podemos decir en términos de proceso evolutivo: el universo evolucionó, en billones de años, hasta producir en el cerebro el instrumento que capacita al ser humano de percibir la Presencia de Dios, que siempre estaba allí sin embargo no percibido conscientemente. La existencia de ese “punto de Dios” representa  una ventaja evolutiva de nuestra especie homo. La espiritualidad pertenece al humano y no es monopolio de las religiones. Antes, las religiones son una de las expresiones de ese “punto de Dios”.
 Leonardo Boff
 (Enviado por Juan Martín)-Traducción del Grupo Espirita el Amor en Acción-España


                               ******************************************************


                                 UNA PEQUEÑA HISTORIA







Es lo que cuenta una niña sobre sus amigos imaginarios.

La historia dice: "Me hace la señal de la cruz"
Esta dice así:
“Mi hija solía contarme acerca de un hombre que entraba en su habitación cada noche a persignarla (hacerle la señal de la cruz), y yo pensaba que eran solo sueños.
Luego, cuando mi suegra me envió algunas fotos, mi hija se dirigió inmediatamente a la foto del padre de mi esposo, quien había muerto hace 16 años, y dijo:
‘Él es el hombre que entra a mi habitación cada noche. Mi esposo me dijo que su padre siempre lo persignaba todas las noches cuando él era un niño”.
- Iquique, desde Chile -

( Historia  aportada por Susana Gomez )-


                  **********************

REUNIONES MEDIÚMNICAS SERIAS EN  
               EL CENTRO ESPÍRITA

                                  

       Todos los centros espíritas serios, que trabajan a través del servicio al prójimo, desde los dos planos de la vida, encarnados y desencarnados, procurando auxiliar a sus componentes y a la comunidad en que sirven, comprenden la impor¬tancia cada vez mayor del intercambio espiritual entre las criaturas, y saben que no deben dispensar el recurso precioso que las reuniones mediúmnicas pueden ofrecer. 

     Para que una reunión mediúmnica seria pueda tener lugar debe guiarse a la luz del Espiritismo. Es necesario comprender que una reunión mediúmnica no es una actividad con características meramente transcendentales, sino más bien un trabajo que se fundamenta en la acción de la caridad, teniendo en cuenta a los Espíritus a los cuales va dirigido.

      La reunión mediúmnica deberá estar formada por un grupo de personas responsables y conscientes de lo que van a realizar, y que recibieron previamente una preparación para corresponder a los imperativos a los que todos son convocados para ejercer en el santificado lugar en que se programa su ejecución. Sus componentes deben ser personas que entiendan la sublimidad de la tarea y que acepten trabajar con renuncia de sí mismas, en la gran obra de liberación de las almas. Comprenden los objetivos superiores que desean alcanzar, así como la necesidad de la práctica de la caridad bajo cualquier aspecto posible, pues solamente así atraerán a las Entidades respetables que se ocupan del bien de la Humanidad. 

     Los círculos mediúmnicos serios, que atraen a los Espíritus nobles y que encaminan hacia los servicios a aquellos desencarnados que les son confiados, no pueden ser el resultado de improvisaciones, sino de una programación superior. Los miembros que los constituyen estarán siempre atentos a los compromisos asumidos, de forma que puedan cooperar con los Mentores en cualquier momento que sea necesario, incluso fuera del día y horario establecidos. 

     Puntualidad de todos en la frecuencia, corrección de conducta en el ambiente, dulzura en la expresión durante los trabajos y alegría por encontrarse al servicio de Jesús, son los requisitos indispensables para los resultados felices de una reunión mediúmnica seria a la luz del Espiritismo. La reunión mediúmnica es el resultado del auxilio mutuo entre desencarnados y reencarnados, que se comprometen a atender los compromisos específicos que deban ser ejecutados. 

     Compete a los Espíritus orientadores la organización del programa, la defensa del recinto, la selección de aquellos que deberán comunicarse, providenciando mecanismos de socorro para antes y después de los tratamientos espirituales. 

