martes, 4 de febrero de 2020

¿ Son necesarios las guerras?

       
INQUIETUDES ESPÍRITAS

1.- ¿ Son necesarias  las guerras?
2.- ¿El Espiritismo es una religión?
3.- Ser Madre
4.-  Preguntas sobre los otros mundos
5.-  El ascendiente sobre los Espíritus inferiores








                                          ****************************************







¿ SON NECESARIAS LAS GUERRAS ?


     Nuestro noticiario está lleno de noticias de guerras y escándalos, lo que nos lleva a reflexiones y cuestionamientos, lanzando en nuestros espíritus algunas dudas que pueden ser aclaradas a la luz de los evangelios y del Espiritismo, ese despertador y amplificador de nuestra conciencia.
     En las enseñanzas de Jesús y en los mensajes de los espíritus superiores, encontramos explicaciones sobre esos hechos, comprobando que los evangelios realmente sobreviven al paso del tiempo y a los hombres, constituyendose en fuente inagotable de conocimiento y de confort para toda la Humanidad.
      Es interesante notar que los dos asuntos están interligados y hasta interdependientes, estando directamente ligados a la evolución colectiva y a los actuales padrones vibratorios del planeta y de sus habitantes. Esos temas generan, aún, situaciones que ayudan a nuestro progreso y a nuestra liberación, en cuanto espíritus eternos.
En El libro de los Espíritus, las preguntas 742 a 745 (Libro III, cap. VI-Ley de Destrucción,item III), tratan de la guerra, sus resultados y las responsabilidades de quienes suscitan las guerras.
      Antes de esto, en las preguntas 541 a la 548(Libro II, cap.IX-Intervención de los espíritus en el mundo corpóreo,item X), vamos a encontrar informaciones sobre sentimientos y reaciones de los espíritus durante su participación en las guerras y como se sienten cuando desencarnan en combate, tan estresados que nunca se sienten calmados y en un primer instante aun pueden odiar a su enemigo y perseguirlo, oír el fragor de la batalla y, de acuerdo con su caracter, cuando se calman pueden conservar restos mayores o menores de esos hechos. ¡Atención!, estamos hablando de nuestros hermanos que van a las guerras y al igual que nosotros,forman parte de un grupo de espíritus que habita el planeta y aquí se encuentra en busca de su evolución y crecimiento espiritual, moral e intelectual.
       Ese tema tan actual, tambien nos remite de modo directo e inmediato a las palabras de Jesús sobre el escándalo, encontradas en Mateo 18:7-11. El afirma que en nuestro actual estado evolutivo " es necesario que vengan escándalos", llama nuestra atención para los que causan los escándalos, principalmente aquellos que afectan a la espiritualización del ser y claman por el auxilio mútuo, pidiendo que amparemos al prójimo con simplicidad y humildad, bondad y buena voluntad, sin autoexaltación.
       De acuerdo con los evangelistas, Cristo afirmó: "es mejor quedar sin una mano y continuar esforzándose en el Camino de la Vida Eterna, que estar entero (cuerpo y alma) en sufrimiento de expiación y orar por sus iniquidades en un tiempo subjetivamente largo. Y aún avisa: " Ay de aquel por quien viene el escándalo", pues quien sirvió, aun sin saberlo, de instrumento para la justicia divina, utilizando sus malos instintos, también hizo el mal.
      Siendo así, tenemos que escándalo es todo lo que choca con la moral o las conveniencias y, como está resaltado en El Evangelio según el Espiritismo (cap. VIII- Bienaventurados aquellos de corazón puro, item XII), puede ser interpretado de dos maneras, una vulgar y otra evangélica.
       En el primer caso es dicho que el escándalo "no está en la acción en si misma, sino en la reflexión que puede causar" y resaltando que por eso no es suficiente con evitarlo, porque el orgullo sufriría y la consideración entre los hombres sería removida.
       Con todo, el sentido evangélico es más aclarador, pues muestra como los conceptos elaborados por los Hombres son falsos y esclarece que los escándalos son resultado de los vicios e imperfecciones, malas acciones, con o sin repercusión, consecuencia efectiva del mal moral, siendo necesarios para que los Hombres se castiguen en contacto con sus propios vicios, constituyéndose castigo para unos y pruebas para otros. Esto indica que Dios hace salir el bien del mal y hasta las cosas más desagradables son aprovechadas.
Fundamentados en la doctrina que el equipo del Espíritu de la Verdad nos legó, también quedamos sabiendo al leer los items 13 y 14 del cap. VIII del Evangelio según el Espiritismo , que cuando el mal sea excluido, habrá armonía y comprensión, pero ese tiempo aun no llegó. Es necesaria la preparación, y para eso y por eso, tenemos que destruir el mal que hay dentro de nosotros, cuidando de nuestra reforma íntima.
No podemos perder la serenidad ni dejarnos de emocionar o de sensibilizarnos con los hechos. Precisamos además, cuidar de no endurecernos de corazón y pensamiento. Nuestra función como cristianos es de comprender y no de acusar ni juzgar.
       ¿Cómo lo haremos ?
       La receta también está en las enseñanzas de Cristo, tanto en los evangelios como en la amplia literatura espírita, o sea, trabajando por la paz, haciendo que no seamos instrumentos de escándalo, de guerras, de desavenencias, de disputas....Tengamos la certeza de que si una bomba explota en Kosovo, todo el Planeta, todos sus habitantes, encarnados y desencarnados, son alcanzados en mayor o menor grado, en consonancia con su evolución individual y su faja vibratoria.
         En nuestras oraciones, vamos a vibrar por la paz, el equilibrio y la armonía del planeta y sus habitantes, pidiendo auxilio a los mentores para mantenernos fuertes en la fe, en la unión con los planos superiores, vigilando y orando siempre que notemos que nos estamos dejando envolver por las vibraciones más densas.
       De la misma forma que el ataque en Kosovo nos afecta, nuestra oración, nuestros buenos pensamientos, afectan a la atmósfera del planeta y de sus habitantes, auxiliando a todos, principalmente cuando ellos, a su vez, eleven sus pensamientos.
       Vamos también a asumir el compromiso de divulgar eso, de pedir a las personas que oren y vibren, que se esfuercen por el colectivo, que dejen de lado escándalos, discusiones por cosas sin importancia....
.
 Katia Penteado- Brasil
 Grupo de Estudios Espíritas Avanzados 


