jueves, 27 de julio de 2017

Conjuros y otras fórmulas



Temas en este día:

- Enfermedades Espirituales
-Reencarnación de Espíritus con misiones especiales.
-  ¿Podrían los Espíritus ser felices en el Cielo,conociendo que un ser amado está sufriendo en el Infierno?
- Conjuros y otras fórmulas


                                                   ****************************

                                                                         

Enfermedades Espirituales


Las enfermedades espirituales pueden producir disturbios en el cuerpo físico, por el proceso conocido como somatizaciones, teniendo como causa las desarmonías psíquicas propias del enfermo y/o de la influencia ejercida por entidades espirituales. Las somatizaciones de la primera categoría indican disfunciones congénitas, traumas físicos o pricológicos. Los disturbios de la segunda categoría revelan la posibilidad de procesos obsesivos de variada expresión. Ambos factores, somatizaciones y obsesiones, pueden por tanto estar asociados. 
   Las enfermedades espirituales son, entonces, didácticamente clasificadas  como de baja, media o alta gravedad. Es importante, con todo, considerar que el apoyo de familiares y amigos es imprescindible; el auxilio espírita, asciado con el médico/psicológico, siempre se hace necesario, son otros medios capaces de revertir situaciones desafiantes. Pero sobre todo la fe en Dios y en Jesús, así como la confianza en los Espíritius  protectores, tienen un efecto inestimable, capaz de superar obstáculos aparentemente insalvables. 
     Las enfermedades espirituales de baja gravedad, son más fáciles de ser controladas. Curiosamente surgen en momentos específicos de la existencia, cuando la persona pasa por problemas o pruebas marcantes: pérdidas afectivas o materiales; dolencias físicas; problema profesional, separación conyugal, etc. Son situaciones en las que las emociones afloran, generando diferentes tipos de dificultades: ansiedad, angustia, miedo, dolores físicos, de huesos, musculares, jaquecas, etc; disturbios de la digestión, (nauseas, vómitos, cólicos, acidez, mala absorción alimentaria, etc). Son comunes las alteraciones del sueño, de la atención y del control emocional. 
    En tales condiciones pueden desaparecer espontáneamente, si el indivíduo posee valores morales firmes y demuestra comportamientos positivos durante la vida (esfuerzo de autodominio y capacidad de superación de conflictos). Con todo, tal cuadro puede permanecer por tiempo indefinido o agravarse, sobre todo si hay una dolencia física y/o psíquica subyacente. El hábito de la oración, el Evangelio en el Hogar o el pase, representan valiosos instrumentos de auxilio, estimulando a la persona a elevar su patrón vibratorio. El cambio de patrón vibratorio favorece la sintonía con los benefactores espiritiuales, los cuales prestan asistencia inmediata, necesaria para el reajuste psíquico, emocional y físico. La persona recupera, entonces, las riendas sobre sí misma, desligándose de ideas perturbadoras, propias o de otros. 
   Las dolencias espirituales de mediana gravedad pueden prolongarse por años en el ambiente, manteniéndose dentro de un mismo patrón o evolucionando hacia algo más serio. Con el paso del tiempo, se dibuja un cuadro típico de algún tipo típico de disturbio, que puede estar asociado a otro, por ejemplo: insomnio persistente, gastritis y úlcera gástrica, infecciones microbianas repetidas, crisis alérgicas habituales, dolores musculares penosos, formadores de nudos o contracturas puntos de tensión, dificultades respiratorias seguidas de la desagradable "falta de aire", hipertensión, obesidad o gordura, crisis de jaquecas prolongadas no controlables o parcialmente controlables por medicamentos, humor claramente afectado, oscilante, determinando crisis de irritabilidad e impaciencia  no muy comunes, seguidas de momentos de indiferencia y sumisión emocionales, episodios depresivos repetidos que pueden ser sustituidos por una euforia exagerada. El enfermo puede desarrollar comportamientos que evidencian "manías" y aislamiento social: sus ideas y sus deseos quedan como girando dentro de un círculo vicioso, favoreciendo la creación de ideoplastias y de formas- pensamiento, alimentadas por la propia voluntad del indivíduo y por Espíritus desencarnados, sintonizados en esta faja de vibración. 
  Las enfermedades espirituales clasificadas como graves, son encontradas en personas que revelan pérdidas de consciencia. La pérdida de la consciencia, lenta o repentina, puede estar asociada a una causa fisiológica natural (vejez) o a patologías, como lesiones cerebrales de etiologías diversas, uso de sustancias psicoactivas, legales e ilegales. En este contexto, el enfermo vive periodos de alejamientos o de alienaciones mentales, alternados con otros periodos de lucidez. Son episodios particularmente difíciles, pues la persona pasa a vivir en una realidad extraña y dolorosa, agravada cuando el enfermo se asocia a otras mentes enfermas, encarnadas o desencarnadas, estableciendo procesos de simbiosis espirituales. 
  Las orientaciones espíritas, si son aceptadas y seguidas, proporcionan un inmenso confort, puediendo reducir o eliminar el cuadro general de las perturbaciones, sobre todo si se asocian a las acciones médicas y/o psicológicas, y también, la asistencia familiar. Así, es preciso desarrollar un persistente trabajo de renovación mental y comportamental de la persona necesitada de auxilio. La oración, el pase, el agua fluidificada (magnetizada), la reunión del Evangelio en el Hogar, la asistencia espiritual ( atendimiento y diálogo fraterno, frecuencia de las reuniones de explicación del Evangelio e irradiaciones espirituales), el estudio espírita entre otros, representa un instrumento de auxilio y de renovación psíquica, dispuestos en las Casas Espíritas, en general. 
Al mismo tiempo si el doliente estuviese bajo alejamiento médico especializado, en el campo de la psiquiatría, la fluidoterapia espírita suavizará la manifestación de la dolencia, haciendo más efectivo el tratamiento médico. La asistencia espiritual ofrecida por la Casa Espírita, actúa como bálsamo, minorando el sufrimiento de los encarnados- doliente, familiares y amigos-, y de los desencarnados envueltos en la problemática. El  atendimiento al Espíritu perturbador se hará en las reuniones de desobsesión, sin la presencia del enfermo encarnado. 
  Las enfermedades espirituales representan una realidad imposible de ser ignorada, especialmente en los tiempos actuales, en los que sabemos de la existencia de una alarma superior que nos señala hacia una urgente necesidad de evaluar nuestra propia conducta moral, desarrollando acciones y actitudes compatibles con la ley del Amor, Justicia y Caridad. Las enfermedades espirituales dejarán de existir,- nos explican los benefactores espirituales-, cuando nos renovemos para el bien. En ese sentido, son oportunas las elucidaciones del Espíritu André Luiz: 
     La  [...] enfermedad, como desarmonía espiritual [...]  permanece en el periespiritu. Las molestias conocidas en el mundo y otras que todavía escapan al diagnóstico humano, permanecerán durante mucho tiempo en las esferas torturadas del alma, conduciéndonos al reajuste.  El dolor es el gran y bendecido remedio. Nos reeduca a la actividad mental, reestructurando las piezas de nuestra instrumentación y  puliendo los desajustes anímicos de que se vale nuestra inteligencia para desarrollarse durante la jornada para la vida eterna. Después del poder de Dios, es la única fuerza capaz de alterar el rumbo de nuestros pensamientos, induciéndonos a indispensables modificaciones, con vistas al Plano Divino, a nuestro respecto, y de cuya ejecución no podremos huír sin graves perjuicios para nosotros mismos(1).
- Revista virtual Paz y Luz -
Referência Bibliográfica
(¹) XAVIER, Francisco Cândido. Entre a terra e o céu. Pelo Espírito André Luiz. 5.ed. Rio de Janeiro: FEB, 1972. Cap. 22, p. 134.