     Desde las vísperas del trabajo, los benefactores espirituales establecen los primeros contactos psíquicos de las entidades espirituales que se comunicarán a través de los médiums, desarrollando afinidades vibratorias compatibles con el grado de necesidad que precisen. Los benefactores espirituales cuidan de vigilar a los comunicantes, guardando a los componentes de la reunión de agresiones y de disturbios que fluyan de la agitación de los enfermos mentales y morales, así como de las distonías emocionales de los perversos que también son conducidos al tratamiento espiritual. Se encargan de orientar el criterio de las comunicaciones, estableciendo prudentemente su orden, para evitar el tumulto durante el ministerio de la atención, así como impidiendo que el tiempo sea desperdiciado por la inconsecuencia del sufriente desencarnado. Nunca improvisan, ya que todos los detalles del trabajo son debidamente examinados antes; y cuando algo ocurre que no estaba previsto, existen alternativas providenciales que impiden los desequilibrios en el grupo. 

     Simultáneamente, cabe a los miembros reencarnados las responsabilidades y acciones bien definidas, para que el conjunto se mueva en armonía y las comunicaciones fluyan con facilidad y equilibrio. Todo el conjunto es el resultado de interdependencia, tanto de uno como del otro segmento, formando un todo armónico.

      Por este motivo, resulta imprescindible para los médiums la serenidad interior, a fin de poder captar los contenidos de las comunicaciones y las emociones de los invitados espirituales al tratamiento que necesitan. La mente equilibrada, las emociones bajo control, el silencio íntimo, facultan el perfecto registro de los mensajes de que son portadores, contribuyendo eficazmente a la catarsis de las aflicciones de sus agentes. 

     La práctica de la caridad, el estudio continuo de la Doctrina y la serenidad moral son de gran valía a los médiums, porque atraen a los Espíritus nobles que anhelan crear una nueva mentalidad entre las criaturas terrestres, superando las perturbaciones ahora vigentes en el planeta. 

     No nos olvidemos que todos somos instrumentos de las fuerzas con las cuales estamos en sintonía. Todos somos médiums, dentro del campo mental que nos es proprio, asociándonos a las energías edificantes si nuestro pensamiento fluye en la dirección de la vida superior, o asociándonos a las fuerzas perturbadoras y deprimentes, si todavía nos esclavizamos a las de la vida primitivista o torturada. Cada criatura, con los sentimientos que caracterizan su vida íntima, emite rayos específicos y vive en la onda espiritual con que se identifica. 

     Según afirma el espíritu Alberio, en el libro En los Domínios de la Mediunidad (André Luiz y Francisco Xavier): «Encontrándose la mente en la base de todas las manifestaciones mediúmnicas, cualesquiera que sean las características en que se expresen, es imprescindible enriquecer el pensamiento, incorporando los tesoros morales y culturales, los únicos que nos posibilitan fijar la luz que mana hacia nosotros, desde las esferas más altas, a través de los genios de la sabiduría y del amor que supervisan nuestras experiencias. Elevemos nuestro caudal de conocimientos a través del estudio bien conducido y perfeccionemos la calidad de nuestra emoción mediante el ejercicio constante de las virtudes superiores, si nos proponemos recoger el mensaje de las grandes almas.

      La mediumnidad no basta por si sola. Es imprescindible saber qué tipo de onda mental asimilamos para conocer la calidad de nuestro trabajo y evaluar nuestra dirección.» 

    Otra función primordial durante la reunión mediúmnica cabe a los psicoterapeutas de los desencarnados. Éstos deben mantener el equilibrio personal, a fin de que sus palabras no sean vanas, y que estén fundamentadas en el ejemplo de rectitud y de trabajo a que se dedican. Deberán mantener un diálogo en clima coloquial y sereno, expresándose con ternura y compasión, sin verbalismo inútil o la presunción salvadora, como si fuesen portadores de una elevación irreprochable. 

     Los sentimientos de amor y de misericordia igualmente deben ser acompañados con los compromisos de disciplina, evitando diálogos demorados e insensatos, hechos de debates inconsecuentes, teniendo como objetivo que la oportunidad es de socorro y no de exhibicionismo intelectual. 

