jueves, 18 de julio de 2024

Los enemigos desencarnados

 INQUITUDES ESPÍRITAS

1.-La luz de la conciencia

2.- Horizontes de Luz

3.- ¿ Siempre hemos podido acceder a la Verdad?

4.- Los enemigos desencarnados

                                                **************************************


                LA LUZ DE LA CONCIENCIA                          


Esa luz en la cabeza de los mineros, es la luz de la conciencia, que estaba dormida, pero estaba. Lo que ocurría es que no le hacíamos caso, y ahora estamos pagando las consecuencias, porque ¿hacia donde mirábamos cuando todo el mundo se enriquecía? ¿En qué estábamos pensando cuando conseguíamos todo lo que deseábamos y no preguntábamos de dónde salía el dinero, ni cómo lo íbamos a pagar?
Por suerte la luz de la conciencia no se había apagado del todo, aún hay esperanza, pero no para volver a los errores del pasado, si no para construir un nuevo país, una nueva sociedad, donde los valores de la honradez, la solidaridad y el esfuerzo en comunidad nos lleve hacia adelante. Porque todos sabemos lo que queremos... una vida mejor para nuestros hijos, pero eso no quiere decir más dinero, ni más viajes, ni más coches de lujo, sino más democracia, más compromiso y mejores relaciones personales desde la sinceridad y el respeto por los derechos de todos los ciudadanos. Porque ya se acabaron las clases sociales, ya no tiene justificación los privilegios de unos pocos, ya estamos cansados de que nos crean tontos.
Ahora más que nunca hace falta un pueblo sereno y consciente de que se está jugando su futuro, y no debemos caer en los insultos ni en la rabia ni la violencia, debemos hablar claro y alto, para que todos los políticos nos oigan y recuerden que están a nuestro servicio, y no al revés.
La solidaridad es la clave para la supervivencia, pero no podemos hablar de solidaridad cuando unos pocos tienen tanto y la mayoría tan poco, y no podemos pedir la luna, debemos ser realistas, saber que seremos más pobres, que tardaremos años en recuperarnos, pero que sepan que somos personas decididas a cambiar este país, que sepan que con el pueblo no se juega, que sepan que la dignidad no está en quiebra, aunque sí nuestra confianza en ellos, por eso digámosle a la cara a los políticos:
¿Estáis con nosotros o contra nosotros?
Si quieren estar con nosotros que renuncien a todos sus privilegios y que salgan a la calle con el pueblo.
- Jesús Valle Arjona-