                                       *************************************



                                       

REENCARNACIÓN DE ESPÍRITUS CON                 MISIONES  ESPECIALES 

Las inteligencias avanzadas, bajan a encarnar en los planos físicos solamente en misiones especiales, a fin de contribuir al adelanto de las humanidades, y muy especialmente a colaborar en la obra de Dios. Comoquiera que su tónica vibratoria es muy sutil, buscan y rebuscan, y eligen con gran cuidado la familia que ha de albergarles en los primeros años de su vida física; no en cuanto a fortuna y posición social, sino en cuanto a las condiciones espirituales y morales de los que serán sus padres. Esta elección, aparte de llevarles tiempo, deben hacerla con relación al programa o actuación que quieren desarrollar, a fin de no encontrarse después con tropiezos y dificultades insalvables que les expongan a un fracaso lamentable. 
Y todo espíritu ya más evolucionado, planifica un programa antes de nacer, de enmiendas y realizaciones a desarrollar, de acuerdo con su necesidad evolutiva y su capacidad. Y esta necesidad y capacidad varían en cada ser, lo que es fácil apreciar en la enorme diversidad de destinos humanos. Y aquellos que traen misiones de más responsabilidad, planifican con mucha antelación su destino. 
Necesario es aclarar que, en las primeras fases de la etapa humana, el individuo poco evolucionado no está aún capacitado para escoger su propio destino humano, y encarna dirigido por inteligencias directrices del progreso humano, en concordancia con su necesidad evolutiva y su capacidad de realización; pero nunca contra su voluntad. 
Al llegar aquí, pienso que más de un lector preguntará: entonces, ¿de dónde salen tantas almas, .si la población humana de nuestro mundo esta aumentando considerablemente? 
Y aquí responderé a muchas preguntas: 
1. En los diversos planos del astral superior y del inferior, hay una población entre 18 a 20.000 millones de almas o seres desencarnados (según versiones recibidas de Lo Alto), de los cuales muchos están preparados y preparándose para encarnar; y entre los cuales hay gran número desesperados por salir de su terrible condición y dispuestos a aceptar un cuerpo físico por tarado que sea. 
2. Cada ciclo planetario hay transmigraciones de un mundo a otro, con el objeto de limpiar de espíritus perturbadores a los mundos que van alcanzando cierto grado de progreso; como va acontecer ya en nuestro mundo, de donde será expulsada toda la maldad humana a mundos inferiores salvajes. Son los citados en el Apocalipsis de Juan Evangelista, como los de la izquierda de Cristo. Y estos desterrados (en espíritu) a mundos de civilizaciones primitivas, mucho sufrirán, pero también contribuirán al progreso de esas civilizaciones salvajes de esos mundos. 
Concluiremos nuestra exposición con lo siguiente: mientras el alma no vibre en amor, mientras no amemos a nuestros semejantes como nos amamos a nosotros mismos, estamos destinados a proseguir la cadena de las reencarnaciones terrenas. Pero ¡ay de aquellas almas ruines y ciegas que practiquen la maldad y siendo causantes de sufrimientos! ¡Ay de los que exploten la ignorancia humana! Porque hemos llegado, estamos ya en el «final de los tiempos», y ya no podrán volver a encarnar en este mundo nuestro, sino que serán llevados a encarnar y vivir, durante milenios, en alguno de los mundos más atrasados que el nuestro, entre los que hay una vida bestialmente salvaje y cavernaria, y en donde añorarán (desde lo profundo de sus conciencias) el «paraíso perdido», de este mundo nuestro del cual se verán separados. 

Sebastián de Arauco.

                                              ******************************



                                                             
¿ Podrían los espíritus en el Cielo ser felices, si conocen  que amigos o familiares  están sufriendo en el  Infierno  para siempre? .

       Esto sería – lógicamente-  imposible, porque  siendo el Cielo un estado de dicha, ¿Quién  podría permanecer feliz, sabiéndose eternamente separado de un Ser querido, del  que sabe que sufre o que es infeliz para siempre y con el que jamás podrá compartir su felicidad  junto a él .  Pero si  el estado de felicidad celestial viene acompañado por la seguridad del reencuentro con el Ser amado, esa felicidad no disminuye, sino que  hace crecer en intensidad el deseo de colaborar para que el  rescate del Ser querido y su  reencuentro, sea lo más inmediato posible.  
 De nuevo estamos ante un concepto de un dios imposible, pues sería este dios de una dureza y crueldad infinitas, ya que hasta los buenos no podrían gozar de ese cielo ante el sufrimiento  eterno de algún ser querido con el que compartió su vida humana, porque  ¿ acaso podemos pensar que el Amor  que se profesaban los Seres en  este mundo desaparece  después de la muerte, de modo que los que están en el Cielo se  puedan volver tan insensibles y egoístas en su estado de dicha ?. ¿Qué clase de felicidad y de cielo sería esto? Evidentemente el espíritu que así fuese, de ese modo tan insensible y egoísta, estaría acreditando una inferioridad moral que  por sí misma le impediría alcanzar la dicha en su plenitud. La felicidad llega a ser plena cuando se puede compartir con los demás seres en medio del sentimiento sublime del Amor. 
     Si el cielo y el infierno teológicos existieran tal como los representan, estaríamos ante  el sorprendente caso de conocer seres humanos más misericordiosos y compasivos que el mismo  Padre Celestial.      
      El concepto de eternidad es una idea inaceptable si se la equipara con la idea de infinito, pero si se considera esta palabra en su verdadera acepción, que significa “tiempo indeterminado” o “existencia fuera del tiempo”, la idéa cambia, pues como ya sabemos, el sentido del tiempo que nosotros tenemos,  no existe en el más allá en donde la existencia transcurre en una impresión de presente infinita, pero que no deja de ser un estado con una limitación de permanencia, pues la Ley de Evolución nunca deja de actuar en cualquier plano de existencia. Por esa razón, al infierno se le puede entender como un estado del Alma que queda transitoriamente, de modo limitado en cuanto a nuestra medida del tiempo,  en las regiones inferiores de los planos espirituales o astrales, agrupados en zonas espirituales de baja vibración espiritual; de ahí que a sus moradores se les denomine también por otras corrientes esotéricas u ocultistas, que saben de su existencia, como ”Seres del bajo astral  ”, o “Seres del astral inferior”