     El objetivo de la psicoterapia a través de la palabra y de las emanaciones mentales y emocionales de bondad no es el de convencer al comunicante, sino de despertarlo del estado en que se encuentra, predisponiéndolo para la renovación y el equilibrio que en él se inicia despertando hacia la vida espiritual.

      Los psicoterapeutas deben conducirse con disciplina moral en el día a día de su existencia, a fin de que la amistad, el respeto y el apoyo de los Benefactores los auxilien en la conquista de sí mismos. 
     En una reunión mediúmnica seria no hay lugar para disimulaciones, resentimientos, antipatías, censuras, porque todos los elementos que la constituyen tienen carácter vibratorio, dando lugar a sintonías compatibles con la carga emocional de cada onda mental emitida.

      Al equipo de apoyo se reservan las responsabilidades de la concentración, de la oración, de la simpatía a los comunicantes, acompañando los diálogos con interés y vibrando en favor del enfermo espiritual, a fin de que pueda asimilar los contenidos saludables que le son ofrecidos. 

     Ninguna institución de Espiritismo puede, con rigor, desinteresarse de este trabajo imprescindible para la higiene, armonía, amparo o restauración de la mente humana, trazando el esclarecimiento justo, sea a los desencarnados sufrientes, sea a los encarnados desprovistos de la educación íntima, que contenga la actuación deprimente aunque a veces involuntaria. 

     Cada centro espírita debe y necesita poseer un equipo de servidores de la reunión mediúmnica. Y cuando no esté destinado a socorrer a las víctimas de la desorientación espiritual que rondan sus puertas, lo será para la defensa y conservación de sí mismo. 

-Jussara Korngold-

                                                   *********************************



                      
    EL ABORTO Y SUS CONSECUENCIAS


ABORTO NO – CONCEPTO DEL ABORTO

Cada vez que un óvulo maduro es fecundado por un espermatozoide, el flujo natural del huevo que se formó seguirá produciéndose hasta el parto, posibilitando con eso la reencarnación de un Espíritu que fue designado para habitar en aquel cuerpo, al que se liga por el periespíritu, después de una cuidadosa preparación en el plano espiritual.
En efecto, el Espiritismo aclara que la unión del alma con el cuerpo comienza en el momento exacto de la concepción, cuando un lazo fluídico que no es mas que una prolongación o expansión de su periespíritiu, que liga al Espíritu con el huevo, que lo atrae de una manera irresistible y al que se va acercando cada vez más durante la gestación. En la medida en que el embrión se desarrolla, el lazo vital se va acortando, porque las moléculas del periespíritu se van uniendo a las células del feto, como la raíz de una planta va penetrando en la tierra. Cuando el cuerpo llega a su pleno desarrollo, la unión del Espíritu también está completa, la criatura nace y el grito que suelta anuncia su vuelta al mundo de los encarnados.
De ese modo, cada vez que ese admirable proceso de la creación de un nuevo ser humano, a través de la unión de un Espíritu a un óvulo fecundado, es interrumpido, de manera provocada o espontánea, estamos ante un aborto. Si ha sido provocado, el aborto es criminal, aunque el embrión no fuese expulsado, principalmente cuando la gravidez está en su comienzo, pues se disuelve y es reabsorbido, o se calcifica dentro del cuerpo de la gestante.
En suma, el aborto es siempre la muerte del huevo, del embrión o del feto, con o sin la expulsión del cuerpo de la progenitora, pero tiene que ocurrir a partir del momento de la concepción hasta el inicio del parto. Fuera de ahí, será infanticidio y  homicidio.