                   
**************************************************




¿EL ESPIRITISMO ES UNA RELIGIÓN?

       Dos conceptos presentes en la obra del escritor Paulo Henrique de Figueiredo(foto), sobre la naturaleza del Espiritismo y acerca de su revolucionaria propuesta de autonomía moral: En los artículos  "¿El Espiritismo es una religión diferente de todas las religiones tradicionales?", "el Espiritismo es la única propuesta de Autonomía Moral", el escritor paulista que estuvo en CEPA el pasado día 3 de noviembre, sintetiza conceptos básicos de sus libros "Revolución Espírita" y "Autonomía-La Historia jamás contada del Espiritismo".
                                            
        El Espiritismo es una religión?.-  Es una duda antígua y muy incomprendida. Pero la cuestión es sencilla, cuando buscamos la respuesta en su origen, o sea, en las explicaciones de Kardec.

        La doctrina espírita puede ser útil a todas las religiones. Pero no se puede convertir en una de ellas, lo cual sucedería si  sale de la condición de conocimiento  filosófico fundamental y se equipara a las demás religiones en la disputa por la salvación, como promesa a los fieles de una secta.

       Ni puede asociarse a un cuerpo dogmático, sin sincretizarse y dejar de ser  básicamente una doctrina progresiva. Su esencia es como la Física, la Biología. la Cosmología: Un concepto  de las leyes universales. bajo el punto de vista de los espíritus sabios.

       Más allá de eso, considerando el sentido filosófico del término "religión", Kardec se refería a un significado bastante presente en su tiempo, el de religión natural. Viene del hecho de que en aquella época las ciencias humanas se fundamentaban en el espiritualismo racional independiente del credo religioso. Estando Dios presente en la naturaleza como  la Causa Inmanente,  todos estamos relacionados naturalmente con Él. 

       Hay quien busca el significado etimológico de la palabra del latín religare, que significa religación o volver a ligar o a unir, pero ese significado es confuso, pues nunca jamás, nos desligamos de Dios. El sentido que la doctrina espírita promueve. por la naturaleza de su mensaje,es el lazo natural que nos une de forma solidaria entre nosotros, así como entre nosotros y el Creador.

       De esa forma, lo importante está en lo que el Creador representa para nosotros, pues comprendiendo el Espiritismo como filosofía de vida, no habrá diferencia entre la comprensión y el acto, o sea, será una doctrina vivida y  transformadora. Las religiones tradicionales colocan al fiel en la postura de la sumisión, de la espera, de estar pendiente de merecer recompensas y también temeroso de castigos. Nada de eso será encontrado en el Espiritismo bien comprendido. ¡ Es deber de aquel que bien lo comprendió, divulgar esta visión original, para rescatar su esencia primera!