- Jose Luis Martín-

“ El cielo siempre es triste sin aquellos que amamos “
           -André Luiz a través de Fco.Cándido Xavier-

                                   ******************


                                                                     
                                                                   
                 CONJUROS Y OTRAS FÓRMULAS

553. ¿Qué efectos pueden tener las fórmulas y prácticas con cuyo auxilio algunas personas pretenden disponer de la voluntad de los Espíritus? 
- El efecto consiste en ponerlas en ridículo si proceden de buena fe.- En caso contrario, se trata de bribones que merecen un castigo. Todas las fórmulas son imposturas. No existe ninguna palabra mágica, signo cabalístico ni talismán que ejerza alguna acción sobre los Espíritus, por cuanto éstos sólo son atraídos por el pensamiento y no por las cosas materiales.

553 a. ¿No han dictado algunos Espíritus, a veces, fórmulas cabalísticas? 
- Sí, tenéis Espíritus que os indican signos, palabras extravagantes, o que os prescriben determinados actos con cuyo concurso hacéis lo que denomináis conjuros.. Pero tened plena certeza de que son Espíritus que están mofándose de vosotros y abusan de vuestra credulidad. 

El Libro de los Espíritus 
Allan Kardec 

                                                ************************************


miércoles, 26 de julio de 2017

Obsesión, enfermedad desconocida y poco estudiada



Programa de artículos para el día de hoy:

-"Donde el amor impera, todas las leyes sobran".
- Bienaventurados los que lloran.
-El hombre honrado, según Dios o según los hombres
-Obsesión, enfermedad desconocida y poco estudiada




                                                              *********************


“DONDE EL AMOR IMPERA, TODAS LAS                     LEYES SOBRAN” 

“Nosotros los espiritistas tenemos un aforismo que simboliza fielmente los ideales que perseguimos, nosotros decimos: “donde el amor impera todas las leyes sobran.” 

“Para que el socialismo haga su jornada, que sea provechosa para todos, el Espiritismo lo basa en el parentesco espiritual de todos los hombres.” 

“El Espiritismo proclama la igualdad de todos los seres humanos y funda esta igualdad en que el espíritu que anima a todos los hombres es igual, porque tiene el mismo origen.” 

“Según nuestra doctrina, cada uno es hijo de sus obras.” 

Los espiritistas son socialistas, pero su socialismo se funda en el amor verdadero que debe existir entre todos los hombres, de este amor, así considerado, fluye naturalmente el sentimiento de justicia.” 

“El Socialismo es un capitulo del Espiritismo. El Socialismo arranca para nosotros los occidentales de la doctrina predicada por Jesús; es aquí donde se halla la razón fundamental del Socialismo. No tendremos jamás verdadero Socialismo, mientras se quiera prescindir del amor cristiano...” 

COSME MARIÑO “Concepto Espirita del Socialismo”

                                                  ***************************


                                                                 

      BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN

Con estas palabras: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación", indica Jesús al mismo tiempo la compensación que se reserva a los que están padeciendo y la resignación que hace bendecir al sufrimiento como preludio de la curación.^
Incluso esas expresiones pueden traducirse de esta otra manera: "Debéis conceptuaros dichosos de padecer, porque vuestros dolores de este mundo son la deuda que habéis adquirido a causa de vuestras pasadas faltas, y si soportáis con paciencia en la Tierra esos dolores, os ahorrarán siglos enteros de sufrimiento en la vida futura. Por tanto, debéis sentiros felices por el hecho de que Dios reduzca vuestra deuda permitiéndoos pagarla hoy, lo cual os asegura tranquilidad en el futuro."
El hombre que sufre es semejante a un deudor que debe una gran suma y a quien su acreedor dice: "Si me abonáis ahora mismo el uno por ciento del importe total os doy por pagado el saldo
y quedaréis libre. En cambio, si así no lo hacéis, os perseguiré hasta que me hayáis abonado hasta el último centavo. " Este deudor, ¿no se sentirá feliz soportando toda clase de privaciones con tal de poder pagar sólo ese uno por ciento del importe total de su deuda y quedar con ello libre? En vez de quejarse de su acreedor, ¿no le dará las gracias? .
Tal es el sentido de esas palabras: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación." Son dichosos porque están pagando, y después de este pago quedarán en libertad.
Pero si pagamos por un lado y nos endeudamos por el otro no alcanzaremos jamás nuestra liberación. Pues bien, cada nueva falta en que incurrimos va aumentando nuestra deuda, porque no hay una sola, sea cual fuere, que no traiga consigo su punición forzosa o inevitable. Si no es hoy, será mañana. Si no en esta vida, habrá de serlo en otra. Y entre esas culpas hay que colocar en primera fila a la falta de sumisión a la voluntad de Dios. Por tanto, si en medio de nuestras tribulaciones protestamos, si no la aceptamos con resignación y como cosa merecida, si acusamos a Dios de injusto para con nosotros, estamos contrayendo una nueva deuda,que nos hace perder el beneficio que hubiéramos podido extraer del sufrimiento. De ahí que debamos recomenzar del mismo modo que aquel que, teniendo un acreedor que le presiona, le va abonando parte de lo adeudado pero al mismo tiempo solicita nuevos créditos.
A su ingreso en el mundo de los espíritus, el hombre es como los obreros que se presentan para percibir sus haberes en el día de pago. A unos se les dirá: "Este es el importe que os corresponde por los días trabajados:" En cambio, a los otros, a los felices de la Tierra, aquellos que han vivido en la ociosidad, poniendo su dicha en las satisfacciones del amor propio y en los placeres mundanos, a éstos habrá de decirles: " No os toca nada, porque habéis recibido vuestros haberes en la Tierra. Marchaos de aquí y recomenzad vuestra tarea".