CONSECUENCIAS FÍSICAS DEL ABORTO
El impacto del aborto en el cuerpo de la gestante y en el huevo, embrión o feto, va a depender mucho del medio o del método elegido, de la pericia de quien va a realizar la maniobra abortiva y del periodode gestación. Todo eso puede hacer del aborto una aventura mas o menos peligrosa, incluyendo el riesgo de vida y de esterilidad para la gestante, sin contar la muerte o deformación de la criatura.
De hecho, los medios abortivos físicos, que son de una gran eficacia letal, alcanzan directamente a los organismo de la madre y de la criatura en formación, en cuanto que los métodos abortivos psíquicos, se dirigen más al psiquismo de la mujer grávida, solo indirectamente lesionan sus cuerpos. Por otro lado, médicos y enfermeros, por su formación profesional y por el instrumental quirúrgico utilizado, son más competentes en la consumación del aborto, que las gestantes y parteras, que normalmente utilizan métodos rústicos y aparatos improvisados, dejando graves secuelas. Finalmente si el aborto fuese realizado hasta el tercer mes, causa riesgos menores que en gestaciones más adelantadas.
Ante esto, las consecuencias físicas del aborto son inmediatas y mediatas. Las inmediatas causan graves hemorragias, perforaciones e infecciones de vagina, de útero, de trompas y de ovarios de la gestante, que podrá quedar estéril o hasta morir.  Las consecuencias mediatas son posibles lesiones intestinales y estomacales, además de hacer necesarias futuras cirugías reparadoras de la región gástrica y del delicado aparato genital femenino.

CONSECUENCIAS PSÍQUICAS DEL ABORTO
 Entre las causas de las anomalías psíquicas, el remordimiento asume especial relevancia, porque al contrario del arrepentimiento, que es el primer paso para la rehabilitación ante un error cometido, aquel provoca el complejo de culpa, llevando a la persona que eventualmente se haya equivocado, a crisis nerviosas, llegando incluso a la locura.
Esto es lo que acontece en gran número con las mujeres que se someten a una práctica abortiva. En la medida en que el tiempo va pasando, ellas van imaginando la edad que tendría el hijo que no dejaron nacer, proyectando en otras criaturas aquella que podría ser la suya y que víctima del aborto cometido. Y así es como primeramente surge la depresión, seguida de psicosis graves, de cualquier modo exigiendo tratamiento con remedios controlados, sesiones de psicoterapia y hasta internamiento en un hospital psiquiátrico, todo a causa de un acto irreflexivo.
Es por esto por lo que mostramos la diferencia entre remordimiento y arrepentimiento, pues en cuanto a este último, es positivo y lleva a la persona que se implicó en abortos, a buscar la reparación del mal a través de una adopción o trabajando en casas que cuidan de criaturas carentes, haciendo una especie de acurdo con el tribunal de la propia conciencia, el remordimiento es patológico e induce al autor de la conducta abortiva al peligroso monoideísmo, que es una puerta abierta a las anomalías psicológicas y psíquicas referidas.
Mientras tanto, conviene no confundir esas consecuencias psíquicas del aborto, con sus secuelas espirituales ( como la obsesión por ejemplo), aunque reconozcamos que, en la práctica, esa identificación sea muy difícil.
- Dra. Marlene Nobre -

                                                         ********************************




martes, 5 de diciembre de 2017

Las calamidades que padecemos



Artículos para hoy:

- Las calamidades que padecemos
- Algunas aclaraciones a cuestiones puntuales
- Influencia de los muertos a los vivos
- Juventud, divino tesoro