*********************************************




HORIZONTES DE LUZ

¿A dónde va el alma, cuando abandona su cuerpo ya gastado e inútil para la vida física, cuando se desprende de esa pesada envoltura material que la sujetaba al globo terrestre?
He aquí la primera de las tres preguntas que hicimos a la ciencia Espírita, y esta resuelve este problema con tanta lógica como ha resuelto tantos otros.
Hemos visto que, del espacio vienen los espíritus cuando revisten una forma material en nuestro mundo, para alcanzar por su medio, un grado más alto de perfección y de progreso; hemos visto también que el objeto de la vida humana es precisamente este, la purificación y la elevación del alma, por el trabajo y por el sufrimiento, siendo cada mundo un peldaño de la escala infinita del progreso por la que ha de ascender.
Realizado el fin de la encarnación, agotado el fluido vital que animaba su organismo, cae éste para dejar paso al Espíritu, que vuelve a reconquistar con este hecho, su perdida libertad, y regresa a la vida espiritual de donde había salido cuando encarnó.
Cada desencarnación en nuestro mundo representa, digámoslo así, un nacimiento en el espacio. Allí vuelve el Espíritu después de librada su batalla aquí bajo; allí vive contento e individualizado con su periespíritu o cuerpo espiritual que mantiene precisamente la forma de su última encarnación, y dicho periespíritu le permite relacionarse con los demás seres espirituales que le rodean.
Al llegar al espacio, al desprenderse de su cuerpo material, al reconocerse el Espíritu, se cumple en él una de las leyes admirables que rigen el mundo espiritual. Procede por sí mismo al reconocimiento del valor moral de los hechos que ha realizado en la vida que acaba de dejar, se erige en su propio juez; los actos, las palabras, los propios pensamientos que como hombre efectuó, pronunció o tuvo; se presentan ante él como cuadros disolventes, acatando algunos, y reprobando terminantemente los demás; él siente la conciencia desnuda y libre de la hipocresía humana que se juzga a sí misma y falla contra su propio ser.
No hay fallo más seguro, más exacto, más equitativo ni de mayores transcendencias para el Espíritu, puesto que la condena que pronuncia es a la que se somete él mismo, para cumplir la ley del Progreso.
No es Dios quien juzga al Espíritu que regresa de la vida corporal; no, Dios no es Juez. Es la propia alma  la que penetra en los pliegues más recónditos de su conciencia, y al encontrar allí el mal bajo muchos aspectos, ansiosa por verlo desaparecer, comprendiendo que sólo en medio de las pruebas, de las luchas, de los trabajos y de los sufrimientos de la vida material, podrá disminuir su carga de pesadas inmundicias morales y fortalecerse en la práctica de la virtud, pide suplicante al Padre que la ha creado, una nueva existencia material de pruebas y de expiaciones para progresar.
Allí, en la vida errática, en el espacio, el Espíritu reconoce sus errores y fallos mejor que en la Tierra, y toma resoluciones, adopta determinaciones que comprende que son necesarias para su purificación y progreso. Al verse detenido en su vuelo hacia las alturas luminosas del espacio, por el peso de su periespíritu, aún demasiado denso, demasiado grosero, para permitir su elevación, se hace cargo de esa densidad, adquiere el convencimiento de que su detención en los planos inferiores de la atmósfera terrestre, es debida a las muchas manchas que afean su cuerpo espiritual, y entonces, indaga, busca y pregunta cómo ha de conquistar ese estado especial, que le dejará elevarse como los demás seres que cruzan veloces el espacio infinito, dejando tras ellos un reguero de luz.
La misericordia de Dios, auxilia al cumplimiento de la ley de justicia en aquel pobre ser, permitiendo que la contestación le sea dada por sus protectores espirituales, y al oírla se convence de que, efectivamente, sólo las luchas y las pruebas de la vida material pueden obrar como reactivo purificador sobre él, transformando su periespíritu pesado, grosero, denso, incapaz de elevarse, en un organismo fluídico de blancura inmaculada y de resplandeciente luz.
Entonces; ante el reproche de la propia conciencia y el convencimiento de no haber empleado debidamente las horas de su última encarnación, el Espíritu formula ardientes deseos, fervientes súplicas que serán atendidas cuando llegue la hora oportuna de cumplirse en él la ley del regreso a la vida material, para continuar labrando en ella, la obra magna de su progreso.
He ahí la respuesta de la ciencia espírita: Después de la desencarnación, vuelve el Espíritu al espacio, allí ve acumularse ante él toda la obra de su pasado, examina lo que está hecho y lo que le queda por hacer para cumplimentar la ley progresiva a la que está sometido, reconoce sus errores, sus caídas, sus múltiples tropiezos con las leyes de justicia y de amor que debían haber regido todos sus actos. Comprende que no existe castigo eterno para los prevaricadores de la ley, y sí, como efecto de la infinita Misericordia de Dios, la eternidad de tiempo para redimirse y los mundos de expiación y de pruebas con sus puertas abiertas a las almas poco avanzadas, para que se regeneren.
Acepta, bendiciendo a su Hacedor, el medio que le concede para purificarse y elevarse y se prepara para sus futuros destinos, bajo la dirección de sus guías espirituales, que tratan de desarrollar en él la inteligencia para que adquiera una concepción cada vez más exacta del Universo y de su Autor, concepción que despertará en él la ternura, el sentimiento y la fuerza de voluntad que necesitará en sus futuras encarnaciones para tratar a sus semejantes como a hermanos y para amarles como a sí mismo, amor que es precisamente la base de todo el edificio de su progreso.
¿No es verdad que llena el Espíritu de consuelo, de satisfacción y de bienhechora esperanza, esta Filosofía? Que transmitida a los hombres por los mismos seres desencarnados, no deja lugar a la menor duda, en los que quieren estudiar, profundizar y meditar sobre estos fenómenos admirables.
En lo que enseña esta ciencia, nada encuentra el hombre que repugne a su razón, todo lo ve explicado, las mil y mil anomalías de la vida, las dudas constantes de su corazón; y lo que tienen de más grandioso a sus ojos, es que, en vez de empequeñecer a Dios, le coloca a tal altura, que goza el alma con esa nueva concepción de la divinidad, que le muestra a Dios (si bien como un Ser incomprensible para su pobre y limitada inteligencia), como un Padre Amorosísimo e Incomparable de Previsión y de Bondad para todas sus criaturas.
¡Espiritismo!
¡Bendita seas, ciencia admirable, moral sublime, que has de regenerar a nuestra pobre humanidad!
¡Mil veces bendito seas, Padre, que has permitido que esa Luz brille sobre tus hijos de la Tierra!
La Luz que nos guía-  AMALIA DOMINGO SOLER.

                                                     *************************************************************


                                                         
     ¿ Siempre hemos podido acceder a la Verdad ?
¿Por qué la Verdad no ha sido puesta siempre al alcance de todo el mundo?
- Precisa que cada cosa venga a su debido tiempo.- La Verdad es como la luz: hay que habituarse a ella poco a poco, de lo contrario deslumbra.
Jamás ha sucedido que Dios permitiera al hombre recibir comunicaciones tan completas e instructivas como las que le es dado obtener en la actualidad. Había, como sabéis, en tiempos antiguos algunos individuos que se hallaban en posesión de lo que ellos conceptuaban ser una ciencia sagrada, y que ocultaban a los que, a su entender, eran profanos. Debéis comprender, con lo que conocéis acerca de las leyes que rigen estos fenómenos, que aquéllos no recibían más que algunas verdades dispersas en medio de un conjunto de conceptos equívocos y casi siempre alegóricos. Con todo, no existe para el estudioso ningún antiguo sistema filosófico tradición o religión que pueda desdeñarse, porque todos ellos contienen gérmenes de grandes verdades que, aun pareciendo contradecirse unos con otros, esparcidos como se hallan en medio de una hojarasca desprovista de fundamento, resulta muy fácil coordinar, gracias a la clave que el Espiritismo nos ofrece acerca de una cantidad de cosas que han podido hasta el presente pareceros sin razón, y cuya realidad se os demuestra hoy de una manera irrecusable.. No desdeñéis, por tanto, buscar en esos materiales temas de estudio: los hay muy valiosos y que pueden coadyuvar poderosamente a vuestra instrucción.
EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS
ALLAN KARDEC
                                                        ********************************

        LOS ENEMIGOS DESENCARNADOS
                                  

No siendo la muerte física el aniquilar de la vida, es natural que todos aquellos Espíritus que se transfieren de retorno para el mundo espiritual mantengan las características morales que  caracterizaban la individualidad.

Recuperando la lucidez después del deceso celular, vuelven  a la conciencia los mensajes que fueron  almacenados durante la trayectoria orgánica, auxiliándolos en la evocación de acontecimientos y hechos en los cuales participaron.

En algunas ocasiones no ocurre ese fenómeno en razón del estado de perturbación en el que se encuentran después del túmulo, manteniendo fijaciones enfermizas y conductas infelices.