El Evangelio según el Espiritismo.
Allan Kardec 

                                                            ************************



                                                                     

El hombre honrado según Dios o según 
                        los hombres 

José bré 

Muerto en 1840, evocado en Burdeos por su nieta 1862 
Querido abuelo, ¿ queréis decirme cómo estáis en el mundo de los espíritus y darme algunos detalles instructivos para nuestro adelanto? 
Todo lo que tú quieras, mi querida hija. Expío mi falta de fe, pero la bondad de Dios es grande, y toma en cuenta las circunstancias. Sufro, no como podrías entenderlo, sino por el sentimiento que tengo de no haber empleado bien mi tiempo en la Tierra. 
¿ Cómo no lo habéis empleado bien, si habéis vivido siempre como hombre honrado? 
Sí, desde el punto de vista de los hombres, pero hay un abismo entre el hombre honrado ante los hombres y el hombre honrado ante Dios. Quieres instruirte, hija mía. Trataré de hacerte conocer la diferencia. 
Entre vosotros se tiene a un hombre como honrado cuando respeta las leyes de su país, respeto elástico para muchos . Cuando no hace mal a su prójimo, quitándole ostensiblemente lo suyo, pero le quita a menudo sin ningún reparo su honor y su dicha, desde el momento en que el código o la opinión pública no pueden alcanzar al culpable hipócrita. Cuando se ha grabado en la lápida de la tumba la retahíla de virtudes que se ensalzan, se cree haber pagado una deuda a la Humanidad. ¡Qué horror! No basta para ser honrado ante Dios dejar de infringir las leyes de los hombres. 
Es preciso ante todo no haber quebrantado las leyes divinas. 
El hombre honrado ante Dios es aquel que, lleno de abnegación y de amor, consagra su vida al bien, al progreso de sus semejantes. Aquel que, marchando al fin que se propone, es activo en la vida para cumplir la tarea material que se le ha impuesto, porque no debe olvidar que sólo es un servidor al cual el amo le pedirá un día cuenta del empleo de su tiempo. Activo hasta el fin, porque debe predicar con el ejemplo el amor del Señor y del prójimo. El hombre honrado ante Dios debe evitar con cuidado esas palabras mordaces, veneno escondido entre flores, que destruyen las reputaciones y a menudo mata al hombre moral cubriéndole con el ridículo. 
El hombre honrado ante Dios debe tener siempre el corazón firme contra el menor átomo de orgullo, de envidia, de ambición. Debe ser paciente y dulce con los que le atacan. Debe perdonar de todo corazón, sin esfuerzos y sobre todo sin ostentación, a cualquiera que le haya ofendido. Debe amar a su Creador en todas sus criaturas. Debe, en fin, poner en práctica este resumen tan conciso y tan grande de los deberes del hombre. Amar a Dios sobre todas las cosas y a su prójimo como a sí mismo. 
He ahí, mi querida hija, casi explicado lo que debe ser el hombre honrado ante Dios. Pues bien, ¿ he hecho yo esto? No, he faltado a muchas de esas condiciones, lo confieso sin avergonzarme. 
No he tenido la actividad que el hombre debe tener. El olvido del Señor me ha arrastrado a otros olvidos que, no por no caer bajo la ley humana, dejan de ser prevaricaciones a la ley de Dios. He sufrido bastante por eso cuando lo he reconocido, y por esta razón me anima hoy la consoladora esperanza en la bondad de Dios, que ve mi arrepentimiento. Decidlo, querida hija, repetidlo a los que tiene la conciencia cargada. Que cubran sus faltas a fuerza de buenas obras, y la misericordia divina se detendrá en la superficie. 
Sus ojos paternales encontrarán las expiaciones y su mano poderosa borrará las faltas. 

El Cielo y el infierno. 
Allan Kardec. 