 
                                                   *****************************
                 

                                                                       
   LAS CALAMIDADES QUE PADECEMOS


     Hombres, ¿por qué os quejáis de las calamidades que vosotros mismos 
habéis amontonado sobre vuestras cabezas? Habéis desconocido la santa y divina moral 
de Cristo; no os maravilléis, pues, que la copa de la iniquidad se haya desbordado por 
todas partes. 
     El malestar se hace general, y ¿quién tiene la culpa sino vosotros mismos, que sin 
cesar procuráis destruiros unos a otros? No podéis ser felices sin mutua benevolencia. 
¿Y puede existir la benevolencia con el orgullo? El orgullo: he aquí el origen de todos 
los males; trabajad para destruirlo, si no queréis ver cómo se perpetúan sus funestas 
consecuencias. Un sólo medio se os ofrece para estó, pero es infalible; es el tomar por 
regla invariable de vuestra conducta la ley de Cristo, ley que habéis rechazado o falseado 
en su interpretación. 
     ¿Por qué tenéis en tan gran estima lo que brilla y encanta a la vista, más bien que 
lo que toca al corazon? ¿Por qué el vicio de la opulencia es el objeto de vuestras 
adulaciones, cuando sólo tenéis una mirada de desdén por el verdadero mérito en la 
oscuridad? 
     Cuando un rico pervertido, perdido de cuerpo y alma, se presenta en alguna parte, se le 
abren todas las puertas, todas las consideraciones son para él, mientras que se desdeña 
conceder un saludo de protección al hombre de bien que vive de su trabajo. Cuando la 
consideración que se concede a las personas se estima por el peso del oro que poseen o 
por el nombre que llevan, ¿qué interés puede tenerse en corregirse de sus defectos? 
De otro modo sucedería si el vicio dorado fuese castigado por la opinión como 
lo es el vicio andrajoso: pero el orgullo es indulgente para todo lo que le adula. Siglo de 
codicia y de dinero, decís; sin duda que lo es, pero, ¿por qué habéis dejado que las 
necesidades materiales tomasen imperio sobre el buen sentido y la razón? ¿Por qué 
quiere cada cual sobreponerse a su hermano? Por eso la sociedad sufre hoy las 
consecuencias de todo esto. 
     No olvídéis que tal estado de cosas es siempre una señal de decadencia moral. 
Cuando el orgullo llega a los últimos límites, es indicio de una caída próxima porque 
Dios hiere siempre a los soberbios. Si algunas veces les deja suibir, es para darles lugar a 
reflexionar y enmendarse bajo los golpes que de tiempo en tiempo se dirigen a su 
orgullo para avisarles; pero en vez de humillarse, se rebelan, y entonces, cuando está 
llena la medida, les abate en seguida y su caída es tanto más terrible cuanto más alto han 
subido. ¡Pobre raza humana, cuyo egoísmo ha corrompido todos los senderos!, reanímate,  sin embargo; Dios, en su misericordia infinita, envía un poderoso remedio a tus males, un socorro inesperado a tu necesidad. Abre los ojos a la luz; he aquí que las almas de los que no existen vienen a recordarte tus verdaderos deberes; ellas te dirán, con la autoridad de la experiencia, cuán poca cosa son las vanidades y las grandezas de vuestra pasajera existencia con respecto a la eternidad; te dirán que el más grande será el que fue más humilde entre los pequeños de la tierra; que el que ha amado más a sus hermanos es también el que será más amado en el cielo; que los poderosos de la tierra si abusaron de su autoridad, serán obligados a obedecer a sus servidores; que la caridad y la humildad, en fin, esas dos hermanas que se dan la mano, son los titulos más eficaces para obtener gracia ante el Eterno. (Adolfo, obispo de Argel. Marmande, 1862).

- El Evangelio según el Espiritismo -

                         ****************




        ALGUNAS ACLARACIONES A                           CUESTIONES PUNTUALES

¿ QUÉ ES UN VIAJE ASTRAL ? 
* Es una separación temporal del cuerpo. 

- ¿Qué es lo que se separa exactamente? 

* Se separa el espíritu del cuerpo físico que, sólo es un revestimiento que se utiliza para poder actuar en el mundo físico. Sin embargo, esta separación es solo temporal y siempre existe un nexo entre los dos que nunca se rompe y que permite la vuelta al cuerpo físico sin que haya ningún tipo de problema de salud. Es el llamado cordón de plata. 

- ¿Qué es el cordón de plata? 
* Es el nexo de unión entre el cuerpo astral y físico, como un cordón umbilical que permite aportar al cuerpo físico la energía vital que necesita para continuar con vida en ausencia del cuerpo astral. Los clarividentes suelen describir este "cordón" como una especie de hilo muy elástico de tono plateado, extensible hasta el punto de que por mucho que se separe el cuerpo astral del cuerpo físico, el cordón siempre da de sí lo necesario, es decir, se alarga hasta grandes distancias cuando el espíritu se separa y viaja lejos del cuerpo físico. 

- ¿Y dónde va el espíritu cuando se separa del cuerpo? 
* Donde su pensamiento le lleva, al mundo astral, y ese es un viaje natural que responde a una dinámica necesaria en el desarrollo humano. Esas visitas nocturnas procuran a la persona energías y experiencias que le ayudan más tarde en su vida física, puesto que allí es asistido por entidades espirituales más avanzadas que le aconsejan y guían. 
V.G



                            ******************



INFLUENCIAS DE LOS MUERTOS A LOS                                      VIVOS

     Los muertos influencian a los vivos, les guían y les inspiran. Los espíritus se atraen en relación con sus afinidades. Los que se han despojado de la vestimenta de la carne acompañan a los que están aún revestidos con ella. Les estimulan a entrar por el camino del bien, aunque, con frecuencia, también les impulsan a entrar por la senda del mal. 

