jueves, 31 de diciembre de 2009

Feliz año nuevo

Para niños Espiritismo

Autora: Célia Xavier Camargo







¡Adiós Año Viejo, Feliz Año nuevo! ...





¡Hola, mi amiguito!






¡Como pasó el año 2009 rápido!





¡Ahora un año nuevecito que se estrena está comenzando! Que el 2010 Pueda ser tan bueno como fue el 2009 para todos nosotros.





Es hora de mirar para atrás y pasar revista al año que Terminó para verificar cómo nos comportamos.





Tú, mi amiguito, ¿ya pensaste en eso?





Sócrates, un grande sabio que Vivió en Grecia hace mucho tiempo atrás, enseñó que cada uno necesita aprender a conocerse para Transformarse en una buena persona.





¿Pero cómo hacer eso? ¡Es fácil! ...





¿Tú sabes lo que es conciencia? Es el sentimiento que tiene la persona de lo que pasa en Sí Misma. Es como un juicio íntimo, por el Cual la persona Aprueba las buenas acciones y condena las malas. ¿Entendiste?





Entonces, cada uno de nosotros Debe, al final del día, consultar su conciencia, bien Allá en el fondo del pensamiento y del corazón, analizarse y, preguntando:





-- ¿Qué hice de bueno o malo de este día? ¿Será que alguien Tuvo motivos para quejarse de mí? ¿Traté BIEN A todas las personas? ¿Peleé con mis hermanos? ¿Obedecí a los padres mal? En la escuela, ¿traté a la profesora ya todos los compañeros con respeto y amistad?





Actuando así, y pidiendo la ayuda de Dios y de su ángel de la guardia, cada uno va percibiendo lo que es preciso modificar en sí, y, al día siguiente, va a buscar actuar de forma diferente, corrigiendo sus errores.







Cuando un año termina, se Debe actuar de la misma manera, buscando Analizar y ver lo que necesita ser modificado, para que el Año Nuevo PODAMOS ser mejores personas.



También es Importante planear Lo Que Va a Hacerse Durante todo este año. ¿Sabes por que? ¡Quién no sabe para dónde va no Llega a ningun lugar!





¡Entonces, manos a la obra! ¡Piensa!





¿Cómo me gustaría que fuera este año? ¿Qué me gustaría hacer, aprender, conocer?





Recordar Todo lo que planeaste para el año pasado y que no conseguiste realizar.





¡Este es el momento de obrar!





Tú estás de vacaciones que bien y mereces un descanso. Sin embargo, muchas cosas útiles Pueden ser hechas en las vacaciones. Por ejemplo:



-- Arreglar armario tú, limpiando los cajones para Recibir el material escolar nuevecito Que Va A Llegar exigiendo espacio.







-- Separar los libros escolares que ya usaste, dándola a alguien que Vaya a necesitar de ellos.




-- Separar ropas, calzados y juguetes que no más te sirven. Acuérdate: Todo lo que no sirve para ti, Puede ser útil para otras personas.



-- Dividir con otros niños más necesitados un poco de los dulces que te regalaron.




-- Leer un libro interesante.




-- ¡Y, Naturalmente, mucho jugar, divertirse y pasear!




¡Esas y muchas otras cosas tú puedes hacer y te vas a sentir muy bien!




Que Jesús te Ampare ya tu familia, dando a todos un nuevo año de mucha alegría, paz y amor.





¡FELIZ AÑO NUEVO! ...

miércoles, 30 de diciembre de 2009

La Caridad


Vicente Ferrer

¿ Qué es la Caridad?

La Caridad es el amor humano puesto en acción, con lo que siendo el Amor Divino la Esencia misma de Dios, es así como el Padre lo transforma en Su Amor Divino.
A veces, aunque parezca una postura egoísta, la verdadera caridad debe comenzar necesariamente por uno mismo, porque si no somos capaces de amarnos y cuidarnos a nosotros mismos, ¿cómo lo vamos a poder hacer con los demás?. Esto supone un ejercicio de autoestima y de reconocimiento de nuestras cualidades, sin caer en envanecimientos de ninguna clase, así como el atender debidamente nuestras necesidades físicas y psíquicas. Para amar a nuestro prójimo sin caer en exageraciones ,siempre falsas, y sin quedarnos por debajo de nuestras posibilidades reales de Amar, antes es necesario tener el modelo y la medida del Amor a nosotros mismos.
La caridad no consiste en dar limosna de lo que nos sobra, pues eso no tiene mérito moral alguno. Mas bien supone una voluntad de entregar lo que sea necesario a otras personas, aunque también nos falte a nosotros.
Cuando alcanza su mayor esplendor espiritual, es cuando la practicamos dándonos a los demás, con plena entrega y con sentimientos de benevolencia e indulgencia ante las imperfecciones que nos puedan molestar de otros, así como la predisposición de perdonar sinceramente.
El acto de servir y de ayudar a nuestros semejantes y el aprovechar la oportunidad de hacer el bien siempre que podamos , deben ser considerados como un privilegio y una valiosa oportunidad de expresar y consolidar nuestro Amor.
Hay personas que para realizar esto deberán hacer un acto de voluntad consciente o un esfuerzo incluso, para conseguirlo, y esto es algo muy meritorio para dar un importante paso en su evolución espiritual. Sin embargo también hay personas que hacen esto de modo natural e instintivo, sin esfuerzo alguno, porque ellos así lo sienten : Son las que ya han dado anteriormente este importante paso evolutivo antes citado
. Allan Kardec entre sus muchos escritos anotó: " Así entiendo yo la caridad cristiana:  Como la religión que nos prescribe devolver bien por mal y, con más razón aun, responder al bien con el bien.  No comprendo, por tanto, que se pueda aconsejar el contestar mal con el mal."  
En resumen: La Caridad supone seguir la máxima evangélica de hacer con los demás cómo quisiéramos que se hiciese con nosotros, por eso, considerando que nosotros hemos podido ser en alguna vida anterior, un ladrón o criminal peor que los que en esta vida actual nos podamos encontrar, es de caridad el ayudarlos en su recuperación espiritual y humana, no cayendo en la tentación de juzgarlos o condenarlos, porque esto solo corresponde a Dios. Es obligación moral y Caridad, ayudarlo a mejorar , haciéndole el bien posible tal como nos gustaría para nosotros, pues la moneda del bien a cambio del mal, es capaz de ablandar los corazones mas endurecidos y conducirlos al bien, lo cual supone el fruto de la verdadera caridad.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Kardec desde 1.804


Allan Kardec desde 1804


Es la reencarnación el concepto que explica lo que aparentemente son las injusticias de la vida. Esas diferencias materiales como las del rico y el pobre, el poderoso y el debil, pero tambien las diferencias fisicas, aquellos de salud robusta frente aquellos enfermizos; y aquellos de privilegiada inteligencia y habilidad mental, frente a los limitados del entendimiento. Todos reunidos en un mismo ambiente, compartiendo un mismo planeta. Como puede Dios tolerar esas diferencias, tan injusto para aquel que sufre. Por eso, la Reencarnación llega como explicación logica a un sistema diseñado para el progreso, no es aquella vida temporal la que realmente importa, es esa vida del Espiritu eterno a la que debemos dar mayor consideración.


La vida material, pasajera y llena de dificultades, que son a su vez oportunidades para nuestro progreso y aprendizaje, es importante en la medida que la hagamos importante, que la hagamos productiva. Y en ese campo, son muchos quienes han pasado por nuestro mundo dejando su huella que el tiempo se ha encargado de hacer prevalecer dentro del mundo de los hombres. Mensajes de lo Alto nos han llegado a traves de la voz, de la escritura, del pensamiento, de grandes hombres y mujeres, que dedicados en su misión lograron aportar su esfuerzo en beneficio de todos aquellos quienes luchan dia a dia por ser mejores.

El concepto de las vidas sucesivas amplía nuestra vision con respecto a la vida y la muerte, el consuelo llega hasta aquellos que pierden seres queridos con la esperanza del reencuentro, el nacimiento, se convierte en un acontecimiento glorioso, donde brindamos la bienvenida a aquellos espiritus que se prestan para la lucha.

Y asi fue como un 3 de Octubre de 1804, se incorporó al mundo de los encarnados Hipolito Leon Denizard Rivail, quien mas tarde se despediria en marzo de 1869 como Allan Kardec.

El proceso intimo de reforma nos invita a la transformació n, ser mejores cada dia, abandonar este mundo como otras personas, totalmente reeducadas, con nuestros sentimientos y emociones equilibrados, esa es la finalidad de nuestra vida, desencarnar como personas diferentes. En el caso de Hipolito Rivail, el cambio fué mas profundo que un simple cambio de nombre. Prof. Rivail, hombre de estudio, de enseñanza, de ciencia, de justicia social, ese hombre dio paso a la gran herramienta inquebrantable de la espiritualidad amiga, aquel llamado Grupo de Verdad.


El natalicio de Allan Kardec, constituye un momento historico que nos invita a la reflexión y al acercamiento a aquellos ideales que admiramos de ciertos hombres. Para el Espirita el nacimiento de Kardec debe traducirse en la posibilidad de lograr aquello que admiramos de los grandes.

El nacimiento de Jesus de Nazareth, dentro de la religion cristiana forma parte de aquello que celebramos y por lo que agradecemos a Dios, habernos brindado ese gran Maestro, que convivio entre nosotros y con su ejemplo nos enseño que es posible vivir en nuestro mundo respetando la voluntad del Padre.

Kardec, tambien vivio entre nosotros, enfrentó dificultades, sufrio ataques y la burla publica, sin embargo, continuo alli, firme en aquello que consideraba correcto. Nos mostró que es posible vivir como espirita, inclusive dentro de un mundo de adversidades.

Doscientos tres años han pasado, por ley natural, el tiempo de regresar llegó, tal vez cuando aun era posible para el continuar al frente de lo que llego a convertirse una nueva ciencia de observación y una maravillosa filosofia de vida de consecuencias morales.

El Espiritismo, codificado por Allan Kardec, continua creciendo, cada dia son mas aquellos que encuentran refugio en el Libro de los Espiritus, aquellos que consiguen respuestas en El Libro de los Mediums, y quienes se acercan a las palabras de Jesus, el Cristo, con la luz de la razon que les brinda el Evangelio segun el Espiritismo. Hombres de Ciencia analizan la Genesis y tan solo encuentran conceptos que la ciencia ya hoy comprueba. Tambien aquellos deseosos de comprender la Justicia Divina continuan leyendo y releyendo el libro Cielo e Infierno.

Kardec, el hombre, dejó muchas incognitas por su caracter privado respecto a su vida personal, pero Kardec, el Espiritu, no escatimó esfuerzos por presentarnos en forma comprensible y pedagogica todo lo que le fue informado por los Espiritus Bienhechores.
Su obra se ha mantenido como la base solida del edificio, como el mismo lo describio, y sobre estas bases la humanidad continuará construyendo, un futuro mejor, donde todos comprenderemos la profundidad de la maxima: "Fuera de la caridad no hay salvación".