                                                    ***********************************




OBSESIÓN ENFERMEDAD DESCONOCIDA Y POCO ESTUDIADA
- Mercedes Cruz-

En verdad, que los espíritus influyen en nuestros pensamientos y en nuestros actos, mucho más de lo que imaginamos. Según el Codificador, “Es un error creer que se precisa ser médium, para atraer así a los seres del mundo invisible. Ellos, pueblan el espacio; los tenemos incesantemente a nuestro alrededor, interviniendo en nuestras reuniones, siguiéndonos o evitándonos, conforme los atraigamos o repelamos”.
Los tiempos van madurando y la obsesión es cada vez más conocida, la Doctrina Espirita, desde que surgió en el siglo pasado, ha contribuido para ese cambio, toda vez que es una de las “minorías creativas” a señalar caminos a la civilización venidera para los Tiempos Nuevos. Kardec y la falange de Espíritus de la Tercera Revelación resaltan, entre sus enseñanzas, la importancia de los atributos y propiedades del Espíritu destacando el pensamiento como su producción específica, que le permite las conexiones con los demás seres del universo.
En este siglo, la revelación continúa, con los Benefactores Espirituales, de los cuales André Luiz es portavoz, afirmando que El Universo es la exteriorización del Pensamiento Divino, y la civilización es producto de la mente humana.
Para admitir la obsesión “influencia de los espíritus inferiores en la mente”, en nuestros pensamientos y actos, es preciso aceptar la inmortalidad del alma y su capacidad de asociación – benéfica o maléfica- en todos los planos de la vida.
Son muy pocos los científicos e investigadores, psiquiatras y psicólogos, que estudian o se interesan por la obsesión, desconocen el asunto, cuando no lo ignoran deliberadamente.
La humanidad terrena se aproxima, cada día, a la esfera de vibración de los invisibles de condición inferior, que la rodea en todos los sentidos y, en verdad, un abrumador porcentaje de habitantes de la tierra no se preparó para los actuales acontecimientos evolutivos es por esa razón que se necesita que médicos Psicólogos y profesionales del área de la salud precisan inclinarse sobre este tema, procurando ofrecer más amparo a la mente humana, que, actualmente peligra, de forma asustadiza, tendiendo al total desequilibrio.
El mayor amparo que encontramos para la obsesión se encuentran en los centros espiritas donde el número de agentes de salud que se afanan, anónimamente, ofreciendo su modesto trabajo, bien como médiums, bien como adoctrinadores o esclarecedores, pero ante las situaciones complejas que existen en la humanidad es necesario que el número de estos servidores sea multiplicado, aunque se reconoce que es un campo casi inexplorado, donde está prácticamente todo por hacer y exige mucho esfuerzo humano en el campo de la investigación.
Por eso es necesario que el Plano Superior influya en el ánimo de los investigadores espiritualistas para que se intente llevar mayor apoyo a la mente humana; por esa razón, no tenemos ningún deseo de que se nos considere demasiado crédulo, dentro o fuera del contexto científico. Sabemos perfectamente, que esta es un área aún llena de preconceptos mas no podemos olvidar la relatividad del tiempo, muchas teorías antes consideradas indestructibles ya fueron barridas de la faz del planeta y otras están en vías de desaparecer.
Emmanuel esclarece que existen más de 20 billones de almas desencarnadas, errantes y conscientes, alrededor de la tierra, estando la mayoría de ellas aún necesitadas del impositivo de la reencarnación.
Con este dato, es posible imaginar el grado de heterogeneidad espiritual que nos circunda, y, en consecuencia, la gran complejidad de los intercambios torturados e infelices, entre encarnados y desencarnados y de los encarnados entre sí.
Por eso, el estudio de la mediúmnidad patológica o torturada, conocida como obsesión, se revela tan importante para la salud humana. Y representa sin duda, una contribución de valor inestimable del Espiritismo a la Medicina.
Según la definición clásica de Allan Kardec, en el Libro de los Médiums: “obsesión es el dominio que algunos Espíritus logran adquirir sobre ciertas personas.
Los espíritus inferiores procuran imponer constreñimiento a la voluntad del dominado. De acuerdo con el grado de ese constreñimiento es la naturaleza de los efectos que produce, podemos tener obsesión simple, fascinación y subyugación, conforme a la conocida clasificación del maestro de Lyon , en el Libro de los Médiums, dirigida especialmente a los intermediarios, para alertarlos en cuanto a los escollos en el ejercicio de la mediúmnidad.
En las Obsesiones Simples, la criatura es perseguida, con tenacidad, por un determinado espíritu del cual no consigue desembarazarse. Puede ser física, cuando los Espíritus producen espontáneamente manifestaciones ruidosas y persistentes, a través de golpes, ruidos, transportes de objetos, incendios espontáneos etc. .
La Fascinación es una ilusión producida por la acción directa de un Espíritu sobre el pensamiento del médium y que, de cierta manera, le paraliza relativamente el raciocinio en las comunicaciones. Ese tipo de mediúmnidad tiene consecuencias muy graves, porque el médium no cree que esté siendo engañado. Es capaz de escribir cosas absurdas, o ser compelido a situaciones ridículas, sin darse cuenta de la mentira en que está envuelto.
En este caso, el obsesor tiene el arte de la disimulación; es astuto, sagaz, y profundamente hipócrita. Habla de virtudes, invoca nombres venerables, pero siempre deja traslucir actitudes y conceptos mezquinos que revelan su naturaleza inferior.
En la Subyugación, tenemos un grado más avanzado de obsesión, hay veces que el constreñimiento es tan fuerte que es denominado posesión. A Kardec no le gustaba ese término, y explicó las razones, pero, se rindió al hecho de que, en muchos casos, todo ocurre como si realmente fuese una posesión. “Volvamos a esa afirmación absoluta, porque ahora nos es demostrado que puede haber verdadera posesión, esto es, sustitución, aunque parcial, de un Espíritu errante por un encarnado.”
Edith Fiore engloba todos los casos de obsesión en una única clasificación – posesión-. Afirma: “Descubrí dos categorías principales de condiciones o comportamientos que desembocan en posesión: aquellas en que las personas efectivamente invitan a los espíritus a entrar y aquellas en que las mismas no solo no tienen consciencia de la posesión, sino que no quieren de manera alguna – en un nivel consciente que esto acontezca”.
El Espiritismo, pues, enseña aún más, que “la obsesión presenta caracteres muy diferentes, que van desde la simple influencia moral, sin perceptibles señales exteriores, hasta la perturbación completa del organismo y de las facultades mentales”.
Tanto en nivel anímico, como espiritico, el hombre está sujeto a influencias muy diversas, inclusive las más negativas y puede sufrir constreñimientos psíquicos y orgánicas de grados variables, que pueden llevar hasta la muerte física.
En el círculo de los recuerdos imprecisos, se traducen por simpatía y antipatía, vemos las cuestiones de la obsesión llevadas al campo carnal, en donde, en obediencia a los recuerdos vagos e innatos, los hombres y las mujeres, unidos unos a los otros por los lazos de la consanguinidad o de los compromisos morales, se transforman en perseguidores y verdugos inconscientes entre sí. Los antagonismos domésticos, los temperamentos aparentemente irreconciliables entre padres e hijos, esposos y esposas, parientes y hermanos, resultan dos choques sucesivos de la subconsciencia, conducida a recapitulaciones rectificadoras del pasado distante. Congregados de nuevo, en la lucha expiatoria o reparadora, los personajes de los dramas del pasado, pasan a sentir y ver, en la tela mental, dentro de sí mismas, situaciones complicadas y escabrosas de otra época, fracasos de los contornos oscuros de las reminiscencia, cargando consigo fardos pesados de incomprensión, actualmente definidos como “complejos de inferioridad”.
Los encarnados en ese estado es un fuerte candidato a la locura, porque no sabe explicar los recuerdos imprecisos que brotan del pasado en el presente y no cuenta tampoco con el auxilio de la psiquiatras o neurólogos, muy presos aún a las convicciones de la medicina ortodoxa. Según cree, le falta el agua viva de la comprensión y la luz mental que le revele el camino de la paciencia y de la tolerancia, a favor de la propia redención.
Enseña Áulus que la mejor manera de extinguir el fuego es no proporcionarle combustible. El remedio más eficaz es la fraternidad operativa. Por eso mismo, Cristo nos aconsejaba el amor a los adversarios, el auxilio a los que nos persiguen, y la oración por los que nos calumnian.
En muchos hogares, en donde no existe el Evangelio de Cristo en el corazón, la obsesión telepática ha producido muchas lágrimas, separación y hasta locura.
Existe también otro factor a considerar, los espíritus inferiores, muchas veces comparsas o enemigos de otras encarnaciones, que se inmiscuyen en los procesos de obsesión telepática, agravando mucho el cuadro patológico inicial.
Emmanuel resalta que nuestros pensamientos dictan nuestra conducta y que, de acuerdo con nuestra conducta, expresamos nuestros objetivos y anhelamos compañías a las cuales deseamos parecernos.
Nuestras ideas exteriorizadas crean, por tanto, imágenes tan vivas cual lo deseamos. No nos podemos olvidar de que la idea es un “ser” organizado por nuestro espíritu, y que el pensamiento da forma y a la cual la voluntad imprime movimiento y dirección.
Como nuestras acciones son fruto de nuestras ideas, generamos la felicidad o la desventura para nosotros mismos. El encarnado puede, así, ser perseguido por sí mismo, debido a sus propias acciones mentales.
La memoria es un disco vivo y milagroso. Fotografía las imágenes de nuestras acciones y recoge el sonido de cuanto hablamos u oímos... Por intermedio de ella, somos condenados o absueltos; dentro de nosotros mismos.
Por esa razón los profesionales espíritas del área de la salud procuren hacer hincapié, en el valor del pensamiento y la importancia de la auto disciplina, basada en las lecciones de Cristo, en todas las oportunidades que se le ofrecieron, porque, en verdad, solo el Bien construye para toda la eternidad.
Extraído del libro (la Obsesión y sus máscaras)