     Los espíritus superiores no se manifiestan sino en el caso en que la presencia puede ser útil y facilitar nuestro mejoramiento. Huyen de las reuniones ruidosas y sólo se dirigen a los hombres animados de intenciones puras. Nuestras regiones  oscuras les convienen poco. En cuanto pueden hacerlo, se retiran a los ambientes menos cargados de fluidos groseros; pero no cesan, a pesar de la distancia, de velar por sus protegidos. 

   
 Los espíritus inferiores, incapaces de aspiraciones elevadas, se complacen en nuestra atmósfera. Se mezclan en nuestra vida, y únicamente preocupados por lo que cautivaba su pensamiento durante la existencia corporal, participan de los trabajos o de los placeres de los hombres a los cuales se sienten unidos por analogías de carácter o de costumbres. A veces, incluso, dominan y subyugan a las personas débiles que no saben resistir a su influencia. En algunos casos, su imperio llega a ser tal, que pueden impulsar a sus víctimas al crimen y a la locura. Estos casos de obsesión y de posesión son más comunes de lo que se cree. A ellos hay que pedirles la explicación de numerosos hechos relatados por la historia. 
     De entregarse sin reserva a la experimentación espiritista, puede correrse peligro. El hombre de corazón recto y de razón esclarecida y segura puede recoger en semejante experimentación consuelos inefables y preciosas enseñanzas; pero el que sólo buscase en esos hechos un interés material o un entretenimiento frívolo sería objeto fatalmente de innumerables mistificaciones y se convertiría en el juguete de los espíritus pérfidos que, alabándole sus inclinaciones y seduciéndole con brillante promesas, se captarían su confianza para abrumarle después con burlas y decepciones. 

     Una gran prudencia, pues, es necesaria para entrar en comunicación con el mundo invisible. El bien y el mal, la verdad y el error están allí mezclados, y para distinguir a uno de otro es preciso pasar todas las revelaciones y todas las enseñanzas por la criba de un juicio severo. Sólo debemos aventuramos paso a paso por este terreno. Para evitar las malas influencias, para alejar a la horda de los espíritus ligeros o malhechores, basta ser dueño de sí, no abdicar nunca el derecho de comprobación y de examen, buscar, por encima de todo, los medios de perfeccionarse en el conocimiento de las leyes superiores y en la práctica de las virtudes. Aquel cuya vida es recta y busca la verdad con un corazón sincero no tiene que temer ningún perjuicio. 

     Los espíritus de luz leen en él, ven sus intenciones y les acompañan. Los espíritus 
trapaceros y mentirosos se alejan del justo como una tropa de asaltantes ante una 
ciudadela bien defendida. 