       Difiriendo de todas las religiones tradicionales, el Espiritismo es la única propuesta de AUTONOMÍA MORAL.

        La base fundamental de la revolución espírita está en el establecimiento de la autonomía moral como base de la educación y de las relaciones sociales humanas. , Pero, ¿qué es la autonomía moral?
       Se afirma al respecto en la Revista Espirita de 1870, página 91: "El estado de derecho, la autonomía de la conciencia individual, el progreso moral e intelectual, el reinado del amor y de la justicia, será el futuro  y la base fundamental del Espiritismo".

       Tradicionalmente, las religiones positivas, la escuela tradicional y los gobiernos, desde el inicio de la civilización, someten a las personas a la autoridad por la obediencia pasiva, dictando el modo de actuar bajo el régimen del castigo y de la recompensa, conforme al principio de heteronomía. Según la visión dogmática del cristianismo, todos son pecadores, los que no fueren salvados después del juicio final, sufrirán eternamente en el infierno. Los salvados vivirán la plenitud del cielo.

       En este pensamiento hay dependencia, sumisión, obediencia ciega, en cuanto al indivíduo. Y colectivamente, en la comunidad heterogénea, hay segregación, competición, división.  Algunos se consideran mejores que los otros. ¡ Eso no es novedad para nadie !. No solo esa orientación fue impuesta por las religiones tradicionales respecto a la relación con Dios, sino que también la sociedad materialista impone la competición, la segregación entre una minoría superior y la gran masa considerada subversiva. En las escuelas, los niños compiten para ser los mejores, y los que no se desempeñan bien son castigados. La moral heterogénea es el padròn de las relaciones sociales.

       Por su vez, la autonomía moral e intelectual, presupone el uso de la razón y del sentido moral para autogobernarse en el desarrollo de la personalidad. ¡ Ese será el gran cambio que transformará el mundo!. Cuando las personas se relacionan de forma autónoma, hay un respeto bilateral, con la cooperación y el apoyo mutuo, y no hay inclinación a la competición. Existe   una valoración de la diversidad, y por eso, la inclusión de forma natural. No hay miedo al error, porque se sabe que la tentativa es la que lleva al conocimiento. Cada individuo tiene su propio valor, su contribución, algo que lo hace relevante. ¡ Todos merecen, en fin, la igualdad de oportunidades!
En cuanto a pensadores como Rousseau, Kant, Piaget, Paulo Freire, fundamentaron la educación por la libertad como factor de transformación de la humanidad, el espiritismo revela que la autonomía es la ley natural que rige la relación del espíritu con la humanidad universal. O sea, que es fantasía la acción arbitraria de Dios castigando o recompensando, como se sostenía en las doctrinas religiosas y sociales del viejo mundo.

       La moral espírita se fundamenta en la autonomía moral, y esa es la cuestión central de esa propuesta filosófica moderna. De ese modo, el Espiritismo apoya todas las iniciativas que concurren a ese objetivo. ´Será ese el camino por el que se llevará a efecto   la regeneración de la humanidad, con el esfuerzo voluntario de cada uno.  "Manos a la obra"

(articulo publicado originalmente en el blog revolucaoespirita.com.br/)

(Traducción J.L.Martin)
NOTA del bloguero: 
    Soy de la opinión de que se podría decir del Espiritismo que es una religión, en el mismo sentido que quienes están plenamente dedicados a una actividad o a una afición a la que se entregan y dedican con amor y pasión, se dice que para ellos es su religión, tal como por ejemplo sucede con algunos " forofos" extremos al fútbol, o extremados aficionados y dedicados a cualquier otra actividad, de los que se dice que hacen de ello su religión. 
     Entonces, para quienes dedican con entusiasmo y vocación, su actividad de cada día, a estudiar y a profundizar en los conocimientos espíritas, igualmente podemos afirmar que hacen de ello  su religión.
    Ya sabemos todos que el Espiritismo solamente  tiene un carácter religioso en el aspecto doctrinario, en cuanto a la moral cristiana que se desprende de su filosofía, pero queda muy lejos poderlo equiparar con otras religiones, porque carece de lo que rodea a las religiones: Jerarquías, liturgias, dogmas, ceremonias, simbolismos, velas, inciensos, etc, pero por el contrario, otros aspectos tales como la existencia de Dios, (un Dios impersonal), la existencia del alma o espíritu y su sobrevivencia después de la muerte de las personas, la existencia de un Más Allá, no definitivo, bueno o malo, según las obras y merecimientos de cada persona, etc, son puntos comunes a las religiones, aunque algunos de ellos dispares, tal como admitir  la Reencarnación del Espíritu como medio de que se lleve a cabo la evolución del mismo en los planos físicos, así como el reconocimiento de la existencia de infinidad de mundos habitados, lo que no conozco ninguna religión que lo contemple.
      En síntesis: Solamente se puede decir que el Espiritismo es religión, en cuanto a que es una religión moral, íntima y personal, sin manifestaciones externas de ninguna clase, salvo la práctica de la caridad en todos sus aspectos y matices. El Espiritismo es la religión del Espíritu.
- Jose Luis Martín