*************************************************

martes, 25 de julio de 2017

Veinte preguntas con William James



Para hoy os presento:

- Los insondables misterios del alma.
-Entrevista de Divaldo Franco, el médium de la Paz.
- Bondad
- Veinte preguntas con William James (2º)

                                                             ******************

“Es, pues, rigurosamente exacto decir que casi todos los reveladores son médiums inspirados, auditivos o videntes. De ahí, entre tanto, no se debe concluir que todos los médiums sean reveladores, ni menos aún, intermediarios directos de la divinidad o de sus mensajeros.” 

Allan Kardec, La Génesis, los Milagros y las Profecías según el Espiritismo. Cap. 1. Ítem 9, Carácter de la Revelación Espírita

                                                                     ************************



                  LOS INSONDABLES MISTERIOS DEL ALMA

    La premonición y los presentimientos son difíciles de explicar bajo el punto de vista científico. No son explicables más que en ciertos casos, cuando el acontecimiento presentido tiene precedentes, subjetivos u objetivos. Pero, en la mayor parte de los casos, nada, en los hechos anunciados, se presta a la idea de sucesión o encadenamiento. ¿De dónde procede el poder de ciertas almas de leer en el porvenir? Cuestión obscura y profunda que causa vértigo como el abismo, y que nos confunde, porque instintivamente sentimos que es casi insoluble para nuestra débil ciencia. 

Así como cada mundo que rueda por el espacio comulga a través de la noche, con la gran familia de los astros por las leyes del magnetismo universal, así también el alma humana, centella emanada del foco divino, puede comulgar con la grande Alma eterna y recibir de ella instrucciones, inspiraciones, iluminaciones repentinas.* 

Los escépticos podrán sonreír de esta explicación. Pero, ¿ no es de nuestra elevación hacia Dios de donde dimanan las fuerzas vivas, los socorros espirituales, todo cuanto nos hace más grandes y mejores? 

Cada uno de nosotros tiene en las profundidades de su ser una puerta abierta por donde penetra la luz de lo infinito. En el estado de desprendimiento psíquico, sueño, éxtasis, <trance>, el circulo de nuestras percepciones pueda ensancharse en proporciones incalculables; entramos en relación con la inmensa jerarquía de las almas y de las potestades celestes. De grado en grado, el espíritu puede remontarse hasta la causa de las causas, hasta la inteligencia divina, para quien el pasado, el presente y el futuro se confunden en todo y que, del conjunto de los hechos conocidos, sabe deducir todas las consecuencias. 

LEÓN DENIS 

                                 ********************


                                                 