LEON DENIS 

                                              ******************************




JUVENTUD DIVINO TESORO


Todos sabemos que la juventud no es un tiempo de la vida y si que es un estado del espíritu. Ruben Darío nos dice que la juventud es un “divino tesoro” tan efímero que cuando lo tenemos no lo apreciamos y cuando lo apreciamos ya no lo tenemos.
La juventud se encuentra desde los 15 años hasta aproximadamente los 24 y se caracteriza por la energía, el vigor y la frescura, en esos años se construye la identidad de la persona pues se define a nivel efectivo, sexual, social, intelectual y físico. Es la etapa en donde se van conformando los valores personales que formarán el carácter.
La juventud es realmente una etapa trascendental en el ser humano, y todos los padres deben concienciarse de que la familia es el fundamento de la sociedad, es la primer escuela del niño, por lo que los padres y las madres deben comprender su responsabilidad. Deben preparar al niño desde antes de su nacimiento para el mundo que les tocará vivir.
Nunca deberíamos olvidar que nuestros hijos son un legado de Dios y que es nuestra responsabilidad educarlos y guiarlos para que formen parte de la familia celestial. La belleza de vivir hay que descubrirla pronto, o no se descubre nunca. Sólo el que ha poblado de ideales su juventud y ha sabido servirlos con fe entusiasta puede esperar una madurez serena y sonriente, bondadosa con los que no pueden, tolerante con los que no saben.
Los padres deben procurar dar a sus hijos lecciones de, obediencia, dominio propio, respeto, etc....
Han de enseñar principios de, salud, orden, limpieza, responsabilidad y pureza.
Inculcar en ellos virtudes como: ser útiles y laboriosos, diligencia, perseverancia, abnegación, generosidad, revisión, economía y ahorro.
Ayudarles a desarrollar cualidades de: sencillez, cortesía, reserva, alegría, agradecimiento, veracidad, honradez e integridad, confianza propia, honor.
Son reglas de urbanidad, que en los últimos tiempos, se están olvidando, y que los padres si queremos una sociedad sana y educada han de procurar inculcar estos principios en sus hijos. No olvidemos que el carácter del joven, y no la juventud lo que perduran al otro lado de la vida.
Sepa como motivar a sus hijos adolescentes a sacar el máximo provecho de su juventud, la mayoría de los padres ven la adolescencia con miedo. Creen que es una etapa que hay que temer, sufrir y esperar a que pase. «Pero están equivocados —afirma Fernando Alberca, experto en Educación—. Deben verla con una actitud positiva porque es una etapa de la vida que ofrece grandes oportunidades y donde los padres tienen un papel importantísimo para sacar lo mejor de sus hijos.
La juventud se caracteriza por el entusiasmo y las ganas de experimentar, y el joven debe sentirse querido, cosa que muchos padres no les presta a esto atención, durante la niñez, se desbordaron en cariño y atenciones, pero al saberles crecidos, poco a poco van distanciándose de este amor de niño, “sabemos que muchos adultos, son niños grandes” es por esa razón que cada padre o madre debe estudiar los sentimientos de su hijo, para con el, y no dejar de alimentarlos. Muchos padres cuando hablan de los jóvenes como una generación desorientada, que lo único que piensan, es en divertirse, en el botellón... que ni estudian ni trabajan. Esto sabemos que en algunos jóvenes es cierto, pero no todos son iguales, y si procuramos formar un equipo de jóvenes, (cada uno en su hogar, con sus hijos) educados, constituiremos una sana sociedad, que podrá contribuir a ser modelo, del bien vivir y del bien estar.
La apatía o el pesimismo no son inherentes a la juventud, los jóvenes son entusiastas y novedosos, y les gusta experimentar, si vemos a un joven descontento es producto de la situación, educación y valores que ha recibido en la familia.
Hay muchos jóvenes que muestran verdadero entusiasmo en hacer las cosas bien y seguir el ejemplo de las personas de bien que viven de muy distinta manera, un joven podrido, sucio, al ver al joven, educado, honesto servicial siempre llama su atención.
Mucho podríamos hablar para conseguir el bienestar del joven, para hacerles verdaderos hombre de bien, y para ello los progenitores hemos de reconocer las habilidades y aptitudes de nuestros hijos, y sobre todo, confiar en ellos, aunque no se lo merezca, porque puede ser, que a partir de mañana el cambie.
Hemos de estimularles y preguntar su opinión para que sientan que su versión nos importa, esto es valorar su inteligencia, es la moneda que le aporta el éxito social y los padres deben de dársela, y es la que le va a permitir sentirse motivado.
Ellos imitan todo lo que ven encasa, si procuramos que en nuestro hogar, no haya inquietudes, ellos no preferirán, estar fuera de ella, si encuentran en los padres y en su hogar, la paz y el consejo, y no la imposición y la reprimenda, por cosas que pueden llegar a hacer y que aun no hicieron, ellos se refugiaran siempre “en el nido domestico”, lugar donde se sentirán seguros, protegidos y atendidos en todos los aspectos, si no es así, ellos se irán fuera de casa, porque se sentirán aburridos y cada día estarán menos tiempo en el hogar.

Mercedes Cruz Reyes

                                                ************************************