                                              ***********************************





                 SER MADRE




   Los hijos son un préstamo que los Planos Superiores ofrecen por medio de la consanguinidad,  siendo la tarea principal de los padres inculcarles los valores de la educación. Las consecuencias pueden ser funestas si dejamos sin realizar esos deberes.





















La sabiduría divina sabe lo que necesitamos, y es el ser humano quien más tarda en alcanzar el desarrollo corporal y madurativo. Esto es así  porque el Espíritu asume, poco a poco, el control de la propia materia que le ha de servir para su proceso evolutivo, resultando más fácil las posibilidades de afianzamiento del aprendizaje y la consecución de los hábitos que lo guiarán durante toda la existencia planetaria.
La maternidad es saber constituir con el alma, mente y corazón, determinado número de obligaciones elevadas, deberes y responsabilidades con grandeza de sentimientos, acentuado amor, humildad testimoniada, renuncia constructiva y misión educadora. (Walter Barcelos,  anuario espírita 2015 -Pág. 65).
En el Libro de los Espíritus podemos leer en la pregunta 890:
El amor materno ¿es una virtud o un sentimiento instintivo, común a los seres humanos y a los animales?
   – Lo uno y lo otro. La Naturaleza ha dado a la madre el amor hacia sus hijos en interés de su conservación. Pero en el animal ese amor se limita a la atención de las necesidades materiales y cesa cuando los cuidados de la madre se tornan inútiles. En el ser humano, en cambio, persiste toda la vida y lleva consigo una dedicación y una abnegación que son virtud. Incluso sobrevive a la muerte y sigue al hijo más allá del sepulcro. Bien podéis ver que hay en él algo más que entre los animales.
   Cuando se tienen hijos, una de las decisiones que se debe tomar, siempre que las circunstancias lo permitan, es la de quedarse en casa para cuidarlos, o por el contrario elegir la vida profesional. Será una reflexión meditada la que conducirá a tomar la decisión más adecuada.
   Si finalmente decide quedarse en casa, los hijos tendrán a la madre con ellos en todo momento para aquello que necesiten; esto servirá para ir profundizando en un vínculo afectivo insustituible con grandes beneficios para los hijos. Esa cercanía les da seguridad y les permite desarrollarse emocionalmente con más facilidad, lo que le posibilita a la madre, por su parte, conocer a la perfección a sus hijos y saber lo que necesitan en todo momento. Un conocimiento de sus retoños que le ayudará a captar el estado de ánimo en el que se encuentran solo con mirarlos, lo que le facultará para darles ese apoyo emocional que puedan necesitar en cada oportunidad.
    También por medio de la educación y formación de los hijos se ayuda a que la sociedad se construya en valores de convivencia, en el desarrollo de un clima necesario de respeto, tolerancia y libertad.
   En una ocasión le preguntaron a Katherine Ellison, autora del libro Inteligencia maternal, sobre la afirmación de que las mujeres que tienen educación universitaria y no trabajan fuera de casa, defraudan a la sociedad; ella contestó: “Se podría decir también que las mujeres que tienen una educación superior e ignoran a sus hijos están haciendo daño a la sociedad”.
     Ser madre significa transformar totalmente la propia  vida, es decir,  el tiempo y la forma de pensar desde el momento en que se tienen los hijos. También supone renuncias y sacrificios que se hacen gratamente, porque el corazón está puesto en ellos y se dedican las fuerzas de cada día para sacarlos adelante, educarlos  y enseñarles a vivir. Las madres conocen mejor que nadie a sus hijos y saben de sus defectos y virtudes; reconociendo sus limitaciones es como mejor pueden ayudarlos.
   Desde el momento del nacimiento de un hijo, la madre es conducida a un cambio en sus objetivos de vida. Porque en ese momento del nacimiento, la responsabilidad para con el hijo recién nacido se vuelve fundamental. Sus cuidados modifican completamente los hábitos que se tienen hasta ese momento. Precisa de un cambio en la conducta y actividades hasta entonces realizadas, y es en ese momento cuando aparece la renuncia personal por el bien del ser desprotegido y frágil que necesita de todo tipo de cuidados; un ser que empieza a desarrollarse, en espera del cuidado, la protección, la educación, el apoyo y la orientación de su madre junto con su padre.