ENTREVISTA DE DIVALDO FRANCO –
 EL MÉDIUM  DE LA PAZ

Fuente: Entrevista de Divaldo Franco al Portal Plenus, en el 2002
Portal PLENUS

P - ¿Cuál es el papel  del Dirigente de una Institución Espirita?
Orientar y conducir dentro de los postulados espiritas  la Entidad y a sus miembros, de forma que allí se viva la Doctrina sin cualquier desvío de conducta. A pesar de ser el dirigente , deberá convivir fraternalmente con todos los miembros, sin ninguna presunción o apariencia de destaque, en un clima democrático de legitima jovialidad, con el fin de que su trabajo sea recibido con respeto y de que sea  o se torne una presencia digna, capaz de dirimir dificultades, de ampliar horizontes en la Sociedad, siendo por el ejemplo, el prototipo del que propone para los demás.
P - ¿Para Espíritus inferiores, como yo, que milito en el Movimiento Espirita, pregonando el amor sublime, la reforma moral y el ejercicio del bien, pero que vivo dominado por los vicios, por el egoísmo, por la vanidad y por el orgullo, es mejor buscar la renovación intima y después ejercer las tareas espiritas, o continuar trabajando, aunque sin la eficacia de la ejemplificación?
 Pido licencia para no concordar con el amigo, cuando se subestima. Todos nos encontramos en proceso de mejoramiento moral y espiritual, cargando úlceras o cicatrices  que nos dilaceran el alma. La presencia de la imperfección moral en nosotros, significa una invitación a fin de que percibamos lo mucho que aun necesitamos realizar, a fin de liberarnos de las herencias del primitivismo que intentan atormentarnos. No obstante, son felices aquellos que, aun con las dificultades intimas trabajan a favor de su prójimo, procurando auxiliarlo. En cuanto se disponen  a servir en nombre del bien, igualmente se renuevan y alcanzan niveles de conciencia más elevados,  firmes en los buenos propósitos, reconociendo el error en el que están, pero no concediéndole tregua. Será por tanto, mil veces mejor servir  con problemas,  que, bajo el pretexto de no tener condiciones morales para enseñar,  omitirse del deber de iluminar otras conciencias y guiar diferentes corazones. Si los médicos solamente atendiesen a los enfermos cuando estuviesen sanos, a bien reducido número quedarían en la sociedad,  aquellos  galenos que colaborasen a favor del bienestar…
P - Muchas veces somos inquiridos en cuanto a los títulos de las palestras, seminarios y otras actividades de difusión de la Doctrina, los cuales las personas sin cultura no comprenden. ¿Deberíamos observar esa cuestión, buscando títulos más simples e inteligibles para todos?
El objetivo esencial de la divulgación es alcanzar al publico puro para el cual se dirige. Tratándose de auditorios más modestos intelectualmente, es claro que los títulos y los contenidos deben mantenerse en el nivel  de los que van a participar del evento. Es medida de sabiduría, de otro modo muy difícil,  para comunicarse de manera fácil. No obstante, algunos Seminarios, Conferencias, y otros tipos  de mecanismos de divulgación objetivan, especialmente a aquellos individuos que serán los futuros agentes multiplicadores, los formadores de opinión, y esos deben ser muy bien equipados de conocimientos más profundos, a fin de difundir mejor los objetivos y contenidos del Espiritismo después informados. Es claro que, en cualquier situación, un lenguaje correcto, coherente y bien fundamentado no exige palabras interpoladas ni conceptuaciones complejas que dificulten el entendimiento de la propuesta presentada.
P - ¿Qué es mejor, “desenvolver la mediúmnidad”  o “educar la mediúmnidad”?
Mientras el ínclito Codificador del Espiritismo se refiere al “desenvolvimiento de la mediúmnidad”, en el Capitulo XVII, de “El Libro de los Médiums”, lo que es correcto, aun mismo desde el punto de vista pedagógico, yo me  sirvo de la referencia educar la mediúmnidad, englobando, naturalmente, los recursos hábiles para un desarrollo de la facultad en si misma.
P - ¿Es valiosa la comunicación mediúmnica, anímica?
Toda y cualquier comunicación en el proceso de la educación de la mediúmnidad es valiosa. Cuando se trata del fenómeno anímico, estamos ante un proceso natural de liberación del inconsciente del médium, facilitando las futuras filtraciones de los mensajes espirituales. Por otro lado, en “todo fenómeno mediúmnico siempre habrá la presencia de tintas anímicas”, ya que el médium, aunque ejerciendo la función de teléfono, no es neutro como aquel, hasta el punto de quedar insensible al contenido del mensaje que vincula. Cada instrumento refleja la melodía conforme su capacidad de afinación.
P - ¿Cómo debe ser tratada la mediúmnidad, en la fase infantil?
Los padres y educadores deben elucidar a las criaturas y a los jóvenes, respecto a las facultades mediúmnicas y parapsicológicas, sin cualquier exageración o fantasía, de la misma forma como los esclarecen  respecto a los fenómenos orgánicos, mentales, sociales y morales, equipandolos de equilibrio, con el fin de que las afronten con naturalidad. Al mismo tiempo, les cumple invitar a los educandos, hijos o no, portadores o no de facultades mediúmnicas,  al cultivo de la oración, de las buenas conversaciones,  de las lecturas edificantes, de las acciones ennoblecidas, mediante cuyos recursos se impide la interferencia perturbadora de los Espíritus infelices. Siempre será una buena decisión  estimularlos  para que se guarden de las manifestaciones ostensivas, hasta el momento en que se encuentren preparados para la responsabilidad del mandato mediúmnico.
P - ¿Es posible al Espíritu estampar su imagen en un vidrio?
Sin cualquier duda, es posible la aparición y la impresión de seres espirituales en cualquier sustancia a través del fenómeno de la ectoplasmia. Lo que viene ocurriendo, sin embargo, con las referidas  imágenes evocativas de determinadas Entidades santificadas, conforme dictamen de pesquisidores honestos y conocedores del material de que se constituyen los vidrios, no se trata de una realidad.
P - ¿La reencarnación ya está probada científicamente?
    Depende de lo que llamamos “probada científicamente”. Innumerables investigadores de diversas áreas en algunas ciencias contemporáneas, como la Parapsicología, la Psicología Transpersonal, la Física Cuántica, la Biología  Molecular, la Medicina, son unánimes en afirmar la legitimidad de la reencarnación. A pesar de esto, hay otros  que la niegan tenazmente, o que dudan de esa posibilidad. El fenómeno es común en diversos áreas del pensamiento filosófico – en sus diferentes Escuelas – así como del pensamiento científico – en la variedad de conceptos y divergencias académicas.
P - ¿Cómo podemos, entender, los espiritas “Amaos e Instruíos?
Siendo el amor el sentimiento noble que dilata y conquista la vida, el conocimiento ofrece los recursos para que no haya pasión, ni dominación. Mediante la instrucción, el ser humano adquiere las luces para el discernimiento saludable, para la vivencia compatible con los impositivos del amor.  Sentimiento y razón constituyen las dos alas que conducen a la angelitud. El amor sin la instrucción (educación) puede convertirse en un aprisionamiento afectivo; en cuanto al conocimiento sin amor consigue generar crueles comportamientos, aun  cuando se afirme como  portador de objetivos ennoblecidos. Se debe a que el Espiritismo nos enseña  la transformación moral para mejorar en cada momento y el enriquecimiento iluminativo a todo instante, a fin de que consigamos el real desenvolvimiento intelecto-moral, conforme es acentuado por el Codificador.
P – ¿El señor podría hablarnos sobre nuestro querido y añorado Chico Xavier?
Podría hablar mucho sobre el apóstol, sin acrecentar nada de todo lo que ha sido dicho, y hablando poco, haciendo expresivo silencio en torno al hombre, a la obra y al ejemplo que nos dejó su más reciente existencia. Chico Xavier, para mí, es una luz inapagable en la historia del pensamiento terrestre.
Ofrecida por Juan Cabral
Traducida por Merchita
                           **************************

                                          