Luis Salazar

jueves, 24 de diciembre de 2009

Jesus de Nazaret



Hace dos mil años surgió un Hombre, entre los millones de habitantes terrestres... Y ese Hombre vino a tornarse el centro de la historia de la Humanidad. Mucho mas que eso: El forjó un hito en la historia de la humanidad, de tal modo que hasta el tiempo histórico lo tiene en cuenta como referencia.....

Fue como una luminosa oscuridad- Ese hombre...que no adulaba a ningún poderoso y no despreciaba a ningún miserable. Transparente como el cristal era su carácter , pero sin embargo fue el mayor misterio habido a lo largo de todos los siglos.(1)

Ningún poeta consiguió aumentar aun más su grandeza – Ningún filósofo llegó a penetrar en sus profundidades.... Ese hombre no repudiaba "madalenas" ni apedreaba adúlteras- sin embargo lanzaba a los penitentes palabras del perdón y de la vida.

No hizo nada de aquello que a otros hombres parecía garantizar la inmortalidad entre los mortales- Lo que en Él había de superioridad, era Él mismo.

Trataba a los inocentes con la sonrisa en los labios- y a los dolientes con lágrimas en los ojos. Tenía apóstoles y apóstatas... Recorría los caminos que ese hombre convertía en la más bella de las primaveras, pero al final de sus pasos le aguardaba la más negra de las muertes.(2)


Sobre sus prédicas, Mahatma Gandhi decía que fueron las más bellas que se conocieran sobre la faz de la Tierra y que bastaría que 1/3 de aquellos que dicen seguirlo, pusiesen en práctica su doctrina para cambiar socialmente este mundo. Para el Iluminado de la India, el Sermón de la Montaña es la más bella página de la humanidad y por sí solo podría preservar los patrimonios espirituales humanos, aunque se perdiesen los libros sagrados de todas las religiones.


Aunque Él fuese un mito, alguien tendría que haber concebido Sus ideas superiores que llegan hasta nosotros. Él era un hombre de singular virtud, al que sus compañeros llamaban Hijo de Dios.


Públio Lentulos decía que Él curaba los enfermos y levantaba los muertos; que era bello de figura y atraía las miradas. Su rostro inspiraba amor y temor al mismo tiempo. Sus cabellos eran largos y lisos hasta las orejas y a partir de ahí caían hacia abajo en bucles rizados. Los llevaba divididos por una raya en medio y le llegaban a los hombros, según la costumbre de la gente de Nazaret. En la cara mostraba como con un leve rubor. Su nariz bien contorneada, y una barba un poco más oscura que los cabellos, quedaba dividida en el mentón en dos puntas. " Su mirar revelaba sabiduría y candidez al mismo tiempo. Tenía los ojos azules con reflejos de varios colores. Este hombre amable al conversar, sin embargo se tornaba terrible cuando hacía cualquier reprensión. Mas, aun así se percibía en Él un sentimiento de seguridad y serenidad. Nadie nunca lo vio reír. Muchos sin embargo, lo vieron llorar. Era de estatura normal, cuerpo derecho, manos y brazos tan bellos que era un placer contemplarlos. Su voz era grave. Hablaba poco. Era modesto. Era todo lo bello que un hombre podía serlo. Le llamaban Jesús".(3)


Él, viviendo en aquella época, construyó valores universales únicos, que, por su profundidad y extensión, modificaron los aspectos culturales, sociales, políticos y económicos de la humanidad. Él es el camino, la verdad y la vida en su multiplicidad, diversidad, alternancia. Es el ejemplo claro de comportamiento moral que refleja la identidad del ser con el Universo y con Dios.(4)

Para la mayoría de los teólogos, es objeto de estudio, en el Viejo y en el Nuevo Testamento, imprimiendo un nuevo rumbo a las interpretaciones de la fe. Para los filósofos, Él es el centro de polémicas e interpretaciones infinitas. Para nosotros los espíritas, Jesús fue, es y será siempre, la síntesis de la Ciencia, de la Filosofía y de la Religión. "Todo ha pasado en la Tierra en estos dos mil años, pero Su palabra continúa brillando como un Sol sin ocaso, guiando las ovejas descarriadas, los corderos perdidos del Rebaño de Israel, apartados del aprisco, para restituirlos al Buen Pastor".(5)

La figura de fulgor resplandeciente del Hijo de Dios continúa siempre, en todos los tiempos, como Guía Espiritual de la Humanidad terrena, amándola e instruyéndola con paciencia infinita.

Proclamando las bienaventuranzas a la multitud en aquel monte, no la indujo a la violencia para asaltar el sustento de los otros. Él mismo, multiplicó el pan que reconforta y alimenta. No invitó al pueblo a hacer reivindicaciones. Aconsejó respeto a los patrimonios de la dirección política, una sabia fórmula con la que recomendaba que “ sea dado al Cesar lo que es del Cesar". Demostrando las preocupaciones que tenía para la renovación de todo el mundo, no se contentó con sentarse en un trono de directivo, como el que los generales y los legisladores acostumbraban a ocupar, dictando sus determinaciones.... Descendió Él mismo hasta su pueblo y se entendió personalmente con los viejos y con los enfermos, con las mujeres y con los niños.

Se entretenía en dilatadas conversaciones con las criaturas extraviadas y reconocidamente infelices. Usó de la bondad fraternal para con Magdalena, la obsesada, y empleó la gentileza y el buen trato con Zaqueo, el rico.

Reconociendo que la tiranía y el dolor deberían permanecer aún por largo tiempo en la Tierra, en la condición de males necesarios para rectificar las inteligencias, el Benefactor Celeste, fue por encima de todo, el orientador para la transformación moral individual, el único movimiento de liberación del espíritu, con bases en el esfuerzo propio y en la renuncia del propio "yo". Para eso, luchó, amó, sirvió y sufrió hasta la cruz, confirmando con el propio sacrificio, su Doctrina de Revolución Interior, cuando dice: " aquel que quiera hacerse mayor en el Reino de los Cielos, sea en el mundo el servidor de todos."(6)


El Espiritismo viene a colocar el Evangelio de Cristo en el lenguaje de la razón, con explicaciones racionales, filosóficas y científicas, pero, entiéndase bien, sin abandonar ni dejar de lado el aspecto emocional que ha colocado en su expresión más elevada, tal como pretendió Jesús, o sea, el sentimiento sublimado, demostrando así que el sentimiento y la razón pueden y deben caminar por la misma vía, pues constituyen los dos pilares de la libertad definitiva del ser humano.

Sabemos que la experiencia humana no es una estación de placer, por eso, continuemos trabajando en el ministerio de Cristo, recordando que debemos servir a los otros, con humildad, sin violencias ni presunciones. El fue tenido por imprudente y rebelde, transgresor de la ley y enemigo del pueblo, siendo escogido por esa misma multitud para recibir con la cruz, la gloriosa corona de espinas, pero bajo el influjo de su buen ánimo, Él venció al mundo, porque su sacrificio no debe ser valorado solo por la dolorosa expresión del Calvario. El Gólgota representó el coronamiento de la obra del Señor, pero el sacrificio con su ejemplo, se verificó todos los días de su paso por el planeta.

Numerosos discípulos del Evangelio consideran que el sacrificio del Gólgota no habría sido completo sin el máximo dolor físico para el Divino Maestro. Entre tanto el dolor físico es un fenómeno como el de los fuegos de artificio, de cara a los legítimos valores espirituales. Hombres del mundo, que murieron por una idea, muchas veces no llegaron a experimentar dolor físico, sintiendo sobre todo la amargura de la incomprensión de su ideal. Imaginad pues, a Cristo, que se sacrificó por la Humanidad entera, y llegareis a contemplarlo en la inmensidad de su dolor espiritual, augusto e indefinible para nuestra apreciación simple y limitada(7).

En realidad, cualquier palabra, expresión poética, artística, filosófica y cualquier labor en Su memoria, significarán el debido homenaje cara a lo que Él representa para cada uno de nosotros.

Jorge Hessen (desde Espiritismo estudios, traducido por Jose Luis Martín)

FUENTES:
1- Rohden, Humberto. De alma para alma, SP: Editora: Martin Claret, 20ª ed, 2001
2- Idem
3- Descripción hecha por el pró-consul Públios Lentulos
4- Disponible en acessado en 06/01/06
5- SCHUTEL, Cairbar. Parábolas e enseñanzas de Jesús, SP: ed. O Clarim- Matão, 1993, p. s/n
6- Xavier, Francisco Cândido. Roteiro, Dictado por el Espíritu Emmanuel, RJ: Ed FEB - 10a ed.

Un cuento de Navidad




Un aldeano ruso, muy devoto, había pedido en sus oraciones, durante algunos años, que Jesús lo viniese a visitar, que fuese sólo una vez, en su humilde choza.

Una noche, soñó que el Señor, al día siguiente, se le aparecería; y tan cierto estuvo de que así sucedería que, apenas despertó, se levantó inmediatamente, entregándose al trabajo de poner en orden la choza, para que en ella pudiese ser recibido el huésped celeste tan deseado. A pesar de una violenta tempestad de granizo y nieve, que duró todo el día, no por eso el pobre aldeano abandonó los preparativos domésticos, cuidando también de la sopa de col, que era su plato predilecto, y mirando, de vez en cuando, para la carretera, siempre a la espera de la feliz ocasión, no obstante la tempestad continuaba implacable...

Transcurrido poco tiempo, el aldeano vio que caminaba por la carretera, en lucha con el temporal de nieve que lo cegaba, un pobre vendedor ambulante que llevaba en las espaldas un fardo bastante pesado. ¡Compadecido, salió de la casa y fue al encuentro del vendedor... lo llevó para la choza, le puso la ropa para secar al fuego de la chimenea y compartió con él la sopa de coles, y sólo lo dejó que se fuera después de ver que él ya tenía fuerzas para continuar la jornada!

Mirando, de nuevo, a través de la vidriera, divisó una pobre mujer toda embarazosa, en busca del camino, en la carretera cubierta de nieve. ¡Fue a buscarla, y también la abrigó en la choza, la mandó a calentarse al lumbre benéfico del hogar, le dio de comer, la envolvió en su propia capa, y no la dejó partir mientras no readquirió fuerzas bastantes para la caminada!

La noche empezaba a caer. ¡Entretanto, nada había que pudiese anunciar la venida de Jesús!

Ya casi sin esperanzas, el pobre aldeano abrió la puerta, más una vez, y extendiendo los ojos por la carretera, distinguió a un niño y se certificó que él se encontraba perdido en el camino, de tan ciego que estaba por el granizo y por la nieve...

Salió más una vez, tomó al niño casi helado, lo llevó para la cabaña, le dio de comer, y no demoró mucho para que verlo adormecido al calor de la chimenea... ¡Sensiblemente impresionado, el aldeano se sentó y adormeció también al fuego del hogar, pero... de repente, una luz radiosa, que no provenía de la lumbre de la chimenea, iluminó todo! ¡Y delante del pobre aldeano, surgió risueño el Señor, envuelto en una túnica blanca!

-Ah! Señor! Lo esperé todo el día y Usted no apareció, se lamentó el aldeano...

y Jesús le respondió:

"¡Ya por tres veces, hoy, visité tu choza:

el pobre vendedor ambulante, que socorriste,
calentaste y le distes de comer, era Yo.

¡La pobre mujer, a quien le diste la capa, era Yo!