  El gozo que produce cuidarlo y darle la asistencia que en cada momento pueda necesitar, ya sea material, emocional o moral, llena de satisfacción y alegría a los padres, aunque sea un deber ocasionado por la responsabilidad recibida. La madurez psicológica se muestra ante la conciencia del deber adquirido, y siendo honesto y coherente con uno mismo, proporcionando a la descendencia el equilibrio y seguridad que les proporcionará una auténtica relación afectiva.
    El amor de una madre es un amor sincero que perdura a lo largo del tiempo; es sacrificado, pues siempre antepone las necesidades del hijo a las propias; es perenne y se manifiesta en la forma de relacionarse con sus retoños, pues su compromiso le lleva a ser los brazos que les cobija, les protege, y que sigue sus pasos desde su más tierna edad, hasta incluso cuando tienen que marchar del hogar para seguir su camino.
“Como Dios no podía estar en todas partes, tuvo que inventar a las madres”.-              Proverbio judío.
Se debería tener presente que antes de encarnar se desarrolla una planificación, con asistencia de generosos y sabios mentores que nos sugieren, teniendo en cuenta los errores y aciertos en vidas pasadas, los hijos que deberían bajar en un plazo preestablecido a nuestro hogar; reencuentro beneficioso espiritualmente para todos los que integran el núcleo familiar. Pero en ocasiones, algunas mujeres, estando en la Tierra se olvidan de los compromisos y responsabilidades contraídas, decidiendo poner obstáculos y limitaciones a la maternidad.
   La renuncia personal a la maternidad es en muchas ocasiones un obstáculo espiritual a salvar. A lo largo de la vida se le presenta a la mujer la opción entre el amor incondicional, proyectado hacia los demás, o el amor “condicional”, focalizado en torno a la vida profesional y personal, circunstancia que les lleva, en ocasiones, a la renuncia de los hijos.
   En muchas situaciones son la precariedad laboral y la necesidad económica las que actúan como elementos disuasorios. Hoy en día, en esta sociedad desarrollada pero materializada, consumista y egoísta, es donde surgen mujeres que simplemente quieren una vida agradable, donde la libertad e  independencia sin ningún tipo de ataduras están arriba en su lista de prioridades. Mujeres que piensan que su tiempo no lo quieren emplear en hijos y en las dificultades que eso conlleva, sino en disfrutar de compañía de amigos, de su pareja; en viajar, en hobbies
   Otro aspecto que también se presenta en la sociedad hoy en día, generando grandes dificultades, es ese movimiento feminista radical que ha eclosionado de forma espectacular en poco tiempo, en el que se pretende masculinizar a la mujer. Movimiento guiado por numerosos orientadores del feminismo, los cuales engañan y confunden a las mujeres en cuanto a sus obligaciones en el seno de la colectividad, creando una rivalidad ficticia entre hombres y mujeres que destruye el buen entendimiento que debe existir entre ambos sexos, necesario para que la sociedad crezca en oportunidades para todos, desarrollando cada uno el papel que le corresponde; convivencia solidaria y no excluyente.
   Otra cuestión importante es el problema del aborto. Esta es una práctica que hoy es largamente aceptada en muchos países, con respaldo de la ley. La mayoría de las mujeres que lo hacen no son conscientes de su significado real. Por lo que una mujer que se queda embarazada, y no entra en sus planes tener un hijo o tiene grandes dificultades para criarlo, hacen uso del aborto, sin ser conscientes de las repercusiones psicológicas y espirituales que en el futuro tendrán. Es un acto terrible porque se deshace de él; y lo realiza la persona en la que más debe confiar, su madre.
   El aborto jamás resuelve o suprime los errores cometidos por imprevisión, puesto que da lugar al  crimen del niño por nacer, que agrava el proceso evolutivo de aquel que lo comete.
   En el Libro de los Espíritus podemos leer en estas dos preguntas: El aborto provocado ¿constituye un crimen, sea cual fuere el grado de desarrollo del proceso de gestación?
    – Siempre hay crimen, desde que trasgredís la ley de Dios. La madre, o cualquier otra persona, cometerán en todos los casos un crimen al quitar la vida al niño antes de su nacimiento, porque ello equivale a impedir al alma que afronte las pruebas cuyo instrumento debía ser el cuerpo.
 -  En los casos en que la vida de la madre corre peligro si el niño nace, ¿es un crimen sacrificar a este último para salvar a aquélla?
 – Resulta preferible sacrificar al ser que no existe y no al ser que existe