                                      
                                           BONDAD
“De bondad y de humildad quisiera que el mundo fuera, pero esta vana quimera ya no existe en realidad.”
Con esta sencilla estrofa perteneciente a la poesía de quien fue nuestro gran amigo, Francisco Marín damos comienzo a este artículo que va a tratar de esa olvidada cualidad como es la bondad.
Por bondad se entiende una inclinación natural a hacer el bien, así como a una apacibilidad de carácter y buen temple. Es una forma de ser que va consigo en la persona, y que la convierte en un ser acogedor, pacífico, desinteresado, generoso y amable.
Es el lado opuesto de la ambición, la lucha por el poder, la sed de egoísmo, del engaño, la traición, la envidia y todas esas lacras de la sociedad, que han hecho que nuestro mundo sea un lugar en el que estamos obligados continuamente a competir con los demás, a ser mejores que ellos, más rápidos, más inteligentes, más de todo, aunque a veces sea necesario recurrir al juego sucio del engaño o la corrupción.
La bondad está hermanada con la paciencia, el respeto, la comprensión, la tolerancia, es por tanto una virtud que requiere un grado de sensibilidad elevado y de espiritualidad. Es preciso tener un grado de apreciación de la verdad y de espiritualidad para llegar a ser alguien bondadoso que sepa renunciar a sí mismo para no dejarse llevar por las apariencias, por la gloria personal, por los impulsos, por sus creencias, y por todos los prejuicios que a veces tenemos y que nos impiden acercarnos a los demás con auténtico amor, sin exigirles nada sino ofreciéndonos.
Un aspecto importante de la bondad es sin duda el acostumbrarnos a ver el lado bueno y positivo de la gente, así practicamos el consejo del Maestro “no veáis la paja en el ojo ajeno, antes ver la viga en el vuestro”. Porque es un hecho consumado ver las cosas que hacen mal las personas que nos rodean. Aunque hagan muchas cosas bien ni las aplaudimos ni se lo reconocemos, pero ¡ay!, cuando se hace una cosa mal, es bastante para que se nos esté recordando constantemente. Peor es todavía esperar a que alguien haga algo mal para echarnos encima de él, esto es lo contrario a la bondad y al perdón, y al deseo de ayudar a que se corrijan las posturas y los errores que a nuestro alrededor pueda que se estén dando lugar.
Es preferible no darse importancia por las buenas acciones que podamos realizar, porque entonces estamos empezando a no reconocer lo que otros puedan hacer, inconscientemente buscamos vanaglorias, y no hacemos el bien por el bien mismo. El bien no necesita ningún justificante para realizarse.
En las relaciones humanas es importante manifestarnos con respeto así como con afecto y comprensión, esto es como un abono para que dicha relación sea presidida por un ambiente agradable que nos ayudará en buena medida a comportarnos con más eficacia, deseos de conseguir algo positivo y ganas de embarcarnos en proyectos comunes, esto abre el camino para plantearse responsabilidad y seriedad en las compromisos asumidos por un grupo.
No menos importante que todo es no intentar ni desear de ninguna de las maneras hacer ningún mal o daño a alguien, sea de la forma que sea, es decir, de pensamiento, palabra o acción. Como se puede dañar a otro de muchas formas, hemos de tener una vigilancia muy severa con nosotros para que no lleguemos de ninguna forma a dañar a ninguna persona, y si somos conscientes de que por descuido, por envidia o por lo que fuere hemos perjudicado a alguien, debemos ser consecuentes y apresurarnos para pedir perdón, así como para reparar el daño causado.
En lugar de un mundo de bondad y humildad, vivimos instalados en una sociedad de egoísmo y prepotencia, ya ni siquiera los países más cultos y ricos se libran de ver en sus calles personas que no tienen un trabajo con el cual ganarse el sustento diario, los transeúntes, y mendigos se ven ya por todas partes. Hasta ahora ningún sistema ha logrado darle solución al problema de las desigualdades humanas, de la miseria, etc…, es más diríamos que va camino de agravarse, creando mayores diferencias sociales en los países en los que parecía que se estaba llegando a un equilibrio en las distintas capas sociales.
Las multinacionales no quieren saber nada de cómo conseguir sus productos a un precio barato, estamos viendo cada día con mayor profusión como se consigue la mano de obra por apenas la comida y un poco más en los países subdesarrollados, haciendo trabajar a mujeres y niños, antes que a hombres en edad de trabajar, para pagar menos, mientras que lo que importa es que a final de año se hayan ganado unos cientos de millones de dólares más, que van a parar al bolsillo de unos pocos.
Los sistemas fallan porque se olvidan de que la sociedad está compuesta por individuos, y que es ahí donde hay que empezar a transformar la sociedad, cada uno en sí mismo, tratando de ser útiles a los demás desde una base de bondad y humildad. Los sistemas no cambian a las personas, tratan de imponer leyes y normas, que por otro lado se busca la forma de violarlas, para vivir cada uno encerrado en su comodidad y egoísmo particular.
La situación que vivimos actualmente, plagada de guerras y conflictos por doquier, la visión materialista de la vida no sólo no nos deja disfrutar lo que tenemos, sino que nos impulsa a apropiarnos de lo ajeno, tanto a nivel de individuos, como a nivel de naciones. Hay escalas en todos los órdenes, y la triste realidad es la que todos podemos apreciar en estos momentos en los que la seguridad, la paz, el orden social están completamente resquebrajados y hasta puede que nos encontremos al borde de un nuevo conflicto mundial si no somos capaces de trasmitir que estamos cansados de guerras y de que somos ya una sociedad madura que lo que desea es vivir en paz y llevar la misma a todos los rincones del planeta, tolerando y respetando todas las ideas y solidarizándonos con todos aquellos nuestros hermanos, aunque sean de otra raza y color pues están pasando miserias y necesidades de todos los órdenes.
Fermín Hernández Hernández
1999 © Amor, paz y caridad
                                         ^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^


Veinte preguntas con William James                         ( 2ª Continuación) 

3º-P. ¿Qué nos dice hoy del curso de la Ciencia en las realizaciones espíritas? 
R. Comprendo ahora, más que antes, la necesidad del testimonio científico para que se labre en la Tierra el certificado de la sobrevivencia del alma; mientras tanto, admito que nosotros, los investigadores del asunto, con naturales excepciones, perdemos, algunas veces, mucho tiempo, repitiendo experimentos, tal vez en demasía, en el intento de huir de las consecuencias morales que el asunto compromete. 

4º-P. ¿Cree que sería justo limitar la cooperación científica en los círculos doctrinarios del Espiritismo? 
R. No deseamos decir que la investigación científica sea innecesaria. Nos proponemos a afirmar que el investigador no está exonerado del deber de oír la propia conciencia. Un sabio no es un aparato grabador de terminología técnica y sí un Espíritu con avanzados recursos de conocimiento, llamado por la Orientación Superior al perfeccionamiento de la vida. 

5º-P. ¿Qué opinión formula acerca de la Parapsicología? 
R. La Parapsicología, en rigor, remonta a las más antiguas eras de la Humanidad. La propia Biblia está repleta de ejemplos. En el versículo doce del capítulo seis del II Libro de Reyes, vemos al profeta o médium Eliseo asimilando transmisiones telepáticas del rey de Siria, con la precisión de los mejores “sujets” empleados en las experiencias de Rhine y otros. 

Francisco Cándido Xavier y Waldo Vieira. Entre Hermanos de otras Tierras. Por diversos Espíritus.

                                                       *************************