Y ese niño, a quien salvaste de la tempestad, también era Yo..."


"¡El Bien que a cada uno de ellos hiciste,
a mi mismo lo hiciste!"

León Tolstói

domingo, 20 de diciembre de 2009

Sobre la envidia



La Envidia

San Luís nos había prometido, en una de las sesiones de la Sociedad, una disertación sobre la envidia. M. D., que empezaba la mediumnidad, y que todavía dudaba algo, no de la doctrina, porque es uno de los más fervientes adeptos que la comprende en su esencia, es decir, bajo el punto de vista moral; pero si de la facultad que en él se revelaba; evocó a San Luís en su nombre particular y le dirigió la siguiente pregunta:


- ¿Tendríais a bien disipar mis dudas y misa inquietudes, sobre mi potencia medianímica, escribiendo por mi intermedio la disertación que habíais prometido a la Sociedad para el 1º de junio?


- Sí, lo haré para tranquilizarte.


Entonces le fue dictado el siguiente fragmento. Haremos notar que M. D. se dirigía a San Luís con un corazón puro y sincero, sin segunda intención, condición indispensable para toda buena comunicación. No hacía con esto una prueba, pues sólo dudaba de sí mismo y Dios le permitió que quedara satisfecho para proporcionarle los medios de hacerse útil. M. D. es uno de los médiums más completos, no sólo por su gran facilidad de ejecución, si no que también por su aptitud para servir de intérprete de todos los Espíritus; aún a aquellos de orden más elevado que se expresan fácilmente y de buen grado por su intermedio. Lo que sobre todo debe buscarse en un médium son las buenas cualidades, que siempre puede adquirir con la paciencia, la voluntad y el ejercicio. M. D. no ha necesitado mucha paciencia, pues había en él la voluntad y el fervor, unidas a una aptitud natural. Han bastado algunos días para llevar su facultad al más alto grado.


He aquí la comunicación que se le ha dado sobre la envidia.

“¿Veis aquel hombre? Su espíritu inquieto y su desgracia a llegado a su colmo; envidia el oro, el lujo y la dicha aparente o ficticia de sus semejantes; despedazado su corazón y secretamente consumida su alma por esta incesante lucha del orgullo y de la vanidad no satisfecha, lleva consigo en todos los instantes de su miserable existencia, una serpiente que en su corazón abriga, la que sin cesar le sugiere los más fatales pensamientos:

“¿Tendré yo ese deleite, esa felicidad? Sin embargo esto me es debido como aquello; soy hombre como ellos; ¿Por qué sería uno de los desheredados?” Lucha contra su impotencia siendo presa del horroroso suplicio de la envidia.


“Dichoso aún si estas fatales ideas no le conducen por la pendiente del abismo. Una vez entrado en este camino, se pregunta si no debe obtener por la violencia lo que creé le es debido, de lo contrario irá a exponer a la vista de todos, el horroroso mal que le devora. Si este desgraciado hubiera echado sólo una mirada más debajo de su posición, hubiera visto el número de los que sufren sin quejarse, bendiciendo al mismo tiempo al Creador, porque la desgracia es un beneficio que Dios envía para hacer adelantar a la infeliz criatura hacia su eterno trono.


Concretad vuestra dicha y vuestro verdadero tesoro a las obras de caridad y sumisión, únicas que deben franquear la entrada en el seno de Dios: estas buenas obras harán vuestro gozo y vuestra felicidad eterna; la envidia es una de las más ruines y más tristes miserias de vuestro globo; la caridad y su constante emisión de la fe, harán desaparecer todos estos males que se irán uno tras otro, a medida que los hombres de buena voluntad, que vendrán después que vosotros, se multipliquen.”
San LUIS
Paris, Junio de 1858

Comunicación publicada en España en la REVISTA ESPÍRITA DE ESTUDIOS PSICOLÓGICOS en su número de febrero de 1870

viernes, 18 de diciembre de 2009

Si tuvieras amor

Emmanuel

SI TUVIERAS AMOR

“Si tuvieses amor, caminarás por el mundo como alguien que transformó su corazón en llama divina para disipar las tinieblas…

Encontrarás en las calumniadoras almas sin vigilancia que la ponzoña del mal entenebreció, y perdonarás toda ofensa con la que te martiricen las horas…


Sorprenderás en los maldicientes a criaturas desprevenidas que el veneno de la crueldad enloqueció, y disculparás toda injuria con la que te depriman las esperanzas…


Reconocerás la ignorancia en toda manifestación contraria a la justicia y descubrirás la miseria como fruto de esas mismas ignorancias en todas partes donde el sufrimiento plasma la cárcel de la delincuencia, el desierto de la desesperación, el infierno de la revuelta o el pantano de la pereza…


Si tuvieres amor sabrás así, cultivar el bien a cada instante, para vencer el mal cada hora…


Y percibirás, entonces, como el Cristo fustigado en la Cruz, que tus más recalcitrantes perseguidores, son los niños de corto entendimiento y de sensibilidad enfermiza, que es preciso comprender y ayudar, perdonar y servir siempre, para que la gloria del amor puro, aún en los suplicios mismos de la muerte, nos yerga el espíritu imperecedero a la bendición de la vida eterna.”

(Primer mensaje recibido por el médium Francisco Cándido Xavier, en Uberaba, Minas Gerais, Brasil, la noche del 5 de enero de 1959.)

jueves, 17 de diciembre de 2009

ABORTO ,EUTANASIA Y PROGRESO

Antes de abordar el presente tema, tengo que aclarar antes de nada que lo que aquí digo, lo hago exclusivamente bajo mi cuenta y riesgo, y a título personal, en uso de mi libre albedrío, y sin pretender estar en posesión de la verdad absoluta, aunque desde luego, sí que para mi es una verdad, al menos tal como yo la veo y la siento.

También he de señalar que soy totalmente apolítico, aunque cuando llegan las elecciones políticasy democráticas, siempre trato de votar al que quizás me parezca menos malo o perjudicial para los intereses generales de la sociedad. Y por último, también digo claramente que si me he de definir de algún modo en cuanto a ideología o religión, podría definirme como librepensador, por lo cual soy un estudioso y adepto de la doctrina espírita de Allan Kardec, y no estoy adscrito o encuadrado en ningún partido político, ni en ninguna iglesia , o en alguna religión de las existentes.

Creo que estamos contemplando actualmente en España como cada vez más, la gente, o el pueblo, andamos más divididos por cuestiones , muchas veces realmente serias tal como es el tema del aborto, de si se debe legislar o autorizar lo más ampliamente posible, etc. De este asunto se ha hecho una cuestión política en donde parece que por parte del gobierno actual y de los partidos de la llamada izquierda progresista, el defender esta cuestión, es defender un derecho de la mujer y por lo tanto es defender un progreso o conquista social. Mientras, por el contrario, parece como si la defensa de la vida y el estar en contra del aborto libre, fuera una cuestión propia y exclusiva de la derecha con sus ideas anacrónicas ancladas en el pasado bajo la influencia de la Iglesia Católica que se empeña en defender para la sociedad una cuestión que entra dentro del terreno de la creencia particular o de la moral religiosa, por lo que en un estado que es oficialmente “aconfesional”, hay establecida una libertad de creencias ,de cultos y de conciencias, pero se afirma que la ley que trata de regular el aborto debe ir por otros derroteros sociales de bienestar y progreso, fuera de cualquier concepto ético.

Habría que analizar aquí algunas cuestiones que para mucha gente parece ser que permanecen algo confusas.

En primer lugar, vamos a la cuestión de lo que en sí es un aborto provocado. Sin duda todos sabemos que se trata de la interrupción voluntaria de un embarazo, el cual comprende un periodo de tiempo de nueve meses, desde la concepción hasta el parto.

Muchos de los que me leen, al llegar a este punto, podrán decir: “ pero la ley establece que el aborto libre se puede practicar solamente dentro de las catorce semanas primeras ”.

La cuestión fundamental, es la siguiente: Lo que se aborta se le llama feto, pero este feto en realidad, ¿Es un tumor, una excrecencia orgánica, o en sí mismo se trata de un ser?; y si es un ser, ¿ es un ser humano, o es de otra especie?. Según los señores del Comité de Bioética designado por el gobierno antes de sancionar esta ley para darle una base de seriedad científica neutral, el feto es un ser humano,( no les queda más remedio que reconocerlo), y sin embargo se dictamina por la mayoría de sus miembros que se le puede abortar libremente hasta la semana catorce; pero....¿ no era un ser humano?.... entonces...¿ Se trata de legalizar su asesinato a toda costa, sin mas motivo ni razón que el hecho de tener un desarrollo corporal y orgánico de pocas semanas de gestación?. No nos queda sino pensar que estos señores del comité de bioética, hombres de ciencia, son unos incoherentes entre lo que reconocen y lo que dictaminan, o acaso, ¿esto del comité de bioética , habrá sido simplemente un “paripé” del gobierno para defender su empeño de imponer su tesis abortista distrayendo con este tema, como si de una cortina de humo se tratase, la atención social de otros problemas más graves y urgentes que padecemos, tal como la crisis económica, la violencia, el terrorismo, la droga, la delincuencia o el paro?.

¿Alguien me puede decir en que se diferencia un feto de catorce semanas ( que es el límite de plazo de gestación que autoriza la citada ley de plazos para que pueda ser “eliminado”), con respecto a otro de quince semanas, por poner un ejemplo?.
¿ Alguien me puede decir cómo se controla el exacto cumplimiento de la referida ley como para no permitir un aborto libre a partir de un determinado día establecido por la ley, pero que un día antes aún se puede llevar a cabo libremente?. ¿ Quien o qué delimita esa barrera entre lo que puede ser un crimen legal y lo que el día anterior aun se podía matar libremente?.

Los que defienden esta ley ( que no deja de ser una ley reguladora de un crimen legal en donde se mata a un ser solo por el hecho de existir), lo hacen persuadidos de que esto es un avance social importante y progresista que defiende el derecho de la mujer a decidir.

Pero... si tratan de defender el derecho de la mujer a decidir libremente si deja vivir o si condena a muerte a un ser humano que al fin y al cabo, desde que existe ya es su hijo,si se ha reconocido que lo que lo que se aborta o mata es un ser humano...¿ quien defiende entonces el derecho a nacer de estos seres que aun no han asomado su presencia física a este ingrato mundo y que por sí mismos no se pueden defender del atentado criminal que se hace contra sus vidas?.

Esta ley defiende el aborto libre durante todo el periodo de gestación en los casos en los que el feto no es perfectamente normal y sano. A este respecto nos puede venir el recuerdo de Adolf Hitler que también quería que solamente existiera en el mundo la razaaria, la de los alemanes y nórdicos, raza superior y perfecta, según él; los demás no tenían derecho a la existencia y así trató de conquistar con su ejercito Europa, llenando de paso los campos de exterminio con las víctimas que por imperfectas al no ser ários, estorbaban a la raza perfecta que él soñó( judios, hispanos, gitanos, etc. ¿ Estamos ante algo parecido aunque a otra escala?; tal vez se podría pensar que sí, pues la eutanasia que también elimina a los seres humanos enfermos o irrecuperables, también es defendida en ley dando satisfacción a los grupos sociales que creen que con la muerte cesa la vida, la conciencia y la posibilidad de sufrir en los enfermos terminales, a cuyo sufrimiento no comprender su razón de ser. Por tanto no será de extrañar que los supuestos de aplicación de esta otra ley reguladora de la muerte, también puedan intentar ampliarlos en el futuro, otorgando al ser humano la potestad de disponer de la vida y de la muerte a su conveniencia. Defiende la tesis de los que la promulgan, de que defienden el derecho a una muerte digna, en la que cada cual puede disponer libremente de su vida, como si su vida , cuerpo y salud, la hubiesen creado ellos a voluntad. Esa clase de muerte es mas bien una huída del dolor o del sufrimiento de un estado terminal de la vida, y no es lo más digno tratar de escapar así de los tragos amargos de la vida, sino el afrontarlos con valentía hasta el final, sabiendo que no obedecen a la casualidad y que por encima de todas las circunstancias hay un Ser Superior, inmanente en todo cuanto existe, que es perfectamente justo y bueno, por tanto el sufrimiento no nos viene de Él, sino de nuestros propios equívocos en la vida o vidas anteriores.

En cualquier caso, tal vez el motivo de apoyar estas equivocadas ideas sobre la vida y la muerte, tenga un trasfondo de caracter económico, pues siempre es más barato al Estado una muerte provocada, con el acuerdo del fallecido, que el gasto muchas veces elevado de unos cuidados paliativos u hospitalarios durante el tiempo de vida que le pueda quedar naturalmente.

Tradicionalmente los partidos llamados de “ la izquierda”, confunden la defensa de la vida con la postura contraria al aborto de los partidos políticos de derechas, como si es que la derecha política tuviese esa exclusividad, o si esto fuese solamente una postura de la iglesia Católica que se alineó siempre con los partidos de tendencia tradicionalista o de derecha. Parecen ignorar que somos multitud de personas las que somos apolíticos o incluso , algunos, con una marcada ideología de “izquierdas” para otros temas sociales, pero que en conciencia comprendemos lo que esta ley defiende y es la barbarie de lo que realmente es el aborto, fuera de ninguna excusa de progreso, y que además no tenemos por religión la de la iglesia Católica ni ninguna otra de las oficialmente reconocidas... Hablando claro, la cuestión del aborto, no es una cuestión de discusión política de derechas ni de izquierdas, no es una cuestión de religión o no religión. Es simplementeuna cuestión de humanidad y de ética con la eliminación de una vida humana porque estorba desde antes de nacer a este mundo, o que se puede eliminar en cualquier momento de su gestación si no parece venir con una salud perfecta o alegando los tan gastados trastornos psicológicos de la madre a causa del embarazo o del nacimiento de su hijo. Nadie quiere problemas y en vez de afrontarlos,lo mejor es eliminarlos cobardemente, aunque sea quitando la vida a unos seres humanos indefensos, que bien pueden ser nuestros propios hijos o nietos.

Yo diría a los señores políticos que escudan sus intereses partidistas bajo este tema,que este no es un tema como cualquier otro, sino muchísimo más grave, porque el tema real son las vidas humanas que se destruyen innecesariamente con la permisividad del estado, y con esta grave realidad social no deberían jugar más a captar votos con ella y sí se debiera tratar seriamente de poner manos a la obra para que esta aberración ética deje de existir y menos aún, amparada por ley. Si la ley determina como un asesinato , el homicidio voluntario hacia un bebé nacido, ¿por qué conceptúan como una “eliminación”, mas o menos legal, el asesinato de ese mismo bebé antes de nacer?. Les recordaría que hay cantidad de aspirantes a ser padres y madres , tanto solteros como casados, suspirando por tener un hijo que no les llega, y ni siquiera se atreven a soñar con una posible adopción por lo difícil y cara que puede llegar a ser.

No se trata de condenar a la mujer que haya dado ya este paso, sino de ayudarla y orientar y seguir apoyando a las que aun no lo han dado y dudan de ello, para que cambien de idea y no lleguen a consumar un crimen que les pesará en su conciencia el resto de sus vidas..

Se debiera promover una mejor educación sexual y el uso de los anticonceptivos, pero sobre todo que se promueva una correcta educación moral que es el mejor regulador preventivo de estas dramáticas situaciones, y que se permita a las familias que sean los padres principalmente quienes eduquen y orienten a sus hijos e hijas.

Al hilo de esto,si la mujer en España no alcanza la mayoría de edad hasta los 18 años, que es cuando tiene la edad legal que le permite votar, ¿ cómo se le pretende otorgar la permisión de abortar libremente a espaldas de los padres a partir de los 16 años de edad?. Es tan peligroso como poner un arma cargada en manos de un niño irresponsable con lo que tiene entre manos.

Vivimos en una sociedad en donde a veces todo parece desquiciado y sin sentido. Yo mismo cuando reflexiono sobre este y otros temas parecidos, no salgo de mi asombro, pero por desgracia, es lo que hoy por hoy tenemos .

No nos queda sino, cada cual en el ámbito que le sea posíble, ayudar a divulgar y aclarar ciertas cosas que se nos tratan de imponer socialmente, y que no son un adelanto o progreso social, sino por el contrario, un grave atraso moral, del mismo modo que lo es la pena de muerte y la eutanasia.

Y ojalá que en un futuro no muy lejano, nuestros hijos o descendientes, se asombren cuando mirando hacia atrás en la historia humana, descubran con asombro que en esta época era normal matar seres humanos, con la autoría o con la petición o consentimiento de sus padres, cuando aun estaban en los vientres maternos.

- Jose Luis Martín-

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Espiritismo

Qué es el Espiritismo ?


En el año 1848, llamaron la atención en los Estados Unidos de América diversos

fenómenos extraños, que consistían en ruidos, golpes y movimientos de objetos sin causa conocida. Estos fenómenos, con frecuencia, tenían lugar espontáneamente con una intensidad y persistencia singulares; pero se notó también que se producían, más

particularmente, bajo la influencia de ciertas personas que se designaron con el nombre de médiums, quienes podían, hasta cierto punto, provocarlos a su voluntad, lo que permitió repetir los experimentos. Con preferencia se servían de mesas, no porque este objeto fuese mejor que otro, sino simplemente porque es móvil, más cómodo y porque podemos más fácil y naturalmente sentarnos junto a una mesa que junto a cualquier otro mueble. Se obtuvo de este modo la rotación de la mesa,después movimientos en todas direcciones, saltos,caídas, elevaciones, golpes violentos, etc. Este fenómeno fue designado, en un principio,con el nombre de mesas giratorias o danza de las mesas.

Hasta aquí el fenómeno podía explicarse perfectamente por una corriente eléctrica o magnética, o por la acción de un fluido desconocido, y ésta fue la primera opinión que se formó. No tardó en reconocerse, en estos fenómenos, efectos inteligentes de manera que los movimientos obedecían a la voluntad; la mesa se dirigía a la derecha o a la izquierda de una persona determinada, se levantaba, cuando se le mandaba, sobre una o dos patas,daba los golpes que se le pedían, marcaba el compás, etc. Quedó probado desde entonces,con evidencia, que la causa no era puramente física, y según el axioma de que si todo efecto tiene una causa, todo efecto inteligente debe tener una causa inteligente, se dedujo que la causa de este fenómeno debía ser una inteligencia.

¿Cuál era su naturaleza? Esta era la cuestión. El primer pensamiento fue que podía ser un reflejo de la inteligencia del médium o de los asistentes, pero la experiencia demostró muy pronto la imposibilidad de que así fuera, porque se obtuvieron cosas completamente ajenas al pensamiento y conocimiento de las personas presentes, y hasta en contradicción con sus ideas, su voluntad y sus deseos; no podía proceder sino de un ser invisible. El medio de cerciorarse de esto era muy sencillo: se trató de entrar en conversación con aquel ser, lo que se hizo por medio de un convenido número de golpes que significaban sí o no, o designaban las letras del alfabeto, y se obtuvieron de este modo respuestas a las diferentes preguntas que se le hacían. Este fue el fenómeno que se designó con el nombre de mesas parlantes. Preguntados todos los seres que se comunicaban de este modo sobre su naturaleza, declararon ser espíritus y pertenecer al mundo invisible. Habiéndose producido los mismos efectos en un gran número de localidades, por medio de diferentes personas, y
siendo observados, además, por hombres muy respetables y muy ilustrados, no era posible que fuesen juego de una ilusión.

Este fenómeno, de América, pasó a Francia y al resto de Europa, y durante algunos
años, las mesas giratorias o parlantes estuvieron de moda, llegando a ser la diversión de los salones.

Luego, el fenómeno presentó un nuevo aspecto que le hizo salir del círculo de simple
curiosidad. Las comunicaciones por golpes eran lentas e incompletas; se notó que adaptando un lápiz a un objeto movible, como una cestita, tablita u otra cosa sobre la cual se apoyaban los dedos, se ponía el objeto en movimiento y trazaba caracteres. Más tarde, se reconoció que aun estos objetos no eran más que accesorios, de los cuales se podía prescindir. La experiencia demostró que el espíritu, obrando sobre un cuerpo inerte para dirigirlo a su voluntad, podía tener acción del mismo modo sobre el brazo o la mano para conducir el lápiz. Entonces se obtuvieron médiums escribientes, esto es, personas que escribían de una manera involuntaria a impulso de los espíritus, las cuales venían a ser de este modo instrumentos e intérpretes de los espíritus.

Desde este momento, las comunicaciones no tuvieron límites y el cambio de
pensamientos pudo hacerse con tanta rapidez y extensión como entre los vivos. Era, pues,un vasto campo abierto a la exploración, el descubrimiento de un nuevo mundo: el mundo de los invisibles, como el microscopio había hecho descubrir el mundo de los infinitamente pequeños. ¿Qué espíritus son éstos? ¿Qué destino tienen en el Universo? ¿Con qué fin se comunican con los mortales? Tales fueron las primeras preguntas que se trataron de resolver. Se supo muy pronto, por ellos mismos, que no son seres excepcionales en la Creación, sino las mismas almas de aquellos que han vivido en la Tierra o en otros mundos;que estas almas, después de haberse despojado de la envoltura corporal, pueblan y recorren el espacio.

No fue ya lícito ponerlo en duda cuando entre ellos se reconocieron parientes y amigos, con los cuales se pudo entablar conversación, al venir a dar pruebas de su existencia, a demostrar que sólo muere el cuerpo, que el alma o espíritu vive siempre; y nos hicieron comprender que están aquí a nuestro lado, como durante su vida, viéndonos, observándonos, rodeando solícitos a aquellos a quienes han amado y cuyo recuerdo es para ellos una dulce satisfacción.

Los golpes y los movimientos son, para los espíritus, un medio de atestiguar su
presencia y llamar sobre ellos la atención, de la misma manera que lo haría una persona para avisar que alguien llama. Los hay que no se limitan a ruidos moderados, sino que producen un alboroto semejante al de la vajilla cuando se rompe, al de las puertas cuando se abren y cierran o al de los muebles cuando son arrastrados por el suelo.

Por medio de estos golpes y movimientos convencionales han podido expresar sus
pensamientos: pero la escritura ha puesto a su alcance un medio más completo, más rápido y más cómodo, y por esto la prefieren a todos los otros.

Por la misma razón que pueden formar caracteres, pueden guiar la mano para hacer
trazar dibujos, escribir música, ejecutar un trozo de ella en un instrumento cualquiera; en una palabra, en defecto de su propio cuerpo, que no tienen ya, se sirven del cuerpo del médium para manifestarse a los hombres de una manera palpable.

Los espíritus pueden también manifestarse de muchas maneras, entre ellas la visión y
la audición. Ciertas personas llamadas médiums auditivos tienen la facultad de oírles, y pueden así conversar con ellos; otros los ven: éstos son médiums videntes. Los espíritus que se manifiestan a la vista se presentan generalmente bajo una forma análoga a la que habían tenido durante su vida, pero vaporosa: otras veces esta forma tiene todas las apariencias de un ser viviente, hasta el extremo de producir completa ilusión y de que a veces se les haya tomado por personas de carne y hueso, con las cuales se ha podido hablar y cambiar apretones de manos, sin saber que se trataba con los espíritus más que por su desaparición instantánea.


La vista general y permanente de los espíritus es muy rara, pero las apariciones
individuales son muy frecuentes, sobre todo en el momento de la muerte. El espíritu,
desprendido del cuerpo, parece que se da prisa en ir a ver a sus parientes y amigos, como para advertirles que acaba de dejar la Tierra y manifestarles que vive aún.

Evoque cada uno sus recuerdos, y entonces verá cuántos hechos auténticos de este género, a los cuales no se ha hecho caso, han tenido lugar, no solamente por la noche durante el sueño, sino en pleno día y en el estado más completo de vigilia.

En otro tiempo se miraban estos hechos como sobrenaturales y maravillosos, y se
atribuían a la magia y a la brujería; hoy los incrédulos los achacan a la imaginación; pero desde que la ciencia espiritista ha dado la clave de ellos, se sabe cómo se producen y que no salen del orden de los fenómenos naturales.

El Espiritismo, sin embargo, no es un descubrimiento moderno; los hechos y los
principios en que descansa se pierden en la oscuridad de los tiempos, porque se encuentran sus huellas en las creencias de los pueblos, en todas las religiones, en la mayor parte de los escritos sagrados y profanos, sólo que los hechos incompletamente observados han sido interpretados con frecuencia con arreglo a las ideas supersticiosas de la ignorancia, y sin haber deducido de ellos todas las consecuencias.


En efecto, el Espiritismo está fundado en la existencia de los espíritus, pero no siendo estos más que las almas de los hombres, desde que hay hombres hay espíritus. El

Espiritismo, pues, ni los ha descubierto ni inventado. Si las almas o espíritus se manifiestan a los vivos, es porque esto es natural, y desde luego han debido hacerlo en todas las épocas. Así es que de todas ellas y en todas partes se hallan pruebas de sus manifestaciones, las cuales abundan, mayormente, en los relatos bíblicos. Lo moderno es la explicación lógica de los hechos, el conocimiento más completo de la naturaleza de los espíritus, de su misión y de su modo de obrar, la revelación de nuestro estado futuro, y en fin, su constitución en cuerpo científico y doctrinario y sus diversas aplicaciones. Los antiguos conocían el principio, los modernos conocen los detalles. En la antigüedad, el estudio de esos fenómenos era privilegio de ciertas clases, que no los revelaban más que a los iniciados en sus misterios. En la Edad Media, aquellos que se ocupaban de ellos ostensiblemente eran vistos como hechiceros y se les quemaba. Pero hoy no hay misterios para nadie, a nadie se quema, todo se hace a la luz del día, y todo el mundo está dispuesto a ilustrarse y a practicar, porque en todas partes se encuentran médiums y cada uno puede serlo, más o menos.


La doctrina que enseñan hoy los espíritus no tiene nada de nuevo; se encuentran
fragmentos de ella en la mayor parte de los filósofos de la India, de Egipto y de Grecia, y completa en la enseñanza de Cristo. ¿A qué viene, pues, el Espiritismo? A confirmar con nuevos testimonios, a demostrar con hechos, verdades desconocidas o mal comprendidas, y a restablecer en su verdadero sentido aquellas que han sido mal interpretadas o voluntariamente alteradas.

Cierto es que el Espiritismo no enseña nada nuevo: ¿pero es poco probar de una
manera patente e irrefutable la existencia del alma, la supervivencia al cuerpo, su
individualidad después de la muerte, su inmortalidad y las penas y recompensas futuras?


Desde el punto de vista religioso, el Espiritismo tiene por base las verdades
fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma, la inmortalidad, las penas y las recompensas futuras, pero es independiente de todo culto particular. Su fin es probar la existencia del alma a los que la nieguen o dudan de ella; que sobrevive al cuerpo, y que sufre después de la muerte las consecuencias del bien o del mal que ha hecho durante la vida corporal, lo cual pertenece a todas las religiones.

Como creencia en los espíritus, pertenece a todas las religiones y forma parte de todos los pueblos, puesto que donde hay hombres hay almas o espíritus, y puesto que lasmanifestaciones han tenido lugar siempre, y su relato se encuentra en todas las religiones sin excepción. Se puede ser, pues, griego o romano, protestante, judío o musulmán, y creer en las manifestaciones de los espíritus, y por consiguiente, ser espírita; la prueba está en que el Espiritismo tiene adeptos en todas las sectas.


Como moral, es esencialmente cristiano, porque la que enseña no es más que el
desarrollo y la aplicación de la de Cristo, la más pura de todas y cuya superioridad no es negada por nadie; prueba evidente de que es la ley de Dios, y que la moral está a disposición de todo el mundo.

Siendo independiente el Espiritismo de toda forma de culto, no prescribiendo ninguno, y no ocupándose de dogmas particulares, no es una religión especial, porque no tiene sacerdotes ni templos. A los que le preguntan si hacen bien o mal en seguir tal o cual práctica, responde: Si creéis vuestra conciencia obligada a hacerlo, hacedlo: Dios tiene siempre en cuenta la intención. En una palabra, no se impone a nadie; no se dirige a los que, teniendo fe, están satisfechos con ella, sino a la numerosa categoría de los vacilantes e incrédulos. No los arrebata a la iglesia, puesto que moralmente se han separado de ella total o parcialmente; les hace recorrer las tres cuartas partes del camino para volver a aquélla, a la cual toca hacer lo demás.

Es verdad que el Espiritismo combate ciertas creencias, tales como las penas eternas,el fuego material del infierno, la personalidad del diablo, etc., ¿pero no es verdad que estas creencias, impuestas como absolutas, han creado en todas las etapas de la Humanidad incrédulos y los hacen aún hoy en nuestros días? Y si el Espiritismo, dando a estos y a otros dogmas una interpretación racional, conduce a la fe a aquellos que la abandonan, ¿no presta un servicio a la religión? Así es que un venerable eclesiástico decía con respecto a este asunto: "El Espiritismo hace creer algo, y vale más creer algo que nada creer del todo."


No siendo los espíritus más que las almas, no pueden negarse aquéllos sin negar
estas. Admitiendo las almas o espíritus, la cuestión, reducida a su más simple expresión, es ésta: ¿las almas de aquellos que han muerto se pueden comunicar con nosotros? El Espiritismo prueba la afirmación con hechos materiales: ¿qué prueba puede darse de que no sea posible? Si lo es, todas las negaciones del mundo no impedirán que lo sea, porque esto no es ni un sistema, ni una teoría, sino una ley de la Naturaleza, y contra las leyes de la Naturaleza es impotente la voluntad del hombre.

Es, pues, preciso aceptar de buen o de mal grado las consecuencias y conformar a ellas sus creencias y sus costumbres.


- Allan Kardec -

jueves, 10 de diciembre de 2009

Qué es el Espiritismo

Qué es?


En el año 1848, llamaron la atención en los Estados Unidos de América diversos
fenómenos extraños, que consistían en ruidos, golpes y movimientos de objetos sin causa conocida. Estos fenómenos, con frecuencia, tenían lugar espontáneamente con una intensidad y persistencia singulares; pero se notó también que se producían, más
particularmente, bajo la influencia de ciertas personas que se designaron con el nombre de médiums, quienes podían, hasta cierto punto, provocarlos a su voluntad, lo que permitió repetir los experimentos. Con preferencia se servían de mesas, no porque este objeto fuese mejor que otro, sino simplemente porque es móvil, más cómodo y porque podemos más fácil y naturalmente sentarnos junto a una mesa que junto a cualquier otro mueble. Se obtuvo de este modo la rotación de la mesa,después movimientos en todas direcciones, saltos,caídas, elevaciones, golpes violentos, etc. Este fenómeno fue designado, en un principio,con el nombre de mesas giratorias o danza de las mesas.

Hasta aquí el fenómeno podía explicarse perfectamente por una corriente eléctrica o magnética, o por la acción de un fluido desconocido, y ésta fue la primera opinión que se formó. No tardó en reconocerse, en estos fenómenos, efectos inteligentes de manera que los movimientos obedecían a la voluntad; la mesa se dirigía a la derecha o a la izquierda de una persona determinada, se levantaba, cuando se le mandaba, sobre una o dos patas,daba los golpes que se le pedían, marcaba el compás, etc. Quedó probado desde entonces,con evidencia, que la causa no era puramente física, y según el axioma de que si todo efecto tiene una causa, todo efecto inteligente debe tener una causa inteligente, se dedujo que la causa de este fenómeno debía ser una inteligencia.

¿Cuál era su naturaleza? Esta era la cuestión. El primer pensamiento fue que podía ser un reflejo de la inteligencia del médium o de los asistentes, pero la experiencia demostró muy pronto la imposibilidad de que así fuera, porque se obtuvieron cosas completamente ajenas al pensamiento y conocimiento de las personas presentes, y hasta en contradicción con sus ideas, su voluntad y sus deseos; no podía proceder sino de un ser invisible. El medio de cerciorarse de esto era muy sencillo: se trató de entrar en conversación con aquel ser, lo que se hizo por medio de un convenido número de golpes que significaban sí o no, o designaban las letras del alfabeto, y se obtuvieron de este modo respuestas a las diferentes preguntas que se le hacían. Este fue el fenómeno que se designó con el nombre de mesas parlantes. Preguntados todos los seres que se comunicaban de este modo sobre su naturaleza, declararon ser espíritus y pertenecer al mundo invisible. Habiéndose producido los mismos efectos en un gran número de localidades, por medio de diferentes personas, y
siendo observados, además, por hombres muy respetables y muy ilustrados, no era posible que fuesen juego de una ilusión.

Este fenómeno, de América, pasó a Francia y al resto de Europa, y durante algunos
años, las mesas giratorias o parlantes estuvieron de moda, llegando a ser la diversión de los salones.

Luego, el fenómeno presentó un nuevo aspecto que le hizo salir del círculo de simple
curiosidad. Las comunicaciones por golpes eran lentas e incompletas; se notó que adaptando un lápiz a un objeto movible, como una cestita, tablita u otra cosa sobre la cual se apoyaban los dedos, se ponía el objeto en movimiento y trazaba caracteres. Más tarde, se reconoció que aun estos objetos no eran más que accesorios, de los cuales se podía prescindir. La experiencia demostró que el espíritu, obrando sobre un cuerpo inerte para dirigirlo a su voluntad, podía tener acción del mismo modo sobre el brazo o la mano para conducir el lápiz. Entonces se obtuvieron médiums escribientes, esto es, personas que escribían de una manera involuntaria a impulso de los espíritus, las cuales venían a ser de este modo instrumentos e intérpretes de los espíritus.

Desde este momento, las comunicaciones no tuvieron límites y el cambio de
pensamientos pudo hacerse con tanta rapidez y extensión como entre los vivos. Era, pues,un vasto campo abierto a la exploración, el descubrimiento de un nuevo mundo: el mundo de los invisibles, como el microscopio había hecho descubrir el mundo de los infinitamente pequeños. ¿Qué espíritus son éstos? ¿Qué destino tienen en el Universo? ¿Con qué fin se comunican con los mortales? Tales fueron las primeras preguntas que se trataron de resolver. Se supo muy pronto, por ellos mismos, que no son seres excepcionales en la Creación, sino las mismas almas de aquellos que han vivido en la Tierra o en otros mundos;que estas almas, después de haberse despojado de la envoltura corporal, pueblan y recorren el espacio.

No fue ya lícito ponerlo en duda cuando entre ellos se reconocieron parientes y amigos, con los cuales se pudo entablar conversación, al venir a dar pruebas de su existencia, a demostrar que sólo muere el cuerpo, que el alma o espíritu vive siempre; y nos hicieron comprender que están aquí a nuestro lado, como durante su vida, viéndonos, observándonos, rodeando solícitos a aquellos a quienes han amado y cuyo recuerdo es para ellos una dulce satisfacción.

Los golpes y los movimientos son, para los espíritus, un medio de atestiguar su
presencia y llamar sobre ellos la atención, de la misma manera que lo haría una persona para avisar que alguien llama. Los hay que no se limitan a ruidos moderados, sino que producen un alboroto semejante al de la vajilla cuando se rompe, al de las puertas cuando se abren y cierran o al de los muebles cuando son arrastrados por el suelo.

Por medio de estos golpes y movimientos convencionales han podido expresar sus
pensamientos: pero la escritura ha puesto a su alcance un medio más completo, más rápido y más cómodo, y por esto la prefieren a todos los otros.

Por la misma razón que pueden formar caracteres, pueden guiar la mano para hacer
trazar dibujos, escribir música, ejecutar un trozo de ella en un instrumento cualquiera; en una palabra, en defecto de su propio cuerpo, que no tienen ya, se sirven del cuerpo del médium para manifestarse a los hombres de una manera palpable.

Los espíritus pueden también manifestarse de muchas maneras, entre ellas la visión y
la audición. Ciertas personas llamadas médiums auditivos tienen la facultad de oírles, y pueden así conversar con ellos; otros los ven: éstos son médiums videntes.

Los espíritus que se manifiestan a la vista se presentan generalmente bajo una forma análoga a la que habían tenido durante su vida, pero vaporosa: otras veces esta forma tiene todas las apariencias de un ser viviente, hasta el extremo de producir completa ilusión y de que a veces se les haya tomado por personas de carne y hueso, con las cuales se ha podido hablar y cambiar apretones de manos, sin saber que se trataba con los espíritus más que por su desaparición instantánea.


La vista general y permanente de los espíritus es muy rara, pero las apariciones
individuales son muy frecuentes, sobre todo en el momento de la muerte. El espíritu,
desprendido del cuerpo, parece que se da prisa en ir a ver a sus parientes y amigos, como para advertirles que acaba de dejar la Tierra y manifestarles que vive aún.

Evoque cada uno sus recuerdos, y entonces verá cuántos hechos auténticos de este género, a los cuales no se ha hecho caso, han tenido lugar, no solamente por la noche durante el sueño, sino en pleno día y en el estado más completo de vigilia.

En otro tiempo se miraban estos hechos como sobrenaturales y maravillosos, y se
atribuían a la magia y a la brujería; hoy los incrédulos los achacan a la imaginación; pero desde que la ciencia espiritista ha dado la clave de ellos, se sabe cómo se producen y que no salen del orden de los fenómenos naturales.

El Espiritismo, sin embargo, no es un descubrimiento moderno; los hechos y los
principios en que descansa se pierden en la oscuridad de los tiempos, porque se encuentran sus huellas en las creencias de los pueblos, en todas las religiones, en la mayor parte de los escritos sagrados y profanos, sólo que los hechos incompletamente observados han sido interpretados con frecuencia con arreglo a las ideas supersticiosas de la ignorancia, y sin haber deducido de ellos todas las consecuencias.


En efecto, el Espiritismo está fundado en la existencia de los espíritus, pero no siendo estos más que las almas de los hombres, desde que hay hombres hay espíritus. El Espiritismo, pues, ni los ha descubierto ni inventado. Si las almas o espíritus se manifiestan a los vivos, es porque esto es natural, y desde luego han debido hacerlo en todas las épocas. Así es que de todas ellas y en todas partes se hallan pruebas de sus manifestaciones, las cuales abundan, mayormente, en los relatos bíblicos. Lo moderno es la explicación lógica de los hechos, el conocimiento más completo de la naturaleza de los espíritus, de su misión y de su modo de obrar, la revelación de nuestro estado futuro, y en fin, su constitución en cuerpo científico y doctrinario y sus diversas aplicaciones. Los antiguos conocían el principio, los modernos conocen los detalles. En la antigüedad, el estudio de esos fenómenos era privilegio de ciertas clases, que no los revelaban más que a los iniciados en sus misterios. En la Edad Media, aquellos que se ocupaban de ellos ostensiblemente eran vistos como hechiceros y se les quemaba. Pero hoy no hay misterios para nadie, a nadie se quema, todo se hace a la luz del día, y todo el mundo está dispuesto a ilustrarse y a practicar, porque en todas partes se encuentran médiums y cada uno puede serlo, más o menos.


La doctrina que enseñan hoy los espíritus no tiene nada de nuevo; se encuentran
fragmentos de ella en la mayor parte de los filósofos de la India, de Egipto y de Grecia, y completa en la enseñanza de Cristo. ¿A qué viene, pues, el Espiritismo? A confirmar con nuevos testimonios, a demostrar con hechos, verdades desconocidas o mal comprendidas, y a restablecer en su verdadero sentido aquellas que han sido mal interpretadas o voluntariamente alteradas.

Cierto es que el Espiritismo no enseña nada nuevo: ¿pero es poco probar de una
manera patente e irrefutable la existencia del alma, la supervivencia al cuerpo, su
individualidad después de la muerte, su inmortalidad y las penas y recompensas futuras?


Desde el punto de vista religioso, el Espiritismo tiene por base las verdades
fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma, la inmortalidad, las penas y las recompensas futuras, pero es independiente de todo culto particular. Su fin es probar la existencia del alma a los que la nieguen o dudan de ella; que sobrevive al cuerpo, y que sufre después de la muerte las consecuencias del bien o del mal que ha hecho durante la vida corporal, lo cual pertenece a todas las religiones.

Como creencia en los espíritus, pertenece a todas las religiones y forma parte de todos los pueblos, puesto que donde hay hombres hay almas o espíritus, y puesto que lasmanifestaciones han tenido lugar siempre, y su relato se encuentra en todas las religiones sin excepción. Se puede ser, pues, griego o romano, protestante, judío o musulmán, y creer en las manifestaciones de los espíritus, y por consiguiente, ser espírita; la prueba está en que el Espiritismo tiene adeptos en todas las sectas.


Como moral, es esencialmente cristiano, porque la que enseña no es más que el
desarrollo y la aplicación de la de Cristo, la más pura de todas y cuya superioridad no es negada por nadie; prueba evidente de que es la ley de Dios, y que la moral está a disposición de todo el mundo.

Siendo independiente el Espiritismo de toda forma de culto, no prescribiendo ninguno, y no ocupándose de dogmas particulares, no es una religión especial, porque no tiene sacerdotes ni templos. A los que le preguntan si hacen bien o mal en seguir tal o cual práctica, responde: Si creéis vuestra conciencia obligada a hacerlo, hacedlo: Dios tiene siempre en cuenta la intención. En una palabra, no se impone a nadie; no se dirige a los que, teniendo fe, están satisfechos con ella, sino a la numerosa categoría de los vacilantes e incrédulos. No los arrebata a la iglesia, puesto que moralmente se han separado de ella total o parcialmente; les hace recorrer las tres cuartas partes del camino para volver a aquélla, a la cual toca hacer lo demás.

Es verdad que el Espiritismo combate ciertas creencias, tales como las penas eternas,el fuego material del infierno, la personalidad del diablo, etc., ¿pero no es verdad que estas creencias, impuestas como absolutas, han creado en todas las etapas de la Humanidad incrédulos y los hacen aún hoy en nuestros días? Y si el Espiritismo, dando a estos y a otros dogmas una interpretación racional, conduce a la fe a aquellos que la abandonan, ¿no presta un servicio a la religión? Así es que un venerable eclesiástico decía con respecto a este asunto: "El Espiritismo hace creer algo, y vale más creer algo que nada creer del todo."


No siendo los espíritus más que las almas, no pueden negarse aquéllos sin negar
éstas. Admitiendo las almas o espíritus, la cuestión, reducida a su más simple expresión, es ésta: ¿las almas de aquellos que han muerto se pueden comunicar con nosotros? El Espiritismo prueba la afirmación con hechos materiales: ¿qué prueba puede darse de que no sea posible? Si lo es, todas las negaciones del mundo no impedirán que lo sea, porque esto no es ni un sistema, ni una teoría, sino una ley de la Naturaleza, y contra las leyes de la Naturaleza es impotente la voluntad del hombre.

Es, pues, preciso aceptar de buen o de mal grado las consecuencias y conformar a ellas sus creencias y sus costumbres.


- Allan Kardec -

martes, 8 de diciembre de 2009

Entre cónyuges


ENTRE CÓNYUGES

Prosiga amando y respetando a sus padres después de la formación de la propia casa, comprendiendo, con todo, que eso trae nuevas responsabilidades para el ejercicio de las cuales es imperioso cultivar la independencia, pero, con el pretexto de libertad, no relegue a los padres al abandono.

No desprecie los ideales y preocupaciones del otro.

Seleccione las relaciones.

Respete las amistades del compañero o de la compañera.

Es preciso reconocer la diversidad de los gustos y vocaciones de aquel o de aquella que se toma para compartir la vida.

Antes de observar los posibles errores o defectos del otro, vale más buscarle las cualidades y dotes superiores para estimularlos al justo desarrollo.

Jamás desprecie la importancia de las relaciones sexuales con el respeto a la fidelidad en los compromisos asumidos.

No sacrifique la paz del hogar con discusiones y conflictos, con el pretexto de honrar esa o aquella causa de la humanidad, porque la dignidad de cualquier causa de la humanidad comienza en el ambiente doméstico.

No deje de estudiar y capacitarse constantemente, bajo la disculpa de haber dejado la condición de soltero o de soltera.

Siempre es necesario comprender que la comunión afectiva en el hogar debe comenzar de nuevo, todos los días, a fin de consolidarse en un clima de armonía y seguridad.

André Luiz( espíritu)
Francisco Cándido Xavier(Médium)

domingo, 6 de diciembre de 2009

Experiencia doméstica

EXPERIENCIA DOMÉSTICA

Orden, trabajo, caridad, benevolencia, comprensión, comienzan dentro de casa.
La parentela es un campo de aproximación, jamás de cautiverio.

Aprendamos a oír sin interrumpir a los que hablan en la mesa doméstica, a fin de que podamos escuchar con seguridad las lecciones de la vida.

El hogar es un punto de reposo y rehacimiento, nunca un muestrario de muebles y filigranas, aunque pueda y deba ser hermoseado con distinción y buen gusto, tanto cuanto sea posible.

Quien practique el desperdicio, no reclame si llega a la penuria.

Benditos cuantos se dedican a vivir sin incomodar a los que le comparten la experiencia.

Evite los juegos de mal gusto que, casi siempre, conducen al desastre o muerte prematura.

El trabajo digno es la cobertura de su independencia.

Aconseje al niño y ayúdelo en su formación espiritual, que eso es obligación de quien orienta, pero respete a los adultos en sus preferencias porque los adultos son responsables y deben ser libres en sus acciones, tanto como usted desea ser libre en sus ideas y empresas.

Si usted no sabe tolerar, entender, bendecir o ser útil a ocho o diez personas del nido doméstico, ¿de qué modo cumplirá sus ideales y compromisos de elevación en el ámbito de la humanidad?

Muchos crímenes y muchos suicidios son llevados a efecto con el pretexto de rendir homenaje al cariño y dedicación en el mundo familiar.

André Luiz
Francisco Cándido Xavier

viernes, 4 de diciembre de 2009

Mancias, Astrología, etc

Qué hay de cierto en las “Mancias” y demás “Artes Adivinatorias ”?.



El Ser humano necesitó siempre creer en algo maravilloso y mágico, aunque sea en individuos que afirmen “ leer el futuro” en las manos, en los posos del café, en la bola de cristal ,en las hortalizas o en los astros.


Es evidente que en la actualidad existen dos tendencias sociales bien definidas y diferenciadas: Una son las de las personas imbuidas en una especie de corriente de credulidad colectiva en tantas “Mancias” , adivinaciones, fe religiosa, rituales mágicos, esoterismos, o en lo que sea. La otra es otra corriente totalmente opuesta como lo es el ateísmo, agnosticismo, materialismo puro e incredulidad en todo lo que no sea materia palpable, tangible y experimentable por la ciencia empírica; esta segunda corriente está ocasionada tanto por los absurdos sostenimientos dogmáticos de carácter religioso y muchas veces irracional que determinados cultos y personas sostienen, como por la falta de respuestas íntimas coherentes con la razón y la lógica que presentan estas religiones vacías de contenido y de esencia , así como por tantos desengaños originados por los abundantes casos de mentiras, estafas o fraudes de personas que se dedican profesionalmente a engañar a los demás y a vivir a costa de la buena fe, la credulidad y hasta del fanatismo de otras personas.


Se ha entrado así de lleno en el campo de lo supersticioso, pues todas esas llamadas “Ciencias Ocultas”, así como el Esoterismo , el Ocultismo y lo Mágico, tan de moda, tienden a llenar el vacío que han ido dejado las religiones trasnochadas con sus rituales y dogmas carentes de sentido, credibilidad y su falta de respuestas lógicas, dando lugar también con ello a esa otra corriente de agnosticismo e incredulidad que han ido forjando con sus particulares conceptos de la Verdad tan desfigurados y a veces tan absurdos.

Sería injusto y erróneo no reconocer que también hay personas dotadas de ciertas capacidades psíquicas , dotadas para poder “ver” o presentir el futuro individual o colectivo, aunque los realmente dotados de percepción o conocimiento paranormal, son los menos. Estas personas reciben dinero por sus previsiones y sus facultades intuitivas, aunque basadas en determinadas normas significativas de su especialidad, funcionan mediante un estímulo material sobre el que fijan su atención dentro de esas normas particulares de cada especialidad, tal como por ejemplo, por medio de las cartas (cartomancia), las manos (quiromancia), los astros (astrología), los posos del café, etc. En sus consejos y directrices, cuando son serios y exentos de disparates, suelen emplear un método psicológico y una lógica general y procuran no arriesgar demasiado en afirmaciones muy concretas e individualizadas, actuando como auténticos y audaces psicólogos.


En el caso de la cartomancia, puede haber una parte de inspiración con apoyo de un método prefijado de simbolismo en los naipes. Cuando el consultante es invitado a sacar una carta, parece ser que su subconsciente participa de ese gesto que es el que desencadena este arte adivinatorio. Las cartas son inmutables y sus imágenes fijadas en la mente de sus practicantes, se transforman en símbolos significativos, hablando una sola lengua para todos. No obstante el operador puede tener sus propio código para interpretarlas. Otras veces las cartas no pasan de ser un simple vehículo condicionante o acondicionador mental para desencadenar una facultad de precognición.


La quiromancia como ya se ha dicho ,es un arte adivinatorio procedente de la India, basado en la lectura de las manos. A veces mediante esta observación de las líneas de la mano, se dicen cosas verdaderas, pero el sistema en realidad se basa en lo mismo que sucede con la adivinación por los posos del café, o de las cartas, etc. Y es que muchas veces esas personas están dotadas del sentido de la “doble vista”, con la capacidad psíquica de percibir cosas ausentes o pasadas, o incluso de penetrar también, aunque mucho más raramente , en cosas que están por venir en el futuro. Son como verdaderos sonámbulos para los que los objetos no son mas que medios o apoyos para fijar su atención, provocando una especie de éxtasis momentáneo. Por otra parte en el caso de la quiromancia se entra en contacto directo con el consultante, estableciendo una mayor relacción magnética entre consultor y consultado, que se comunican a nivel de periespíritu y el sujeto dotado habla así inspirado a la manera de los sonámbulos, haciendo una lectura de sus sensaciones psíquicas mas que de las manos propiamente dichas, que al igual que las cartas también tienen atribuido un significado y un simbolismo para cada línea.



La quiromancia nada tiene que ver con el Espiritismo, así como tampoco ninguna de las otras artes adivinatorias. Es de tener en cuenta que a pesar de que cada linea y señal tiene su descripción pormenorizada y su significado, con el paso del tiempo estas líneas se modifican, lo que de ser cierto y comprobado este “arte” esotérico, haría necesaria una lectura nueva cada cierto periodo de tiempo.



Muchos de estos adivinos en busca de dinero, poder o prestigio entre sus creyentes, con sus actuaciones han originado la “nigromancia” o “necromancia”, por la que han pretendido adivinar o conocer el futuro evocando a los muertos para obtener de ellos revelaciones. Por extensión a todas las “artes” de adivinación se les ha llamado “necromantes”, debido a la creencia popular de que en todos los medios de adivinación son las almas de los muertos las que actúan. Así se le ha relacionado con la “magia negra” y con el demonio; esto ha dado lugar a que esta idea de adivinar el futuro consultando a los muertos, se las confundiese con lo que es la mediumnidad y el Espiritismo que nada tiene que ver en absoluto con todo esto, pues en el Espiritismo se emplea la mediumnidad solamente como herramienta de investigación , información y ayuda espiritual mediante el intercambio de comunicación con Seres del más allá, seleccionando los espíritus que por este medio se pueden manifestar para enseñar algo positivo que ayude y oriente a los seres humanos y a otros Seres espirituales que no pueden aprender directamente de ellos por permanecer en una faja de existencia vibratoria espiritual más elevada. Estas enseñanzas se obtienen después de analizar la fiabilidad de la calidad ética y moral del Ser comunicante o manifestante siguiendo los criterios señalados en la Codificación Espírita que dejó plasmada en sus obras Allan Kardec, con la meta definida de un crecimiento moral y espiritual que se puede extraer de los sabios y buenos consejos y enseñanzas ofrecidos por estos evolucionados y elevados Seres del “Mas Allá”.



Ante el tema de la Astrología y de las “Mancias”, he de afirmar que tampoco tienen ningún fundamento científico, a pesar de que como entretenimiento cotidiano proliferan en los periódicos , la televisión, las revistas, etc. Suelen hablar del futuro o de nuestras características relacionadas con un determinado signo zodiacal. Lo malo está en la gente que lo cree y que se convence en aspectos negativos, tal como que su signo no se puede llevar bien con tal otro por ser diferente. Mucho se podría profundizar en el tema de la Astrología, pero vemos como por ejemplo dos personas gemelas, nacidas a la misma hora en el mismo lugar, pueden ser dos almas totalmente diferentes en gustos y temperamentos. Sabemos como en los pronósticos astrológicos intervienen la posición del sol y los planetas en cada momento, pero no se tiene en cuenta por ejemplo a los satélites de Júpiter o de Saturno,que son cuerpos mayores que Mercurio o Plutón por lo que en buena lógica su influencia debiera ser mayor, ni tampoco se tienen en cuenta los agujeros negros, ni los cuasares, etc. Por ejemplo se sabe que Plutón no fue descubierto hasta 1.930, por lo que los horóscopos que se habían hecho hasta entonces debían estar todos equivocados. Incluso en nuestros recientes días aún se descubrió un nuevo planeta, aunque muy pequeño, dentro del sistema solar, que también estaría aportando sus influencias que no se han tenido en cuenta por ignorar su existencia. Sobre este tema también se podría considerar que las constelaciones del zodiaco en realidad no existen, pues solo son figuras mitológicas construidas en el cielo de las noches por la fantasía de quienes intuyen o atribuyen un poder influyente de las estrellas y planetas sobre los seres humanos, que llega hasta la Tierra desde mas allá de las estrellas. En fin , se podría alegar mucho mas sobre esto, pero la realidad pura y simple es que los astros no tienen ninguna influencia en nuestras vidas, a excepción de ciertas influencias magnéticas naturales que afectan a nuestro planeta y a los humanos que estamos en ella, tal como las mareas o los vientos que generan la influencia magnética de la luna ,el sol y algunos planetas cercanos.


Resulta de esta creencia que al ser los astros quienes dirigen e influyen en nuestras vidas, destinos, caracteres, etc, ponen en entredicho nuestra libertad íntima y natural para decidir a cada paso nuestro destino individual, y así el esfuerzo por labrar el propio destino, el de vivir y el convivir con los demás, queda fuera de lugar, pues todo depende del signo zodiacal establecido en el momento de nuestro nacimiento,( la llamada “carta astral”), con su influencia inevitable, exonerándonos así de toda responsabilidad en los defectos de nuestros caracteres y del esfuerzo por corregir esos defectos morales , lo que nos hace seres realmente libres.


En cualquier caso la Astrología prevé tendencias generales y no acontecimientos concretos, pues el ser humano con su voluntad y libre albedrío puede orientar o cambiar las supuestas influencias de los astros. Si acaso , en su ambigüedad , la Astrología puede servir , según quien interprete los signos, para orientar a las personas en su vida,teniendo en cuenta los resultados que finalmente determina el libre albedrío humano, pero esta misma función que señalamos para la Astrología, también la realiza la Psicología y el Psicoanálisis sin recurrir a los astros.