Comprensiblemente, en el primer caso, resuenan con más facilidad  las impresiones vigorosas, aquellas que fuertemente herirán o dignificaran las emociones.

En ese capitulo, los sentimientos de animosidad que tipifican los Espíritus inferiores resurgen, llevándolos  a los procesos de angustia y resentimiento, que  procuran contornar mediante el esfuerzo a que se proponen contra aquellos que los afligieron y que permanecen en el viaje carnal.

Es comprensible que no poseyendo los tesoros morales de nobleza  ni de elevación, se dejan consumir por el odio, siendo llevados a las fuentes generadoras del sufrimiento que experimentan, en el caso, de las personas que se hicieron responsables por su desdicha.

Surgen, en esa fase, las vinculaciones psíquicas con los antiguos desafectos, aquellos que se tornaron motivo de su aflicción.

Reconociendo la razón del sufrimiento, sin, no en tanto, entender las causas profundas, aquellas que dicen respecto a la Justicia Divina, cara al conocimiento de la reencarnación y su  ley de Causa y Efecto, se convierten en inclementes cobradores de lo que suponen  ser deudas por ellos contraídas.

Disponiendo de movilidad y fijándose mentalmente al adversario mediante la afinidad moral, se inicia el doloroso proceso de obsesión, que tanto se presenta en forma de surto patológico, en el área de los disturbios psicológicos de conducta y de emoción, bien como en lenta y perversa inspiración enfermiza que termina por transformarse en trastorno más grave.

Cuando no se encuentran lucidos, son igualmente atraídos, en razón de la ley de sintonía existente entre deudor y cobrador, proveniente de la convivencia espiritual en las mismas fajas de inferioridad en el que se movimentan los encarnados y los desencarnados.

No sienta ninguna duda en cuanto a la influencia ejercida por los Espíritus en la convivencia con las criaturas humanas, especialmente con aquellas de naturaleza permisiva y vulgar, cruel e indiferente, en razón del estado moral en que aun se encuentran.

Pululan alrededor del planeta billones de seres espirituales en un estado primario de evolución, aguardando  la oportunidad de  reencarnar de nuevo, ya que se encuentran en un estado de penuria y de sufrimiento por la cual se transforma en parásitos dependientes de energías especificas,  que exploran y usurpan de los seres humanos que se les asemejan.

De ese modo, aquellos que se sienten perjudicados  de alguna forma, tiene mayor facilidad en inmiscuirse en la economía mental  y emocional de aquellos que consideran sus adversarios por los prejuicios que les han causado, persiguiéndolos  de manera consciente o no.

Los enemigos desencarnados constituyen un factor de desequilibrio en la sociedad terrestre que debe ser tomado en cuenta por los estudiosos del comportamiento y de las directrices sociológicas.

*****************

El mundo espiritual es preexistente al fisico, real y fundamental de donde vienen las poblaciones humanas para donde retornan mediante el vehículo de la desencarnación.

El objetivo esencial de la desencarnación es propiciar el desenvolvimiento intelecto moral del Espíritu en su trayectoria evolutiva.

Poseyendo el psiquismo divino embrionario, en cada etapa del proceso de crecimiento se les desdoblan facultades y funciones adormecidas que se agigantaran a través de la eternidad, hasta que sea alcanzada la plenitud.

No obstante, los atavismos que permanecen como tendencias para repetir los gravámenes y conceptos erróneos a los que están acostumbrados, ejercen mayor predominancia  en la naturaleza de todos, aunque el Deotropismo que lo atrae  en la dirección fecunda y original de su casualidad.

La elección de conducta que define el rumbo de  la ascensión o de la caída, a fin de permanecer en el obscurantismo en relación a la verdad o en el esfuerzo dignificantes  del auto iluminación.

Cuando se esfuerza por el buen proceder, prosiguiendo en la vivencia de las reglas de la moral y del bien, liberándose de los grilletes de los vicios, más fácilmente alcanza  los niveles elevados de armonía  interior y los planos espirituales de felicidad, donde pasa a habitar.  Todavía, cuando se compromete en la acción del mal, es inducido a reescribir las paginas aflictivas que quedaron en la retaguardia, rescatando los delitos   practicados a través del sufrimiento o mediante las acciones de beneficencia que lo dignifican.

En razón de la comodidad moral y de pereza mental, se sitúa, no raro, en la incerteza, en la indiferencia en relación al engrandecimiento  o complaciéndose en las sensaciones nefastas, cuando podría elegir las emociones superiores para auxiliarse y para socorrer a aquellos a quien hay perjudicado, reparando los males  que fueron generados mediante los contribuciones  de amor educativo ofrecidos.

Los enemigos desencarnados, de ese modo, se vinculan a los seres humanos atraídos por las afinidades morales, por los sentimientos del mismo tenor, por las conductas extravagantes que se permiten.

*******

Nunca  desperdicies la oportunidad de ser aquel que cede en  contiendas inútiles  como perniciosas; de perder, en el campeonato de la insensatez, a fin de ganar en la paz interior; de servir con devoción, aunque otros se sirvan, explorando la bondad de su prójimo;  de ofrecer comprensión y compasión en toda y cualquier circunstancia que se te deparen; de edificar el bien donde te encuentres, en la alegría o en la tristeza, en la abundancia o en la escasez; de ofrecer esperanza, aun mismo cuando reine el pesimismo y la crueldad llevando a  al desanimo y a la indiferencia; de ser aquel que ama, a pesar de  las circunstancias perversas; de silenciar el mal, a fin de referirte aquello que contribuya a favor de la fraternidad; de perdonar, aun mismo aquello y a aquel que, aparentemente  no merezcan perdón; de enseñar correctamente aunque predomine la prepotencia, y por esa razón mismo…

Nunca te canses de confiar en Dios, sea cual sea la situación en la que te encuentres.

Vistiendo la coraza de la fe y esgrimiendo  el equipo del amor, tus enemigos desencarnados no encontraran campo emocional ni vibratorio en ti para instalar sus matrices obsesivas, permitiéndote seguir en paz, cantando  la alegría de vivir e iniciando la Era Nueva de felicidad en la Tierra.

Joanna de Ángelis

 Página psicografiada por el  médium DIVALDO P. Franco, en la sesión mediúmnica  la noche 28 de febrero del 2005, en el Centro Espirita Camino de Redención, en Salvador de Bahía.

Traducido al español por: M. C. R

                                                **********************************************



 

martes, 16 de julio de 2024

Pensamiento de Kardec sobre el Espiritismo ( 12º Apunte y final)

 INQUIEGTUDES ESPÍRITAS

1.-Lo más insignificante puede empañar una encarnación ( comunicado espiritual)

2.-Pensamiento de Kardec sobre el Espiritismo ( 12º Apunte y final)

3.- Los vampiros energéticos

4.- La vuelta con los Espíritus

                                        ************* ********************



                                                         


LO MÁS INSIGNIFICANTE PUEDE EMPAÑAR UNA ENCARNACIÓN

                 (COMUNICADO ESPIRITUAL)

- La Paz del Señor nos acompañe. Os habla Demeure.

Vamos a dar paso a un hermano que quiere comunicarse con vosotros y relataros algo de su última encarnación, para que veáis lo difícil que es salir totalmente puros de ellas.

- Ser todos benditos de Dios.

Nací en una cuna humilde de América, concretamente en la del Norte. Desde pequeño tuve inclinación por las cosas grandes, importantes, a todo lo que constituía algo extraordinario. Mi alma, desde niño, se iba templando y se iba educando en lo justo. Sentía sacudidas de dolor cuando los demás se maltrataban o se hacían daño. Sentía, igualmente, aguijonear en mi espíritu cuando veía maltratar a los animales.

De ocupaciones un poco rudimentarias, hice hincapié en leer mucho y saber. Pensaban que los hombres deben venir a la Tierra para servir, para enseñar, para ayudar en lo que sea posible a los demás; para estar siempre dispuestos a hacer, decir y mandar bien. Debatiéndome en esas disquisiciones fui creciendo. A medida que crecía mi cuerpo, crecía mi alma en aspiraciones; mi corazón se iba abriendo más hacia el bien; mi alma ansiaba oír a los que enseñaban lo mejor; cerraba mis oídos y mi alma a lo que no convenía, porque sabía que no solo me perjudicaba sino que perjudicaba a mis hermanos. Me iba dando cuenta que mi alma estaba dispuesta para desarrollar elevadas concepciones, que era sensitiva en alto grado, que se nutría de lo ideal y vivía para él, menospreciando todas las bajezas humanas, porque las bajezas de los hombres anulan y destruyen lo bueno y justo que tienen, que es el soporte de la bendita espiritualidad.

Tenía la costumbre, queridos hermanos, de contemplar el cielo, porque con su majestuosa inmensidad nos enseña cuan pequeños somos, y nuestra alma se eleva buscando lo superior y lo divino, despojándonos así de las preocupaciones y sinsabores del día. A medida que mi vista recorría la bóveda celeste, admirando las innumerables estrellas, mi alma se dilataba y ensanchaba al concebir la grandeza incomparable de la obra de Dios.

Con grandes esfuerzos conseguí ilustrarme, Por mi manera de pensar, por mi condición de ser y sobre todo porque fue así la Voluntad del Sumo Hacedor, llegué a la política. Fui un hombre representativo. Hice discursos que la historia recuerda; muchas cosas de las que yo decía se leen y se comentan todavía en las academias de mi país. Mi alma no necesitaba de grandezas, de dinero ni de posición elevada en la Tierra; lo que necesitaba y deseaba era la paz entre los hombres, luz para sus inteligencias, tranquilidad de conci4encia, amor fraterno y que el pan bendito se esparciera por igual para que todos fueran dignos hijos del Creador, que nos ha hecho a todos por igual, con las mismas leyes, los mismos derechos y los mismos deberes. Por circunstancias que no me he podido explicar, por cosas recibidas de las Alturas, el pueblo creía en mí como un ejecutor de la justicia, de la comprensión y de la libertad. Era muy aficionado a hablar a las multitudes. Tenía el don de atracción porque en todas mis palabras ponía la sinceridad de mi alma y la gratitud que debemos todos al Sumo Hacedor.

Como es na5tural, tuve mi contrapartida, como la tienen todos los hombres que dicen la Verdad. Tuve que soportar las luchas intestinas que constituyen la palanca que destruye la hegemonía de los mandatarios, pero quiso Dios que saliera triunfante de todas esas contiendas, de todas esas torcidas intrigas e intenciones de los hombres que creen saberlo todo y acaban por comprender que no se conocen ni ellos mismos. Llegué por elección a la Jefatura del Estado. Podéis creerme, hermanos queridos, que jamás prendió en mi alma el orgullo ni la vanidad porque me elevaran a aquel sitial tan alto. En aquel momento me consideré dichoso porque todos mis proyectos, mis doctrinas, las podría poner en práctica para beneficio de mis hermanos que nacieron conmigo en todos aquellos pueblos donde el deseo de libertad y equidad triunfaba sobremanera; donde se propugnaba la igualdad y se perseguía todo lo que no era justo y equitativo. De una manera enérgica y rápida. dicté la supresión de la esclavitud, porque ese era uno de mis programas y lo exigía la conciencia cristiana. Dicté así la supresión de los padecimientos, vejámenes y dolores de  muchos hermanos míos. Hermanos, si, aunque el color de su piel fuese otro. Sabía que todos tenían el derecho y la obligación de participar en los dolores y luchas que necesitan los pueblos para rejuvenecerse y salir airosos del caos en que están metidos por las malas disposiciones de los hombres.

Creé muchas obras benéficas, hospitales, centros de enseñanza, Evité guerras exteriores Hice que se modificaran algunas leyes y que los gobernadores trataran bien con imparcialidad a sus gobernados. Creía firmemente que cumplía con mi deber y con el compromiso que adquirí con mi electorado. Entendía que los que tienen mucho deben  desprenderse de lo que les sobra en bien de los que no tienen nada: que los que constituyen una nación deben tratarse y comportarse como hermanos, no debiendo existir luchas  de raza, de color o de poder. Dicté disposiciones que obligaban a los poderosos a pagar impuestos para sostener el mejoramiento y bienestar de los necesitados y fue en esto último en lo que delinquió mi alma. Delinquió porque se obtuvo ese dinero de manera arbitraria y mediante exigencias. Las ayudas de unos hermanos a otros debe realizarse de forma espontánea y amorosa para que surtan los efectos saludables que el Padre espera de Sus hijos.

Observar hermanos, que lo más insignificante puede empañar el esplendor radiante de una encarnación. Por ello, aconsejo a todos que estudien detenidamente cualquier determinación, y si son mandatarios que manden bien y para todos, sin pensar nunca en el bien personal suyo.

- Hermano, ¿Nos puedes decir quien fuiste?

Abraham Lincoln. Que Dios nos ayude y bendiga a todos.

( Tomado del libro "Desde la otra vida", edit. por la F.E.E.


                                            **********************************


 

                                                          


PENSAMIENTO DE  KARDEC SOBRE  EL ESPIRITISMO

(12º Apunte y Final)

OBRAS PÓSTUMAS.

Breve respuesta a los detractores del Espiritismo – pg. 198 – Edición Lake

El Espiritismo es una doctrina filosófica, que tiene consecuencias religiosas, como toda filosofía espiritualista, por lo que toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma, la vida futura. No es, por tanto, una religión constituida, visto que no tiene cultos, ni ritos, ni templos, y, entre sus adeptos, ninguno tomó ni recibió el título de sacerdote o de papa. Estas cualificaciones son puras invenciones de la crítica.

OBRAS PÓSTUMAS.

Constitución del Espiritismo – Pg. 262 – Edición Lake

Para garantizar la unidad en el futuro, es indispensable que todas las partes del cuerpo de Doctrina sean determinadas con precisión y claridad, sin que ninguna quede mal definida. En ese sentido hemos hecho todo el esfuerzo para que nuestros escritos no se presten a interpretaciones contradictorias y nos esforzaremos por mantener esa regla. (…)

Pg. 273 – Edición Lake

El Espiritismo contiene principios que, siendo firmados  bajo leyes naturales y no bajo abstracciones metafísicas, tienden a ser, y un día lo serán, abrazados por la universalidad de los hombres. Los abrazarán todos como verdades palpables y demostradas,  tal como abrazaron la teoría del movimiento de la Tierra.

Pretender, por tanto, que el Espiritismo venga  a ser organizado, por todas partes, de la misma manera; que los espíritas del mundo entero estén sujetos a un régimen uniforme, a una única norma de procedimiento; que debe  esperar la luz de un solo punto, a donde tengan puesta la mirada, sería una utopía tan absurda como pretender que todos los pueblos de la Tierra no formen un día sino una única nación, gobernada por un único jefe, regida por un mismo código de ley, teniendo usos y costumbres idénticas. Si hay leyes generales, que pueden ser comunes a todos los pueblos, estas leyes serán siempre, en cuanto a la forma y aplicación, apropiadas a las costumbres, a los caracteres, a los climas de cada uno.

Organizado el Espiritismo, los espíritas de todas partes tendrán principios comunes, que ligarán a la gran familia humana por los lazos sagrados de la fraternidad; pero la respectiva aplicación podrá variar, según los países, sin que por eso sea rota la unidad fundamental, sin que se formen sectas disidentes que se lancen anatemas, lo que sería antiespírita.

Podrán pues formarse e inevitablemente se formarán centros generales en los diferentes países, sin otro lazo más allá que la comunión de creencias y la solidaridad moral, sin subordinación de unos a otros, sin que Francia, por ejemplo, tenga la pretensión de imponerse a los espíritas americanos y viceversa.

FIN

CEPA- Asociación Espírita Internacional

                                      **************************************



           LOS VAMPIROS ENERGÉTICOS

 
   
   Para comprender mejor el significado de "los vampiros energéticos" en nuestras vidas compartimos una explicación a través de los términos de SAD (Servicio a los Otros) y SAS (Servicio a si mismo).

Un Vampiro Energético o Psíquico según lo entendemos. es una entidad con una "Orientación de frecuencia SAS" o sea de "Servicio a si mismo", personas que "necesitan" tomar, absorber, "chupar", succionar o quitar la energía a otros para su propio y egoísta beneficio personal.

Los Vampiros Psíquicos Energéticos son como "demonios disfrazados", puede ser cualquier persona que se encuentre en tu vida. Todos hemos conocido este tipo de personas. No importa cuanto tu creas conocer a estas personas, ni tampoco el tiempo que tu estés junto a ellos, siempre te sentirás cansado y débil en su presencia o después de su visita, o muy confundido e inseguro.

Es importante reconocer los síntomas y los efectos de la relación con vampiros de la energía en nuestra vida cotidiana.

Cómo reconocer un Vampiro Psíquico o Energético
En general, son personas que para nosotros son agradables y que les tenemos estima y cariño, incluso hasta admiración en algunos casos. Principalmente ellos están centrados sólo en sí mismos, en sus problemas, en sus circunstancias, no hay nada más importante que ellos mismos.  Tienen actitudes extremas, con muchos prejuicios y son rápidos para emitir opiniones y descalificar a los demás, además son muy hábiles en la "Manipulación emocional". La mayoría de las veces actúan en forma solapada y tienen intenciones ocultas. La sinceridad brilla por su ausencia, nos buscan y manipulan con el propósito de obtener algo de nosotros. Cuando lo han obtenido ellos se van o desaparecen... Podemos encontrar varios tipos de personas o estrategias para acercarse a sus víctimas:

Las personas que constantemente te están buscando para contarte sólo sus problemas, para pedirte ayuda. A veces se comportan como "pobres victimas" de otros, provocan lastima y compasión. Y generalmente, ellos no hacen nada, no toman acción y tampoco quieren reconocer la responsabilidad de su propia vida.

Las personas que te hacen perder la confianza en ti mismo. Actúan con superioridad, no toman en consideración tus necesidades y requerimientos. Son aquellos que te humillan, te debilitan juzgando duramente tus opiniones y propuestas, colocándote en un lugar de inferioridad. Te hacen sentir inseguro y simplemente buscan confundirte. No aprecian tus avances y deseos de mejorar.

Las personas que te halagan y adulan por todo.  Alimentan tu "Ego", confirmando y corroborando tus puntos de vista. Los puedes encontrar dentro de tus grandes amigos o "grupos de hermandad". Te alaban y te dicen que si a todo, incluso si estás equivocado. En general, ellos necesitan estar cerca de ti, pero no contribuyen en nada. No aportan, no te invitan a crecer y a buscar o ampliar tu mundo. Se podría interpretar: "Si ellos están en el barro y la miseria, ellos también quieren tu estés en el mismo lugar". Y aunque cuesta trabajo a veces es difícil descubrir su oscura estrategia.

Evita tener miedo. Es el drenaje de energía lo que "Nubla tu mente".

- Reinaldo Formoso-

                                  *******************************

                                               

                                                               


                   LA VUELTA  CON LOS ESPÍRITUS

No es necesario que alguien asegure la existencia de entidades espirituales, para que ellas actúen de las formas más diversas en la vida de las personas.

No es indispensable que nadie sea espiritualista, para estar en contacto con las  acciones de los espíritus desencarnados.

Es importante recordar que la humanidad terrena está compuesta por todos los espíritus que el Creador a ella destinó, en razón de la Ley de Afinidades, y los colocó bajo la coordinación de Jesús, El Cristo.

 No será difícil comprender que en un mundo con tantas potencialidades, con tantos recursos para ser explorados, como lo es la Tierra, una gran masa de los espíritus en la Tierra están vinculada se halla desencarnada.

Hay más espíritus en el plano espiritual que encarnados en el plano físico. Esto explica por qué el número de los mortales creció tanto, a través de los siglos.

 Viviendo esa realidad de un mundo considerado en dos niveles generales, el nivel de los que están en el cuerpo físico y el de los que se encuentran fuera del mismo, no es sorprendente  que hayan influencias reciprocas de un nivel sobre el otro.

Inmenso es el grupo de los desencarnados que procura contactar con los encarnados, ya sea para ayudar, en cualquier cosa, o ya sea para participar de cualquier tarea, pero también, frecuentemente, para perturbar, de cualquier forma.

Enorme es la masa de los Espíritus encarnados  que desea contactar con los desencarnados, ya sea para pedir una ayuda banal, ya sea para vengarse de los desafectos o ya sea para pedir un socorro directo en casos complejos. 

Hay entidades espirituales que gustan solamente de hacer el bien, de ayudar para el bien y de participar en cualquier esfuerzo por el bien.

Son embargo, también hay otras muchas entidades enteramente volcadas para lo contrario, dando baza a sus inclinaciones inferiores, aun no debidamente transformadas.

Una vez que usted sabe eso, observe el tipo de sintonías, de contactos mentales que hace y que desea hacer con los espíritus.

Analice los contenidos de sus pedidos dirigidos al Más Allá y el tenor de sus expectativas ante la vida, manteniendo la certeza de que cualquiera que sea su búsqueda, alguna entidad a ella se asociara.

Sus decisiones, como su estilo de vida, sus relaciones de afecto o desafecto, el rumbo que dé a sus realizaciones dentro  de la honestidad o de la deshonestidad, funcionarán con ideas tomadas  de nobles mensajeros de la luz o con desafortunados agentes de las sombras.

Busque a Jesús y únase a Él en todo lo que haga. Viva con alegría interior, aprenda a enfrentar y superar los problemas sin odios, sin guardar amarguras de nadie.

Libérese. Viva en clima de libertad espiritual, para conservar el corazón y la mente libres de vínculos con espíritus perturbadores.

Busque a Jesús y todo lo que se refiera al bien, y esté seguro de disfrutar de la mejor asistencia invisible, atraída por sus felices predisposiciones morales.

………

 Cuando un familiar fallece y vuelve al mundo de los espíritus, no se torna mejor ni peor de cómo era cuando  estaba en el cuerpo físico.

Por esa razón, no lo  perturbe con pedidos que él no puede o no debe atender.

Confié siempre en Dios, Padre de todos nosotros, y a Él dirija su oración o su pedido, mas recuerde llevar en cuenta que el Padre conoce nuestras necesidades y siempre nos da lo que necesitamos, que no siempre es lo que queremos.

Mercedes Cruz

Adaptación de José Luis Martín

                                            **********************************************



lunes, 15 de julio de 2024

Muerte y vida más allá del sepulcro

 INQUIETUDES ESPÍRITAS

1.- Caracteres de la Doctrina espírita

2.- Milagros

3.- Pensamiento de Kardec sobre el Espiritismo ( 11º )

4.- Muerte y vida más allá del sepulcro


                                             ****************************


                                                                


CARACTERES DE LA DOCTRINA ESPÍRITA

30.- El Espiritismo, teniendo su punto de partida en las mismas palabras de Cristo, como Cristo partió de las de Moisés, es una consecuencia directa de la Doctrina Cristiana. A la vaga idea de la vida futura, agrega la revelación de la existencia del mundo invisible que nos rodea y que puebla el espacio, con lo que contribuye a fortalecer la fe, dándole un cuerpo, una consistencia y una realidad en nuestros pensamientos. Define los lazos que unen el cuerpo con el alma y levanta el velo que ocultaba a los hombres los misterios del nacimiento y de la muerte. 

Gracias al Espiritismo el hombre conoce de donde viene, a dónde va, por qué está sobre la Tierra, por qué sufre en esta vida temporalmente y comprende que la justicia de Dios todo lo penetra. Sabe que el alma progresa sin cesar, al pasar de una a otra existencia, hasta el instante que logra el grado de perfección necesario para acercarse a Dios. 

Sabe que todas las almas tienen un mismo origen, que son creadas iguales y con idénticas aptitudes para progresar en virtud de su libre albedrío, Que todas son de la misma esencia y que entre ellas la única diferencia es la del progreso alcanzado. Todas tienen el mismo destino y lograrán igual meta, en mayor o menor lapso, según el trabajo y la buena voluntad que pongan en la tarea. 

Sabe que no hay criaturas desheredadas o menos dotadas que otras. Que Dios no crea seres privilegiados exentos del trabajo que les es impuesto para progresar. Que no hay seres destinados perpetuamente al mal y al sufrimiento; que los designados como demonios son espíritus atrasados e imperfectos que en estado de espíritus hacen mal, como lo hacían cuando eran hombres, pero que adelantarán y mejorarán. Que los ángeles o Espíritus puros no son seres privilegiados de la Creación, sino Espíritus que han alcanzado su meta después de haber recorrido el camino del progreso. 

Que no hay creaciones múltiples ni categorías diferentes entre los seres inteligentes, sino que toda creación surge de la Ley de Unidad que gobierna el Universo y que todos los seres gravitan hacia una meta común: la Perfección, sin que unos sean favorecidos a expensas de los demás, pues todos son hijos de sus obras.

  31. Por las comunicaciones que el hombre puede establecer con los seres que han abandonado la Tierra, el hombre tiene no solamente la prueba material de la existencia e individualidad del alma, sino que comprende la solidaridad que une a los vivos con los muertos de este planeta y a los seres de este mundo con los habitantes de otros globos. Conoce la situación de los desencarnados en el mundo espiritual. Los sigue en sus migraciones y es testigo de sus alegrías y penas, y sabe por qué son felices o desgraciados, y sabe la suerte que les espera según hayan hecho el bien o el mal. Esos contactos lo inician en la vida futura, puede observarla en todas sus fases y peripecias; el futuro ya no es una vaga esperanza, sino un hecho positivo, una certeza matemática. La muerte ya no tiene nada de terrorífico, es una liberación, la puerta que conduce a la verdadera vida.

- Allan Kardec-( Libro Caracteres de la Doctrina espírita)


                                                   ********************************

                                                                  


                                                      MILAGROS

Una de las características de los milagros propiamente dichos es el hecho de que son inexplicables, y que se realizan, por eso mismo, con exclusión de las leyes naturales.- Tan firme es esa idea que se le asocia, que si un hecho milagroso llega a tener una explicación,   se dice que ya no constituye un milagro, por más sorprendente que sea. Para la Iglesia, lo que confiere valor a los milagros es justamente su origen sobrenatural, así como la imposibilidad de que sean explicados; y se afirmó de tal modo sobre ese concepto, que toda asimilación de los milagros a los fenómenos de la naturaleza constituye, para ella, una herejía, un atentado contra la fe; a tal punto que ha excomulgado e incluso quemado a muchas personas porque no quisieron creer en ciertos milagros.

Otra característica del milagro es el hecho de que sea insólito, aislado, excepcional. Tan pronto como un fenómeno se reproduce, ya sea espontáneamente o por un acto de la voluntad, significa que está sujeto a una ley, sea esta conocida o no, de modo que ya no puede ser un milagro.

2. Desde el punto de vista de los ignorantes, la ciencia realiza milagros a diario. Si un hombre realmente muerto fuese devuelto a la vida mediante una intervención divina, habría un verdadero milagro, porque ese es un hecho contrario a las leyes de la naturaleza.

Pero si en ese hombre hubiera apenas la apariencia de la muerte, si le quedara algo de vitalidad latente, y la ciencia o una acción magnética consiguiera reanimarlo, para las personas ilustradas se habría producido un fenómeno natural, aunque para el vulgo ignorante   el hecho pasara por milagroso. Si un físico lanzase en medio de un descampado una cometa eléctrica e hiciera que cayese un rayo sobre un árbol, seguramente ese nuevo Prometeo sería considerado como provisto de un poder diabólico.. En cambio, si Josué hubiese detenido el movimiento del Sol, o aun el de la Tierra, ahí sí tendríamos un verdadero milagro, porque no existe ningún magnetizador dotado de suficiente poder como para que produzca semejante prodigio.

LA GÉNESIS SEGÚN EL ESPIRITISMO
ALLAN KARDEC

                              *****************************************************



                                                                     


PENSAMIENTO DE  KARDEC SOBRE  EL ESPIRITISMO

(11º Apunte)

REVISTA ESPÍRITA – DICIEMBRE  1868.

Discurso de Apertura por el Sr. A. Kardec - ¿El Espiritismo es una religión?

El lazo establecido por la religión, sea cual fuere  su objetivo, es, pues, un lazo esencialmente moral, que liga los corazones, que identifica los pensamientos, las aspiraciones, y no solamente el hecho de compromisos materiales que se rompen a voluntad, o e la realización de fórmulas que hablan más a los ojos que al espíritu. El efecto de ese lazo moral es el de establecer entre los que une, como consecuencia de la comunidad de puntos de vista y de sentimientos, la fraternidad, la solidaridad, la indulgencia y la benevolencia mutuas. Es en ese sentido que también se dice: “ la religión de la amistad”, “la religión de la familia “.

Si es así, preguntarán entonces ¿el Espiritismo es una religión? Ahora, si, sin duda, señores. En el sentido filosófico el Espiritismo es una religión, y nos glorificamos por ello, porque es la doctrina que establece  los enlaces de la fraternidad y de la comunión de pensamientos, no bajo un simple convencimientos, sino bajo bases más sólidas: las mismas leyes de la Naturaleza.

¿ Por qué, entonces, declaramos que el Espiritismo no es una religión?. Porque no hay una palabra para  expresar dos ideas diferentes, y que, en la opinión general, la palabra religión es inseparable de la de culto; despierta exclusivamente una idea de forma que el Espiritismo no tiene. Si el Espiritismo se dijese una religión, el público no vería ahí sino una nueva edición, una variante si se quiere, de principios absolutos en materia de fe; una casta sacerdotal con sus cortejos de jerarquías, de ceremonias y de privilegios; no  se apartaría de la idea del misticismo y de los abusos contra los que tantas veces se levantó la opinión pública.

No teniendo el Espiritismo ninguno de los caracteres de una religión, en la acepción usual del  vocablo, no podía ni debía adornarse con un título bajo cuyo valor inevitablemente se habría equivocado. Es por eso  por lo que simplemente se dice : doctrina filosófica y moral.

Las reuniones espíritas pueden, pues, ser hechas religiosamente, esto es, con recogimiento y respeto que comporta la naturaleza grave de los asuntos de que se ocupa. Incluso puede ser posible, en ocasiones, al hacer plegarias que, en vez de ser dichas particularmente, son dichas en común, sin que por eso las tomen por una asamblea religiosa. No se piense que esto es un juego de palabras; el matiz es perfectamente claro y la aparente confusión es debida a la falta de un vocabulario para cada idea.

( Continuará)

                                          ************************************

                                         

  MUERTE Y VIDA MÁS ALLÁ DEL SEPULCRO

  Todas las religiones y todas las filosofías han intentado explicar la muerte; bien pocas le han conservado su verdadero carácter.

  El Cristianismo divinizó a sus santos que  la enfrentaron noblemente;  sus poetas la cantaron como una liberación. Entretanto los santos del Catolicismo solo vieron en ella las exenciones de la servidumbre de la carne, el rescate del pecado, y por eso mismo, los ritos funerarios de la liturgia católica causan una especie de terror bajo esa perorata, además tan natural, de la existencia terrestre. 

  La muerte es simplemente un segundo nacimiento: dejamos el mundo por la misma razón por la que en él entramos, según dispone la misma ley.

Más allá del momento antes de la muerte, se ejecuta un trabajo silencioso.  La desmaterialización está comenzada. Se  puede verificar por ciertas señales; cuantos rodean al moribundo, si no estuviesen distraídos por los hechos exteriores. La enfermedad tiene aquí un papel considerable. Ella termina en algunos meses, en algunas semanas o apenas en algunos días, lo que el lento trabajo de la edad haya preparado: es la obra de la "disolución" de la que habla el Apóstol Pablo. Esa palabra, disolución, es muy significativa: indica nítidamente que el organismo se va disgregando y que el periespíritu se "desliga" del resto de la carne en la que estaba envuelto.

Nadie muere solo, de la misma forma que nadie nace solo. Los invisibles que lo conocieron, que lo amaron, que lo asistieron aquí, en nuestro orbe, vienen a ayudar al moribundo a desembarazarse de las últimas cadenas del cautiverio terrestre.

La desmaterialización está completa; el periespíritu se desprende de la envoltura carnal que vive aún algunas horas; tal vez de una vida puramente vegetativa. Así, los estadios sucesivos de la personalidad humana se desarrollan en orden inverso a la que presidió el nacimiento.

Las Almas, por instinto infalible, van a la esfera proporcionada a su grado de evolución, a su facultad de iluminación, a su aptitud actual para perfeccionarse.

Las afinidades fluídicas la conducen dulcemente, como una fuerte brisa que empuja un barco, hacia otras Almas similares, con las cuales se va a unir en una especie de amistad, de parentesco magnético, y así, la vida, una vida verdaderamente social, pero en grado superior, se  constituye, como en otro tiempo la Tierra, porque el Alma humana no podría renunciar a su naturaleza. La estructura íntima, su facultad de irradiación, le impone la sociedad que merece.

Las altas misiones del Alma jamás cesan. Los Espíritus sublimes, que han instruido y mejorado a sus semejantes en la Tierra, continúan en un mundo superior, en un marco más vasto, su apostolado de luz y su redención de amor.

Conforme dijimos al inicio de este escrito, es así como la Historia recomienza eternamente y se torna cada vez más universal. La ley circulatoria que preside el eterno progreso  los mundos, se desarrolla sin cesar en esferas y mundos cada vez más engrandecidos; todo recomienza en lo Alto, en virtud de la misma ley que hace que todo se desarrolle en el plano inferior. Todo el secreto del Universo ahí está.

(Libro: El Gran Enigma)
Autor: León Denis

( Traducido por José Luis Martín)

                                                        *******************************