jueves, 27 de marzo de 2014

CUIDAR EL CUERPO Y EL ESPÍRITU

CUIDAR EL CUERPO Y EL ESPÍRITU


La perfección moral, ¿consiste en la maceración del cuerpo? Para resolver esta cuestión me apoyo en los principios elementales, y comienzo por demostrar la necesidad de cuidar el cuerpo, que, según las alternativas de salud y de enfermedad influye de una manera muy importante sobre el alma, que es preciso considerar como cautiva de la carne. Para que esta prisionera viva,se divierta y conciba aun las ilusiones de la libertad, el cuerpo debe estar sano, dispuesto, vigoroso. Sigamos la comparación:  Helos, pues, a ambos, en perfecto estado, ¿qué deben hacer para mantener el equilibrio entre sus aptitudes y sus necesidades tan diferentes?

He aquí dos sistemas que se enfrentan: el de los ascetas, que quieren abatir el cuerpo y el de los materialistas, que quieren rebajar el alma; dos violencias, que son casi tan insensatas una como la otra. Al lado de esos grandes partidos hormiguea la numerosa tribu de los indiferentes, que sin convicción y sin pasión, aman con tibieza
y gozan con economía. ¿En dónde está pues, la sabiduría? ¿En dónde está, pues, la ciencia de vivir? En ninguna parte; y este gran problema quedaría enteramente por resolver, si el Espiritismo no viniese en ayuda de los investigadores demostrándoles las relaciones que existen entre el cuerpo y el alma, y diciendo que,puesto que son necesarios el uno a la otra, es preciso cuidarlos a ambos. Amad, pues, vuestra alma, pero cuidad también el cuerpo,
instrumento del alma; desconocer las necesidades que están indicadas por la propia Naturaleza, es desconocer la ley de Dios.

No le castiguéis por las faltas que vuestro libre albedrío le ha hecho cometer y de las que tampoco tiene responsabilidad, como no la tiene el caballo mal dirigido, por los accidentes que causa. ¿Seréis,acaso, más perfectos, si m artirizando vuestro cuerpo no sois menos egoístas, orgullosos y poco caritativos con vuestro prójimo? No; la perfección no consiste en esto; está enteramente en las reformas que haréis sufrir a vuestro Espíritu; doblegadlo, sometedlo,humilladle, mortificadle; éste es el medio de hacerle dócil a la voluntad de Dios y el único que conduce a la perfección.
(GEORGES, ESPÍRITU PROTECTOR, París, 
 
                                                         ***************

     
 DIVULGADORES ESPIRITAS


Todos los medios son importantes para llegar a los corazones de los hombres, la divulgación de la Doctrina Espirita es algo que nos beneficia a todos, porque contra más larga se haga la cadena de información a más sitios llega, y aunque no en todas partes, germine la semilla del amor y el conocimiento, si es verdad que también de los errores se aprende. Y hemos visto a muchos hermanos que al principio muy entusiasmados terminaron dominados por las bajas pasiones, como puede ser, la vanidad, el personalismo, el misticismo, son muchas las tentaciones que hacen fracasar las grandes empresas.
                                  
  Y el Espiritismo ha sido muy atacado, por eso aun existen hermanos que lo siguen escondidos del mundo y de lo que su posesión implica, para no complicarse la vida, sin pensar en la necesidad que sus hermanos rebeldes padecen y que necesitan de pronta solución, porque los tiempos son llegados, y no solo se pedirá cuenta al que no acepto la luz, sino que también a aquel que en poseyéndola no procuró compartirla, esparcirla para que fueran más los que de ella se beneficiasen.“Hay compañeros que se dicen contrarios a la divulgación espirita. Juzgan con vanidad el propósito de hacer exaltar los méritos y agradecer los beneficios en las iniciativas de carácter público.

Para ellos, el Espiritismo habla por si y caminará por si mismo.

Están ciertos en esa convicción más eso nos invalida el deber de colaborar en la extensión del conocimiento espirita con la devoción que la buena simiente merece del labrador.- la enseñanza exige recintos para el magisterio.

El Espiritismo debe ser presentado por sus profesantes en sesiones públicas.- La cultura reclama publicaciones.


 El Espiritismo tiene su alabanza de expansión en el libro que expone los postulados.


- El arte pide representaciones.

El Espiritismo no dispensa las obras que expongan la grandeza.

- La industria exige producción que demuestre su valor.

El Espiritismo posee su mayor fuerza en las realizaciones y en el ejemplo de sus seguidores, en cuyo rendimiento para el bien común se define su excelencia.
No podemos rechazar la educación espirita, despreciando los instrumentos de la divulgación de que disponemos con el fin de extenderla y honorificarla.

Allan Kardec comenzó el trabajo doctrinario publicando las obras de la codificación e instituyendo una sociedad promotora de reuniones de palestras públicas, una revista y una librería para la difusión inicial de la Nueva Revelación.
Más no es eso solo.

Jesús estimó la publicidad, no para sí mismo, sino para el Evangelio, en una  afirmación que no ofrece dudas. Para eso empezó su obra eligiendo a doce agentes respetables para vincularle las enseñanzas y el mismo mundo, el cristianismo a través de asambléas públicas.





El “id y predicad” le nació de la palabra matizada de luz.

Y comprendiendo que la Buena Nueva estaba amenazada por la influencia judía en vista de la comunidad apostólica se confinó de modo extremado del Viejo Testamento, después de regresar a las Esferas Superiores, se comunicó en una estrada vulgar, llamando a Pablo de Tarso para publicarle los principios junto con la gentilidad con la           que Jerusalén jamás se abría.

      Visto eso, no sabemos cómo estar en el Espiritismo sin hablar de el o, en otras palabras,      si quisiéramos preservar el Espiritismo y renovarle las energías, para beneficio del     
     mundo, es necesario comprenderle las finalidades de escuela y todas las escuelas para    
     cumplir su papel precisa divulgar.”

       (André Luiz, Opinión Espírita, cap. 37, Editora CEC)


              
PERIÓDICO ESPIRITA

El estudioso de la doctrina que se disponga a profundizarse en el conocimiento de sus postulados y con la pesquisa de sus principios y sólidos fundamentos para, posteriormente, divulgarlos y comentarlos, es un heraldo designado por la Espiritualidad, que se anuncia por la letra y no por la voz.

De él se requiere dedicación, sacrificios, tolerancia, sentido centrado de la ética, juicio de los hechos, más con el corazón que con el cerebro.
De él se requiere entusiasmo, sin que, con todo, la fidelidad de los actos pueda ser perjudicada.
De él se requiere ponderación, aunque en su interior este ardiendo, ante las intransigencias e incomprensiones.
El periodista espirita es un intérprete, un traductor de las verdades kardecianas, que, por los vicios del galicismo, por la variación del sentido de las palabras, con el pasar del tiempo, se torna muchas veces, de difícil asimilación para muchos. El periodista espirita es preparado para esa tarea, porque nada, rigurosamente, es obra del acaso.

El éxito del periódico espirita hace estremecer a las organizaciones de espíritus menos felices, pues, cuanto menos entiendan los espiritas de su Doctrina, más fácil es la siembra de la superstición, de la descreencia, de la ritualidad, de las “verdades” sin base…

Cuanto más evoluciona la prensa espirita, menos éxito tendrán los vasallos de las interpretaciones polinizadoras, sin otro objetivo que el de dividir, de desarmonizar. Es la razón por la cual, también en ese campo, existe tanto 
personalismo, tanta vanidad, tantos intereses personales sobre poniéndose al colectivo.

La Doctrina Espirita precisa de su periodismo. No fue sin razón de ser que, en 1858, el Maestro Allan Kardec recibió permiso de la Espiritualidad Superior para iniciar la edición de la Revista Espirita, no es sin motivo que la prensa 
espirita se desenvuelve, naciendo periódicos a cuantos fallezcan.

Honra, pues, a los verdaderos Jornalistas espiritas y sus periódicos; que prosigan en la cruzada de amor para las letras doctrinarias, que hace rugir corazones y alegran a los espiritas que a ella se dedican.

ADE-RJ Informa 55(ANO VII MAIO/JUNHO de 2002)

EL DEBER DE LA PROPAGACIÓN

Entre tantos llamamientos al trabajo de divulgación espirita, hay un mensaje introducido por Allan Kardec en El Evangelio Según el Espiritismo con el titulo La felicidad no es de este mundo (capitulo V, ítem 20), que llama la atención por la fuerza de expresión en determinado trecho. Solicito al lector releerlo con mucha atención el techo referido, que transcribimos: “Debéis todos consagraros a la propagación de ese Espiritismo que ya dio comienzo a vuestra propia regeneración. Os corre el deber de hacer que vuestros hermanos participen de los rayos de la sagrada luz. ¡Por tanto, manos a la obra, mis queridos hijos!”.

¡Qué bellos trecho! ¡Qué invitación más directa! ¡Qué sagrada luz realmente es la Doctrina de los Espíritu! Cuantas veces ya no hemos repasado por ese mensaje ya los ojos y no habíamos notado en las “entrelineas” esta bella 
expresión señalada por el Espíritu Francisco Nicolás Madeleine, cordial Morlot, en el mensaje dictado en París en 1863.
Las alegrías y el bien que nos han proporcionado el Espiritismo podrán igualmente iluminar los hogares y los corazones de nuestros hermanos que aun no tuvieron acceso o aun no conocen esas enseñanzas. ¿Y a quien le cabe el papel de la atribución de esas luces, sino a los propios espiritas en nuestros grupos?

Estas consideraciones surgen todas en virtud de la oportunidad de la campaña lanzada por la Asociación de los Divulgadores del espiritismo en el Estado de Paraná_ ADE- PR _ a favor de la prensa espirita. Objetivando estimular la lectura, distribución, comentario, divulgación es inclusive asignaturas de nuestros vehículos de prensa espirita (y claro visando también la viabilidad, manutención y sobre vivencia de esos órganos), la campaña lanzada en Paraná en el último 29 de julio espera contagiar al país. Al final, es ella, la empresa, que lleva la información, la concienciación y forma_ la lado del estudio doctrinario_ el espirita consciente y participativo.

¿No es hora ya de que nuestras instituciones Espiritas volver sus ojos para los periódicos y revistas espiritas en circulación_ distribuyéndolos y comentando el contenidos de esas publicaciones_ estimulando al publico a enseñar revistas y periódicos espiritas, en vez de relegarlos al abandono y al olvido? Cuantas informaciones no están allá, en las páginas idealisticamente elaboradas y mantenidas a costo de sacrificios…

¿Cómo despreciar esto? ¿Cómo olvidar el esfuerzo de la prensa?

Surgen innumerables disculpas: el pueblo no lee, el pueblo no tiene dinero, estamos distribuyendo cestas básicas: todo muy cierto y coherente. Más… La divulgación, el estudio y la participación precisan ser estimulados. El público frecuentador hará lo que fuera estimulado por el dirigente. Si fuera valorizado en la Casa el periódico, la revista, el público o el grupo trabajador darán a estos órganos atención y consideración que ellos efectivamente merecen.

Apenas esto está faltando: la adhesión del dirigente.

No ve el periódico o revista como algo indispensable. Piense en el valor de las publicaciones, en las joyas que están en sus páginas. Piense en los caminos que ellos les van a abrir… Esto tornará al espirita consciente, participativo…
Es notable la iniciativa de la ADE_PR! ¡Nuestros cumplidos a los compañeros!

Vamos a prestar atención en ella. Vamos a releer el consejo del espíritu por encima citado y comenzar a mirar con más amor el apoyo que todos debemos a los organizadores de la prensa, como este jornal, por ejemplo…

Orson Peter Carrara - Mundo Espírita, setiembre de 2001 

     Enviado por   Mercedes Cruz Reyes
                                                                                                         *****************

ADQUISICIÓN DE LA CONCIENCIA

Allan Kardec, el gran responsable por la codificación del Espiritismo, les preguntó a los Sabios del espacio dónde están escritas las leyes de Dios.
 Y ellos le contestaron: en la conciencia.
 De esta forma, todos los seres humanos traen consigo, entalladas en la propia conciencia, las leyes divinas.     
 Sin embargo, aunque estén escritas, no todos logran leerlas, interpretarlas y practicarlas. Para ello es necesario el desarrollo del sentido moral.
 Esa conquista es fruto del esfuerzo personal, del estudio, de la meditación,  de los pensamientos nobles. 
 El despertar de la conciencia es un efecto natural del proceso evolutivo, y esa conquista permitirá al ser evaluar factores profundos como el bien y el mal, lo correcto y lo erróneo, el deber y la irresponsabilidad, la honra y la deshonra, lo noble y lo vulgar, lo lícito y lo irregular, la libertad y el libertinaje.
 Esa conciencia no es de índole intelectual, actividad de los mecanismos cerebrales. Es una fuerza que los impulsa nacida en las experiencias evolutivas, que se exteriorizan en forma de acciones.
 La encontramos en personas incultas intelectualmente, y ausente en otras, portadoras de conocimientos académicos.
 Especialistas en problemas respiratorios, por ejemplo, que conocen los daños provocados por el tabaquismo, por el alcoholismo y por otras drogas, y que, a pesar de ello, usan, ellos mismos, uno de esos flagelos, demuestran que aún no han desarrollado la conciencia plena.
 Sus datos culturales son frágiles de tal forma, que no disponen de valor para mantener una conducta saludable. 
 Por otro lado, hay individuos que no tienen nociones intelectuales pero tienen lucidez para actuar ante los retos de la existencia, y eligen un comportamiento no agresivo y digno, aunque a costa de sacrificios.
 La conciencia puede ser entrenada mediante el ejercicio de los valores morales elevados, que tienen por objeto el bien del prójimo y, en consecuencia, el propio bien.
 Si desea iluminar su conciencia, he aquí algunas breves reglas que van a ayudarlo a alcanzar ese propósito:
 Administre sus conflictos. El conflicto psicológico es inherente a la naturaleza humana y todos lo sufren.
 Evite elegir hombres modelo para seguir. Ellos también son falibles y, a veces, se comprometen, lo que, de ninguna manera, debe constituir falta de estímulo.
 Permítase una dosis mayor de confianza en sus valores, esforzándose para mejorar siempre y sin desanimar. Si se equivoca, repita la acción, si acierta, siga adelante.
 No huya al enfrentamiento de problemas usando disculpas falsas, comprometedoras, que lo sorprenderán más tarde con dependencias infelices.
 Reaccione a la depresión, y trabaje sin auto piedad ni acomodación  perezosa.
 Tenga en su mente que los suyos no son los peores problemas. Ellos pesan  de acuerdo al volumen que usted les imprime.
 Libértese de la queja pesimista y medite más en las fórmulas para perseverar y producir.
 Nunca ceda espacio a las horas vacías, que se llenan de aburrimiento,  malestar o perturbación.
 Recuerde que usted es humano y el proceso de toma de conciencia es lento. Usted adquirirá seguridad y lucidez a través de una acción  continua y firme.

¡Piense en eso!

La existencia terrena es toda una oportunidad para el enriquecimiento continuo. 
Cada instante es una aspiración de nuevas acciones que favorezcan el  crecimiento, el conocimiento y la conquista.
Saber utilizarla es un reto para la criatura que se afana por nuevas realizaciones.

¡Piense en eso, pero piense ahora!


1 comentario:

Juan acevedo dijo...

Nuevo libro espirita traducido al castellano, que yo sepa es la unica traduccion existente
http://es.scribd.com/doc/211713348/La-Religion-del-mundo-espiritual-escrita-por-los-mismos-Espiritus