En cuanto a las “videncias” de los echadores de cartas y otras especialidades afines, me atrevo a afirmar que, salvo rarísimas y honrosas excepciones que confirmarían esta regla, la inmensa mayoría de esos “videntes” que viven de sus “especialidades adivinatorias”, son unos grandes embaucadores y vividores que explotan la credulidad, la buena fe y la ilusión de tantas gentes que confían en ellos.



Si los actos del futuro , no permaneciesen ocultos y conociésemos todos los detalles de nuestro destino individual por venir, descuidaríamos nuestro presente, y condicionaríamos nuestra libertad para actuar en la vida en cada momento , porque el conocer algo que hubiese de suceder fatídica e irremediablemente , nos haría descuidar los actos comunes de la vida cotidiana, o bien nos obsesionaríamos por evitarlo en unos casos, o por adelantarlo en otros.



Al tener oculto el futuro, aun sin ser conscientes de ello, con nuestras actuaciones y pensamientos estamos preparando lo que realmente sucederá antes o después en ese futuro, aún en cosas de las que no desearíamos que fuesen así..



Si nuestros actos estuviesen fijados invariablemente por la fuerza del destino o porque “lo dijesen los astros”, no tendríamos responsabilidad en ellos, por carecer de la libertad moral de crear nuestras propias causas y efectos . Como consecuencia no seríamos capaces de poder evolucionar espiritualmente al despreocuparnos de todo y no esforzarnos por nada , porque lo esperaríamos todo del destino o de los astros, quedando sumidos en una resignada y lógica indolencia.



Otro tema bien distinto es el de los Profetas que descartando también a muchos falsos y fraudulentos, los que de verdad lo son, es gracias a una facultad extrasensorial de mediumnidad, clarividencia o precognición mas o menos desarrollada, y generalmente suelen ser personas con un elevado nivel moral, que ejercitan su capacidad sin interés económico alguno. Estos raros casos, en efecto, a veces pueden percibir a grandes rasgos algunos sucesos generales previstos para el futuro, pero que siempre pueden ser modificados desde el presente.

-José Luis Martín-

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Las obras de Kardec

Infelizmente, Kardec es desconocido y muy poco estudiado aun por los espíritas, y afirmamos con absoluta certeza, que solo con la lectura y el estudio perseverante y metódico de las obras básicas, es como realmente podremos adquirir el conocimiento de la Doctrina Espírita.



El Libro de los Espíritus – publicado el 18 de abril de 1857 es la obra básica de la Doctrina Espírita, pues en ella están contenidos los principios básicos del Espiritismo, tal como fueron transmitidos a través de varios médiums, por los Espíritus superiores a Allan Kardec. Sus enseñanzas conducen a redescubrirnos a nosotros mismos en el campo del espíritu, dandole recursos para que comprenda sin misteriosé quien es, de donde viene y a donde va.



El Libro de los Médiums
– publicado en enero de 1861, reune la enseñanza especial de los Espíritos superiores sobre la explicación de todos los géneros de manifestaciones, los medios de comunicación con los espíritus, el desarrollo de la mediumnidad, las dificultades y los tropiezos que eventualmente puedan surgir en la práctica mediúmnica. Afirmamos también con certeza absoluta, que un médium no podrá ejercer su mediumnidad con dignidad y conocimiento si no estudia profundamente y la constantemente, la obra de Kardec.

El Evangelio según el Espiritismo – publicado en abril de 1864, oferece la base práctica de la religión espírita. Su lectura y estudio son imprescindibles a los espíritas y a todos los que se preocupan de la formación moral de las criaturas,la reforma íntima, independiente de la creencia relgiosa a que pertenecen. Y fuente inagotable de sugestiones para la construcción de un mndo de paz y fraternidad.



El Cielo y el Infierno - publicado en agosto de 1865, denominado también La Justicia Divina según el Espiritismo, ofrece el examen comparado de las doctrinas sobre el pasaje de la vida corporal a la espiritual. Este libro coloca al alcance de todos, el conocimiento del mecanismo por el que se procesa la Justicia Divina, de acuerdo con el principio evangélico:" A cada cual según sus obras".



El Génesis– publicado en enero de 1868, y según aclara el propio codificador, " esta obra es mas que un paso en el terreno de las consecuencias y aplicaciones del Espiritismo". Conforme a su título, tiene como objetivo el estudio de tres puntos hasta ahora, diversamente interpretados y comentados: La Génesis, Los Milagros y las Predicciones, en sus relaciones con las nuevas leyes decurrentes de la observación de los fenómenos espíritas. El capítulo XVIII, el último, cuyo título es:"Los tiempos son llegados", aborda la marcha progresiva del planeta Tierra, en el campo físico y moral, mostrando que todo obedece a las leyes naturales o leyes divinas, que deben ser cumplidas, pues "Todo es armonía en la Creación". Ese capítulo muestra como debemos encarar los acontecimientos actuales sin miedos ni supersticiones, confiantes en que somos espíritus inmortales que tenemos sucesivas existencias y que por tanto,podremos reencarnar tanto en la Tierra como en otros planetas, pues la vida continúa.

Obras Póstumas – 21 años después de la desencarnación de Allan Kardec, fue publicada en 1890, y junto a las llamadas Obras Básicas, constituye valiosa contribución y como complemento al esclarecimiento de varios temas fundamentales del Espiritismo.


Con esa síntesis de las Obras de Kardec, vemos la fuente inagotable de conocimientos que podremos adquirir a través de la lectura y del estudio perseverante, conocimientos esos que podrán transformar al hombre moralmente y consecuentemente a la Humanidad.

" Estudiar a Kardec, es estudiar a Jesús"

martes, 1 de diciembre de 2009

Reuniones espiritistas

REUNIONES ESPÍRITAS

Las reuniones espiritistas pueden tener grandes ventajas, porque permiten ilustrarse por el cambio recíproco de pensamientos, por las preguntas y las observaciones que cada uno puede hacer y de las que se aprovechan todos.

Pero para sacar de ellas todo el fruto que se desea, requieren condiciones especiales que vamos a examinar, porque no se tendría razón en asimilarlas a las sociedades ordinarias.

Las reuniones espiritistas tienen caracteres muy diferentes según el objeto que se proponen, y por lo mismo su condición de ser debe diferir también. Según su naturaleza pueden ser frívolas, experimentales o instructivas.

Las reuniones instructivas tienen un carácter muy diferente, y como de ellas es de donde puede sacarse la verdadera enseñanza, insistiremos más sobre las condiciones que deben llenar.

La primera de todas, es el permanecer formales en toda la extensión de la palabra. Es preciso convencerse que los Espíritus a los cuales queremos dirigirnos son de una naturaleza enteramente especial; que no pudiéndose aliar lo sublime con lo trivial, ni el bien con el mal, si quieren obtener cosas buenas, es menester dirigirse a Espíritus buenos.

Pero no basta pedir buenos Espíritus; es menester condición expresa; estar en disposición propicia para que quieran venir; así, pues, los Espíritus superiores no irán a las asambleas de hombres ligeros y superficiales, como tampoco hubieran ido cuando vivían.

Una sociedad no es verdaderamente formal sino a condición de ocuparse de cosas útiles con exclusión de todas las otras; si aspira a obtener fenómenos extraordinarios por curiosidad o pasatiempo, los Espíritus que los producen podrán ir, pero los otros se alejarán.

En una palabra, cualquiera que sea el carácter de una reunión, encontrará siempre Espíritus dispuestos a secundar sus tendencias. Una reunión formal se separa, pues, de su objeto si deja la enseñanza por la diversión.

Allan Kardec
El Libro de los Mediúms

Pensamientos

SOLEDAD

Hay días en que sentimos con más intensidad el fardo de la soledad.

A medida que nos elevamos, montaña arriba, en el desempeño del propio deber, experimentamos la soledad de las cimas y profunda tristeza nos dilacera el alma sensible.

¿Dónde se encuentran los que sonreían con nosotros en el parque primaveral de la primera mocedad?

¿Dónde posan los corazones que nos buscaban el abrazo en las horas de fantasía?

¿Dónde se acogen cuantos nos compartían el pan y el sueño, en las aventuras felices del inicio?

Por cierto, quedaran...


Quedaran en el valle, volando en círculo estrecho, a la manera de las mariposas doradas, que se deshacen al primer contacto de la menor llama de luz que se les avista al frente.

En torno de nosotros, la claridad, pero también el silencio…

Dentro de nosotros, la felicidad de saber, pero igualmente el dolor de no ser comprendidos. ..

Nuestra voz grita sin eco y nuestro anhelo se alarga en vano.

Entre tanto, si realmente subimos, que oímos ¿nos podrían escuchar la gran distancia y que corazón hambriento de calor del valle se abalanzarían a entender, de pronto, nuestros ideales de altura?

Lloramos, indagamos y sufrimos...

Con todo, ¿qué especie de renacimiento no será dolorosa?

El ave, para liberarse, destruye el nido de la cáscara en que se formó, y la simiente, para producir, sufre la dilaceración en el alvéolo desconocido.

La soledad con el servicio a los semejantes genera la grandeza.

La roca que sustenta la planicie acostumbra a vivir aislada y el sol que alimenta al Mundo entero brilla solo.

No nos cansemos de aprender la ciencia de la elevación.

Acordémonos del Señor Jesús, que escaló el Calvario, con la cruz a los hombros heridos. Nadie lo sigue en la muerte injuriosa, a la excepción de los malhechores, presionados al castigo, en obediencia a la justicia.

No hablemos de los bienes que por ventura ya hubimos esparcidos.

Confiemos en el infinito bien que nos aguarda.

No esperemos a los otros, en la marcha de sacrificio y engrandecimiento. Y no nos olvidemos de que, por el ministerio de la redención que ejerció para todas las criaturas, el Divino Amigo de la Humanidad no solamente vivió, luchó y sufrió solo, sino que también fue perseguido y crucificado.

El sacrificio en la cruz es la más bella lección de resignación que el Maestro nos legó.

Sin ninguna imposición nos aclamó: “Quien quisiera venir después de mí, tome su cruz, niéguese a sí mismo y sígame.”

Lo que equivale a decir que tomemos la cruz de nuestros sufrimientos con abnegación, y escalemos la montaña de la ascensión espiritual, confiados en aquel que nos hizo la invitación.

Y aunque con los pies sangrando, al llegar a la cima del monte, nos depararemos con la planicie florida y el camino iluminado que nos conducirá al Maestro.

Recordémoslo por tanto, y sigámoslo…



Si no tenemos con nosotros las marcas del testimonio por la responsabilidad, por el trabajo, por el sacrificio o por el perfeccionamiento íntimo, es posible que amemos profundamente a Jesús, pero es casi cierto que aun no nos colocamos, junto a él, en la jornada redentora.

Bendigamos, pues, nuestra cruz y sigámoslo, sin temor, buscando la victoria del amor y la felicidad eterna.


____________ _________ ________
Redacción del Momento Espírita con base en los caps. 70 y 140 del libro Fuente viva, del Espíritu Emmanuel, psicografiado por Francisco Cándido Xavier, ed. Feb.