  El médico, ante el dilema de salvar a la madre en peligro de muerte o al hijo no nacido, debe decantarse por mantener a la madre con vida,  porque en el caso de tener ya hijos, éstos no se quedan huérfanos, y en el caso de querer tener más hijos, puede darse el caso de que repita con la misma madre. Además, la madre podrá cumplir con los compromisos que trajo al encarnar. Siempre se tiene que optar por la vida que existe antes que por la que no ha comenzado.
 Gloria Quel- Amor, Paz y Caridad
                                                                      **********************************




                                                                   
Preguntas sobre los otros mundos

32. ¿Qué grado de confianza puede haber en las descripciones que los Espíritus hacen de los diferentes mundos?

Esto depende del grado de adelantamiento real de los Espíritus que dan estas descripciones; porque vosotros comprendéis que los Espíritus vulgares son tan incapaces de daros noticias con respecto a esto, como un ignorante entre vosotros para describiros todos los países de la Tierra. Muchas veces dirigís preguntas científicas sobre estos mundos a Espíritus que no las pueden resolver; si son de buena fe, hablan de ellos según sus ideas personales; si son Espíritus ligeros se divierten dándoos descripciones extravagantes y fantásticas; tanto más que estos Espíritus que no están desprovistos de imaginación en la erraticidad como en la Tierra, sacan de esta facultad la narración de muchas cosas que nada tienen de real. Sin embargo, no creáis en la imposibilidad absoluta de tener sobre estos mundos, algunas aclaraciones; los mismos Espíritus buenos se complacen en describiros aquellos que ellos habitan, a fin de serviros de enseñanza para mejoraros, y convidaros a seguir el camino que puede conduciros a ellos, es un medio de fijar vuestras ideas sobre el porvenir y no dejaros en la vaguedad.
¿Qué comprobación puede haber para la exactitud de estas descripciones?

La mejor comprobación es la concordancia que puede haber entre ellas; pero acordaos que tienen por objeto vuestro mejoramiento moral y que por conseguiente podéis ser informados
mejor sobre el estado moral de sus habitantes que sobre el estado físico o geológico de estos globos. Con vuestros conocimientos actuales, ni aun podrías comprenderlo; este estudio no serviría para vuestro progreso en la Tierra, y cuando estéis allí tendréis toda la posibilidad de hacerlo.

Observación. — Las cuestiones sobre la constitución física y los elementos astronómicos de los mundos, entran en el orden de las investigaciones científicas de las que los Espíritus no deben ahorrarnos el trabajo; sin esto, un astrónomo encontraría muy cómodo el hacerles hacer sus cálculos, con lo que se guardaría muy bien de convenir sin duda. Si por la revelación podían los Espíritus ahorrar el trabajo de descubrimiento, es probable que lo hicieran a favor de un sabio bastante modesto para reconocer abiertamente el origen, más bien que en provecho de los orgullosos que los niegan, y a los que por el contrario conducen a menudo las decepciones de amor propio.

Allan Kardec

                                                  ***************************************




         


     EL ASCENDIENTE SOBRE LOS           ESPÍRITUS INFERIORES


El ascendiente sobre los Espíritus inferiores sólo se ejerce a través de la superioridad moral. 
Los Espíritus perversos reconocen la autoridad de los hombres de bien. En cambio, contra quien sólo les opone la energía de la voluntad, que es una especie de fuerza bruta, los Espíritus perversos luchan y suelen ser los más fuertes. 
En cierta ocasión, alguien trataba de dominar a un Espíritu rebelde mediante la exclusiva acción de su voluntad, y recibió la siguiente respuesta: Déjame en paz con esos aires de fanfarrón,pues no vales más que yo. ¿Qué se diría de un ladrón que predicase moral a otro ladrón?

EL LIBRO DE LOS MEDIUMS.
ALLAN KARDEC.

                                    *************************



No hay comentarios: